×
Querida Ángela
Querida Ángela
ver +
La vida cotidiana nos presenta día a día infinidad de situaciones y en algunos casos necesitamos del consejo experto. Querida Angela es una columna que busca responder a todas sus preguntas. Escribe a: [email protected]

" Comentar Imprimir
29 Marzo 2009 03:00:30
Desilusionado de la vida
Querida Ángela: Te escribo este mail para contarte que siempre recibí una desilusión en mi vida por parte de las mujeres que conocí. Desde los 6 años soy hipoacúsico y tengo que usar audífonos. Los profesores siempre me discriminaban a causa de este problema, causando desilusión en mi ánimo y en la vida de mi familia. Yo estudiaba mucho y en forma constante y tenaz, pero nunca tuve el apoyo que necesitaba de los maestros.

Incluso las profesoras le hablaban a mi mamá para decirle que iba mal en la escuela y cuando ella les decía que yo requería más atención que los demás alumnos, ellas les decían que no tenían tiempo para dedicarme a mí, por eso siempre me fue mal, a pesar de mi gran esfuerzo y de que me desvelaba estudiando.

Tuve que salir del bachillerato sin haberme recibido, después pasé a la academia de Bellas Artes a aprender dibujo y pintura, creyendo que allí me iba a ir mejor, pero sucedió lo mismo y las compañeras de esa escuela me trataron de la misma manera que en la escuela anterior y ya esto me sumió en el miedo. Tuve que dejar la academia también.

Ya tengo 46 años y tengo miedo de volver a chocar con los mismos inconvenientes que tuve a los 16, estoy con ganas de recuperar esos antiguos títulos, pero ya no me animo. Mis padres ya murieron y me quedé solo, sobrevivo con una pensión y sigo con mi problema de audición.

También engordé, y aunque no lo creas, cada que salgo al encuentro de alguna chica para conquistarla y le digo de mi problema me dicen que no importa, que hay personas así que se casan, pero resulta que estas mujeres terminan casándose con otro.

Por eso nunca pude casarme ni tener novias, ni siquiera relaciones sexuales, sólo en prostíbulos.

Con mis audífonos escucho bien, ¿por qué no se conforman las mujeres con saber eso?

No te preocupes, algún día seré viejo, tendré arrugas en mi cara, yo me olvidaré de las mujeres y la mujeres se olvidaran de mí y cuando tenga 80 años moriré y me iré para siempre al Cielo, y le preguntaré a Dios por qué me hizo vivir todo esto.

Mis hermanos mayores, que están casados, también me discriminan por el problema auditivo, amigos varones no tengo, ya no los prefiero, no te preocupes, ya moriré. (Editada por razones de espacio)
Guillermo

Querido Guillermo: Lamento muchísimo que las circunstancias de la vida te tengan tan desilusionado, pero opino lo mismo que las mujeres que te dijeron que el problema auditivo no es el mayor problema.

No creas que pretendo subestimar las complicaciones que debió traer para ti la discapacidad, pero creo que más que nada lo que te afectó fue un problema de seguridad en ti mismo y autoestima.

Mucha gente que padece problemas como el tuyo, y aún mayores, como la falta de piernas o brazos, logran hacer una vida normal, se casan y tienen hijos, sabes por qué, porque tienen una buena actitud ante la vida.

Te repito, de ninguna manera pienso que las cosas han sido fáciles para ti, obviamente ni siquiera puedo imaginar qué se siente al carecer de uno de nuestros sentidos, pero aún estás a tiempo de recapacitar y volver a encauzar tu vida.

Cuando uno crece cargado de frustraciones es difícil encontrar ilusiones para seguir adelante, pero debes saber que no estás solo. Te recomiendo que busques apoyo en grupos de personas que han atravesado lo mismo que tú. Existe infinidad de asociaciones de personas con discapacidad que pueden ayudarte para que aprendas a socializar y vencer tus miedos. En el remitente de tu carta se indica que eres de un país extranjero, así que no puedo recomendarte algún organismo en específico, pero los puedes encontrar por Internet.

El hablar con personas que han tenido experiencias similares a la tuya será de gran ayuda para que no te sientas aislado ni discriminado, ellos mejor que nadie te van a orientar para que puedas sacar adelante los proyectos que tienes y para que veas desde otra perspectiva tu situación. Vivir con una discapacidad es un reto, pero no un obstáculo para que puedas disfrutar la vida, rescata tu espíritu y te salvarás a ti mismo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5