×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
12 Mayo 2019 04:00:00
Diálogo y no imposición
Vamos a suponer que realmente la construcción del NAICM estaba llena de problemas y de corrupción. ¿La solución era simular una consulta ciudadana para forzar la cancelación de la obra y realizar otra con mayores dificultades y 28% más cara? ¿No era más factible depurar y perfeccionar el aeropuerto en el que ya se estaba trabajando? ¿Acaso no hay en el país el talento y las capacidades suficientes como para incrementar la viabilidad de la obra que ya estaba en construcción?

El mayor problema de políticos como López Obrador es su obstinación; esa idea de que sólo en ellos cabe la razón y que todos los demás están equivocados, incluyendo, los miembros de su gabinete a los que constantemente contradice y descalifica públicamente. Como consecuencia, los problemas quedan sin ser resueltos y el costo para el país termina siendo muy elevado. La caída de 8 lugares en el Índice Global de Confianza de Inversión Extranjera Directa y en la confianza de los consumidores que mide el INEGI no es gratuita. Es producto de esa forma degenerada de atender los asuntos públicos, más parecida a la de un dictador caprichoso que a la de un estadista.

Por tanto, tenemos que hacer en Coahuila una política diferente –yo diría, que sí sea política– basada en el diálogo honesto y la búsqueda conjunta y comprometida de soluciones a nuestros problemas, el cual surja de la aceptación del otro, de sus necesidades y expectativas. Hablar cara a cara facilita que sean encontradas alternativas viables a las dificultades que se presentan, por muy complejas que éstas sean. Además, compromete a las partes a realizar las acciones necesarias para superarlas.

Hace unos días, escuché, junto con algunos ciudadanos en La Laguna, la propuesta que tiene el Dr. Carlos Hernández Yáñez para resolver el problema del agua en la región y refrendó mi convicción de que no estamos ante una fatalidad, sino que sí hay solución. Si procediéramos a la manera del Presidente, simplemente comenzábamos a desarrollar otra cuenca lechera en otro lugar, por más inviable que ésta sea. Pero, hacerlo a la manera de los laguneros es buscar una salida de la que todos ganemos.

Es bueno que a la reunión asistieron personas afines a distintos partidos políticos, incluso de Morena, ambientalistas, ganaderos y otros ciudadanos interesados en atender el problema y que, lo que se colocó en la mesa sean datos científicamente probados, no las ocurrencias del Presidente. Porque es sobre la base de la ciencia y la tecnología que los esfuerzos de todos los interesados en dar sustentabilidad a La Laguna van a rendir frutos.

Creo que es necesario multiplicar ese tipo de encuentros, para provocar acciones concretas, como las que sé que ya están implementando los productores lecheros que sin duda son los más interesados en que su forma de vida sea viable a largo plazo y generadora de prosperidad para todos.

Estoy convencido de que así, haciendo política de verdad, vamos todos los laguneros a defender a nuestra región y a sus actividades productivas. Y que así pasará también en las otras cuatro regiones del estado, porque Coahuila tiene con qué y el diálogo y la política bien llevada es su mejor instrumento.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5