×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
08 Junio 2019 03:55:00
Don Chencho, del rancho
A la distancia, los panteones pueblerinos parecen todos iguales. No es así, cada uno tiene sus historias propias y las formas heredadas por la costumbre local para recordar a sus parientes apresurados en comprobar la realidad de su fe. Pero algo ha venido a cambiar esos bonitos modos.

En el pasado, sepultar a los muertos consistía en volverlos a la tierra, entregarlos a la naturaleza que se encargaría de darles vida nuevamente: la mitad en el Cielo, la otra mitad, en la tierra misma. Los pobres sabían, solo en esos momentos, que eran exactamente iguales a los ricos, pues unos y otros florecían tal cual en las mismas flores.

Pero antaño había algo diferente a hoy: vivos y muertos quedaban avecindados en el mismo pueblo. Ahora, a veces ventaja, a veces no, los más jóvenes emigran a las ciudades para vivir y regresan, ya grandes, a los ranchos para morir. Entonces la gente nueva se empeña en dar reflectores a su cariño ya no dejando que la tierra les florezca a sus difuntos, sino dejándole muerta bajo placas de cemento.

Los panteones de los pueblos chicos apenas emergen de la tierra; en los pueblos grandes, la vista abierta se ve coartada por construcciones de simples a suntuosas pero todas, eso sí, innecesarias. Las flores, entonces, son de papel y tela a falta de sustrato.

Hay algunas tumbas envueltas en baldosas, con rejas en los vanos y puertas de metal frente a las cruces. Y donde nadie entra a molestar muertos ajenos en los ranchos. No entiendo tanto empeño en un lugar de donde nadie se puede salir y nadie se quiere meter.

Yo sí quisiera, aunque sea hasta entonces, después de muerta, ser libre para andar del tingo al tango, aunque sea con la mirada.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5