×
Voces de la Región
Voces de la Región
ver +
Zócalo se preocupa por tener a sus lectores al tanto de la economía y cómo afecta sus finanzas, por lo que este espacio es una ventana dedicada a economistas locales para expresar sus puntos de vista sobre la economía estatal, nacional e internacional. Asimismo opinan sobre sucesos financieros e indicadores de interés general como la inflación, los precios del petróleo y la paridad peso-dólar, entre otros.

" Comentar Imprimir
19 Febrero 2015 04:00:23
Discriminación salarial por género en Coahuila
Por: Reyna Elizabeth Rodríguez Pérez
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


La crisis económica afecta gravemente la generación de empleo formal, principalmente en estados con gran dependencia económica del exterior, por lo tanto, muchas personas incursionan en el ámbito informal para obtener un ingreso.

Al analizar la distribución de mujeres ocupadas en los mercados de trabajo público y privado, así como en los sectores formal e informal, con la información de la ENOE (2005-2014) del INEGI, se revela que en Coahuila existe una mayor concentración de mujeres en el sector privado-informal con un aumento en el 2009 (47%) y con leve caída en el 2014 (43%). El sector público muestra una tendencia decreciente (de 18 a 14%) y un aumento considerable del empleo en el mercado privado-formal (de 38 a 43%), lo cual puede obedecer a una leve recuperación de la actividad económica después de la crisis del 2009.

La diferencia en términos porcentuales del salario promedio por hora favorece a las féminas en el mercado de mano de obra público, no obstante, en el 2014 dicha disparidad se encuentra a favor de los hombres en 2 por ciento. En el ámbito privado-formal es donde se muestra que las mujeres ganan menos que los hombres en 5, 10 y 12% para el 2005, 2009 y 2014, respectivamente. En el mercado privado-informal las diferencias muestran un aumento en el 2009 (12%) y una caída en el 2014 (8%).

Con lo anterior se comprueba que existen diferencias salariales a favor del hombre en el estado de Coahuila. La pregunta ahora es si esa desigualdad se debe a características o existe discriminación en contra de la mujer. La discriminación salarial por género afecta principalmente al grupo de mujeres y ésta toma presencia cuando ellas ganan menos que los hombres por hacer el mismo trabajo y tener los mismos atributos de capital humano (educación y experiencia).

Hasta este momento se encontró que las remuneraciones son heterogéneas por tipo de mercado, pero la magnitud y comportamiento de la discriminación también son distintos, ya que en el sector público las mujeres deberían de percibir salarios promedio superiores a los de los hombres en 8% para el 2005, 18% en el 2009 y 9% en el 2014, en tanto que la discriminación es del 4, 13 y 10% para los mismos años.

En el sector privado formal, de acuerdo con las dotaciones de factores, las mujeres deberían recibir un ingreso promedio superior al de los hombres en 5%, cifra que se mantiene constante a lo largo del periodo; sin embargo, la discriminación es del 10, 15 y 16% en el 2005, 2009 y 2014.

Finalmente, en el sector privado informal, según la escolaridad y otros atributos de capital humano, las mujeres deberían de ganar 11, 16 y 20% más que los hombres en el 2005, 2009 y 2014, respectivamente, pero la discriminación aumenta de manera significativa en el 2005 en 16%, hasta alcanzar 28% en el 2009, cifra que se mantiene hasta el 2014, indicando que la magnitud del fenómeno es mayor que en el resto de los sectores, hecho que resulta desafortunado porque además es donde se tienen las menores remuneraciones y ausencia de prestaciones sociales y laborales.

Los resultados indican que la crisis económica del 2009 impactó desfavorablemente a las mujeres, no solamente por un aumento en la informalidad, sino también por el incremento en la discriminación. Dado lo anterior, se puede afirmar que en la última década las condiciones de equidad remunerativa por sexo en el estado de Coahuila empeoraron para las mujeres, hecho que resulta preocupante no sólo por la ausencia de equidad de género en el sector laboral, sino porque dados los cambios en la organización del hogar, existe en una proporción creciente de hogares con jefatura femenina (alrededor del 20%) y seguramente como aportantes económicos principales o únicos en su vivienda.

La presencia de discriminación salarial hacia las mujeres puede impactar sobre las condiciones de pobreza en este tipo de hogares. Por lo tanto, es posible sostener que existe un espacio para la implementación de políticas públicas que fomenten una mayor igualdad de género en las remuneraciones, dado que la reducción de la discriminación reduciría la desigualdad salarial.

Maestra de la Facultad de Economía de la UAdeC.
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5