×
Aracely Rodríguez Guardiola
Aracely Rodríguez Guardiola
ver +

" Comentar Imprimir
17 Octubre 2020 02:07:00
Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza
Escuchar Nota
Hoy 17 de octubre, se conmemora el “Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza”, un mal que sigue aquejando de manera increíble a gran parte de la humanidad, una de las mayores y más sentidas tareas que tenemos pendientes como sociedad.

Este día fue inspirado en la solicitud del Padre francés Joseph Wresinski, activista social que en carne propia había vivido los estragos de la pobreza, cuando en 1987 y ante decenas de miles de personas en todo el mundo, inauguró en el Atrio de los Derechos Humanos y de las Libertades en París, una placa que buscaba honrar a quienes fueron privados de sus derechos por estar en situación de pobreza o miseria extrema. En ese espacio, el Padre Joseph hace un llamado a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para declarar este día como el “Día Mundial del Rechazo a la Miseria”.

Cinco años después, el 22 de diciembre de 1992, la Asamblea General de la ONU, en su resolución 47/196 declara de manera oficial el 17 de octubre como “Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza”

Hoy en día, es una realidad innegable que vivimos en un mundo de contrastes escandalosos. Aún y cuando los avances tecnológicos y el desarrollo de grandes emporios económicos han ayudado a ciertos sectores de la sociedad a tener inmejorables condiciones de vida, millones de personas viven con apenas lo necesario para sobrevivir.

Este no es un fenómeno que se resuelva únicamente con una mejor distribución de la riqueza, es un problema multidimensional, se requiere, además por supuesto, de mejorar la distribución de la riqueza, de permitir a quienes en este momento no tienen pleno acceso al ejercicio de sus derechos fundamentales, los medios para poder tener vivienda digna, los servicios básicos como lo son el drenaje, el agua y la energía eléctrica, acceso a la educación de manera gratuita y de calidad, contar con servicio de salud universal y seguridad social y por supuesto, acceso permanente a una canasta alimentaria sana y variada que les permita vivir con la dignidad que todos merecemos. La ONU analiza también temas como las condiciones de trabajo peligrosas en las que se encuentra este sector de la sociedad o el acceso desigual a la justicia.

Para este año en particular, la ONU aborda el desafío que presenta un desarrollo económico que permita lograr una mayor justicia social, pero también medioambiental para todas las personas. Esta dimensión del desarrollo, la del cuidado del medio ambiente, se ve en muchas ocasiones vista como un sacrifico a realizar por el bien económico, hoy se nos invita a pensar no solamente en el beneficio inmediato del crecimiento económico sino también en las consecuencias que puede traer en el futuro, particularmente en el medio ambiente.

En México, desde el 2008, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), lleva a cabo cada dos años una medición multidimensional de la pobreza. Este modelo ha servido de inspiración en muchos países por detectar de manera muy puntual, a aquellas personas que se encuentran en situación de pobreza o pobreza extrema, no solamente a causa de su nivel de ingreso económico, sino también por la privación de sus derechos al acceso a la salud, educación, seguridad social, educación, alimentación, calidad y servicios básicos de las viviendas.

Este modelo ha permitido orientar, en los últimos diez años, los recursos destinados al combate a la pobreza a temas muy puntuales, atacar de manera quirúrgica el mal que aqueja a las familias que están en situaciones precarias de vida. En Coahuila, el seguimiento a estos indicadores ha permitido al estado estar entre los primeros tres con menor cantidad de pobreza y pobreza extrema en el país y estar a la vanguardia en el combate a prácticamente todos los temas que los indicadores miden.

Este año se levantó por séptima ocasión el censo para la medición de la pobreza multidimensional en México, en verdad espero que este gobierno analice con profundidad estos resultados y no desestime el rigor científico de esta metodología. Esperemos que no salgan con “otros datos” y se pretenda medir el nivel de bienestar con el número de vacas que en cada familia se tiene.


Imprimir
COMENTARIOS