×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
20 Diciembre 2019 04:02:00
Desconstruidos
Escuchar Nota
La construcción tuvo un desplome de 11.1% entre octubre de 2018 y el mismo mes de 2019 (Inegi). Es la caída más importante de este siglo, por arriba del 10.% de julio de 2001.
Hay una tendencia descendente desde octubre de 2016, pero se ha acelerado de manera muy importante en este 2019.

La situación es realmente dramática, en especial para los pequeños y medianos constructores. Hasta ahora la pérdida de empleos no ha sido tan fuerte: el personal ocupado cayó 1.3% en los 12 meses concluidos en octubre, pero solo es cuestión de tiempo para que la baja en la producción se refleje en mayores despidos.

En 2018 esta industria tenía un millón 682 mil 607 empleos formales registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (CMIC). Una baja de 10% dejaría en la calle a casi 170 mil trabajadores.

Una de las razones del desplome es la cancelación del aeropuerto de Texcoco y de las nuevas licitaciones en energía, pero el problema es mucho más amplio.

La reanudación de la inversión pública con proyectos como el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya o la refinería de Dos Bocas no sería suficiente para revivir la construcción. En el tercer trimestre de 2018 la inversión pública en construcción representaba solo 22% del total (CMIC).

Si no se logra una recuperación de la inversión privada, que representa 78%restante, la construcción no saldrá de su actual bache.

Uno puede entender por qué no ha habido inversión pública. En un país como el nuestro, con una concentración tan fuerte de la actividad económica en el Gobierno, el cambio de sexenio genera siempre una disrupción en la inversión, que se corrige una vez que la nueva administración empieza a organizar sus proyectos.

La inversión privada, sin embargo, atiende a una lógica muy distinta, ya que requiere de rentabilidad económica.

La baja del crecimiento, de 2% anual a 0.0% en 2019, es una de las razones de la retracción privada. Si no hay crecimiento, no puede haber inversión, especialmente en un campo como la construcción, en que se necesitan grandes recursos y créditos. Mientras los empresarios no prevean un mayor crecimiento, será difícil que arriesguen su dinero en el país.

Otro tema es la incertidumbre. Los inversionistas pueden vivir con condiciones más estrictas –en materia fiscal, por ejemplo–, pero no con falta de certeza en las reglas.

Las dudas sobre el T-MEC han sido un lastre para la inversión en 2019 y lo seguirán siendo mientras el acuerdo no sea aprobado por todas las partes. Pero la política tiene un costo también.

Muchas de las medidas que ha tomado el Presidente, como el debilitamiento de los órganos autónomos y el fortalecimiento de monopolios como Pemex y la CFE, disminuyen la competencia y generan incertidumbre.

Más daño todavía hacen personajes de la 4T como Yeidckol Polevnsky, Héctor Díaz-Polanco y Gerardo Fernández Noroña, que proponen que Cuba y Venezuela son el ejemplo del México futuro. Nadie está dispuesto a invertir en un país en que el Gobierno solo espera la oportunidad para expropiar empresas y propiedades.

El presidente Andrés Manuel López Obrador y el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, han hecho esfuerzos para acercarse a los empresarios más importantes.
Esto ayuda, por supuesto, pero el trabajo debe dirigirse ahora a los pequeños y medianos. Sin ellos, no se recuperará la inversión. ni en la construcción ni en ninguna otra industria.

Primer obstáculo
El T-MEC pasó ayer el primer obstáculo en la Cámara de Representantes de Estados Unidos. El problema ahora es el Senado, donde la mayoría republicana no quiere aprobar el acuerdo mientras los demócratas no sometan el expediente del juicio político contra Donald Trump.
Imprimir
COMENTARIOS