0 1 2 3
×
4
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
13 Noviembre 2019 04:05:00
¿Dónde quedó mi amigo que va, viene y silba ligero?
Escuchar Nota
Una profesión casi extinta en este siglo XXI, ha sido desplazada no por la fiesta más esperada del año en México es el Día de los Muertos, y ni tampoco por el Día Mundial de la Obesidad, sino por la propia tecnología.

Seguramente a la Generación Alpha, es decir, los que tiene al día de hoy entre los 7 y 8 años de edad en donde la tecnología digital es lo que son caracterizados y ridiculizados al momento de hacer “memes” o parodias de tecnologías, como el no saber cómo marcar en un teléfono de disco antiguo, o intentar reproducir una cinta en la radio casete, lo mismo con la reproducción de un disco de acetato con la canción dos de la cara “B”.

Antes de la tecnología digital y ahora de voz como Siri, Hey Google, Cortana entre otros más había seres humanos que hacían esas funciones que lamentablemente han quedado en el abandono no solamente por parte de la sociedad sino también de las mismas autoridades locales, estatales y federales.

Un día como ayer 12 de noviembre, pero en el año de 1931, se instituyó por primera vez en México los empleados postales, es decir, Día Nacional del Cartero y Empleado Postal; y como parte de un reconocimiento a su trabajo; asimismo en 1947 en honor al cartero, fue impreso un timbre con el nombre de “Héroe Anónimo”.

Desde antes de la época colonial existen indicios de servicios postales en el país, en donde se caracterizaban por ser de complexión fuerte y rápidos para poder llevar mensajes a los reyes o tlatoanis.

Los mensajeros aztecas se caracterizaban de tener una condición a tal grado que podían correr sin descansar durante tres días, o al menos eso es lo que se conoce de los mensajeros aztecas.

Pero regresando a lo que se le conoce oficialmente al servicio postal, es decir, el oficio de cartero, que durante muchos años fue un servicio personalizado de mensajería y base del sistema oficial de correspondencia, actualmente se ha transformado debido a la misma modernidad de las telecomunicaciones y el acceso a la tecnología.

La tradicional correspondencia familiar y personal que antaño constituía un medio privilegiado de comunicación entre las personas, dejó paso al teléfono fijo, al correo electrónico, redes sociales y lo que ahora parece ser una pandemia en los teléfonos móviles el “Whatsapp” palabra que sin ser verbo se le ha encontrado su propia conjugación “Whatsappeando”.

A diferencia de otros países como los estadounidenses que utilizan más como medio de comunicación la red social “SnapChat” y ahora también a nivel mundial lo que son el video llamadas por diferentes plataformas digitales.

En ese contexto, los servicios postales y de mensajería se han diversificado y el empleo vinculado a dicho trabajo se ha transformado, por lo que los servicios de correspondencia ya no se centran preponderantemente en la recepción y entrega de cartas, sino en el envío de paquetería diversas, dinero, regalos, invitaciones y avisos como telegramas o aquellos ocupados por el SAT, entre otros.

Sin considerarme una persona vieja recuerdo con fortuna la imagen del cartero que tanto me emocionaba cuando era niño tan solo escuchar su silbato cuando llegaba en bicicleta, su pantalón arremangado en el calcetín para que éste no fuera pescado con el engranaje de la bicicleta y esperaba que abriera esa mochila de piel tan característico de los carteros que desde lejos cualquiera identifica su oficio para que me entregara la correspondencia y con esa misma emoción como si me hubiera sacado algún premio lo recibía para entregárselo a mi mamá.

Pero con el tiempo este servicio fue cambiando en donde las bicicletas fueron intercambiadas por motocicletas y el silbido del cartero dejó de sonar en donde algunos tocan la puerta o el timbre y otros simplemente dejan la correspondencia en el domicilio.

Y aunque ha disminuido la tradición de enviar cartas personales, esa costumbre no ha disminuido entre quienes viven en Estados Unidos que tienen parientes en el país, porque son quienes mandan mucha correspondencia a sus familiares que dejaron en México.

Quizás han pasado ya años desde la última vez que recibimos una carta personal, pero lo cierto es que éstas se guardan con cariño y con el tiempo se vuelven a releer, porque el mensaje escrito en un papel no se iguala aún con aquel que se recibe en forma impersonal a través de una computadora, telefonía móvil o cualquier red social.

Si bien es cierto que en la actualidad la correspondencia que se maneja principalmente corresponde a las promociones y recibos de pagos de empresas, aún queda una parte de la población que continúa empelando las cartas como medio de comunicación.

Y no olvidemos que en temporada navideña los niños no olvidan que es a través de una carta como pueden darle a conocer a Santa Claus lo que quieren para navidad.

Por una u otra razón éste es un servicio que ha sobrevivido al tiempo y quienes tienen la misión de hacer llegar la correspondencia son los carteros, independientemente de las inclemencias del tiempo o la inseguridad que hoy en día se vive en algunas colonias.

En muchas ocasiones por tradición, es un oficio que se sigue en una familia donde el abuelo o los papás iniciaron con la labor, por lo que ahora los hijos continúan con este trabajo, donde se han caracterizado los hombres por llevarlo a cabo, en los últimos años también se ha abierto para que las mujeres participen y nuestra región no podría ser la excepción.

Hay veces que me pregunto ¿en dónde quedaste, amigo cartero?, ¿por qué ya no escucho tu silbido cartero?, posiblemente se quedó encerrado en su recuerdo del pasar por aquellas calles en bicicleta, en otras ocasiones a pie, pero ya no escucho ese silbido de esperanza, de amor, o de alguna noticia. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22