×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
12 Marzo 2019 03:37:00
Dos países
Japón es un ejemplo del primer mundo. Cuba es un ejemplo del tercer mundo. Japón es un modelo de capitalismo. Cuba es un modelo de socialismo. Japón es rico y endeudado. Cuba es pobre y atenida. En Japón se exige igualar a todo mundo hacia arriba, incluyendo a las elites. En Cuba se exige a todo mundo igualar hacia abajo, excluyendo a las elites.
En Japón se exige cambiar de carro cada tres o cuatro años, por razones ambientales. En Cuba circulan carros de los 50, renovados 100 veces. En Japón hace frío casi siempre. En Cuba hace calor siempre. En Japón se exige casi de todo.
En Cuba no se te permite casi nada. En ambos sistemas la seguridad urbana es casi absoluta, aunque la seguridad política es casi inexistente. Ambos sistemas son rígidos; en ninguno de ambos tienes libertades; ambos pueblos son esclavos, aunque no son del todo conscientes de ello (como ningún ser, humano o no; el “libre albedrío” es una bonita ilusión). ¿Qué tipo de esclavitud prefieres tú: a la japonesa o a la cubana?

UN TIPO FUERA DE SERIE
Macedonio Fernández (Buenos Aires 1874-1952). Asistió al Colegio Nacional y más tarde estudió Derecho y Ciencias Sociales en la Universidad de Buenos Aires, donde fue condiscípulo y amigo de Jorge Borges, padre de Jorge Luis. En 1897 se doctoró en jurisprudencia y participó en un proyecto para la fundación de una colonia socialista en la selva de Paraguay. En 1905 inició su correspondencia con el filósofo y psicólogo estadunidense William James, hermano del escritor Henry James. La relación epistolar se mantuvo hasta la muerte de James en 1911.
Durante 25 años Macedonio ejerció la abogacía sin demasiado entusiasmo. En 1910 fue nombrado fiscal en el Juzgado Letrado de Posadas (Misiones), donde también fue director de la biblioteca.
Perdió el cargo porque nunca condenó a nadie. Su esposa falleció en 1920 y los cuatro hijos quedaron al cuidado de abuelos y tías. Macedonio abandonó la profesión de abogado y se dedicó a vivir austeramente en pensiones del barrio Once y Tribunales.
Sus únicas posesiones eran un sartén, un calentador Primus, una pava para el mate, una guitarra y una fotografía de William James. Jorge Luis Borges estuvo marcado por la escritura de Macedonio: “Yo por aquellos años lo imité, hasta la transcripción, hasta el apasionado y devoto plagio”.
A Macedonio nunca le interesó publicar sus libros. Son amigos y su hijo Adolfo, los que se encargan de hacerlo por él. Borges: “Las mejores posibilidades de lo argentino –la lucidez, la modestia, la cortesía, la íntima pasión, la amistad genial– se realizaron en Macedonio Fernández, acaso con mayor plenitud que en otros contemporáneos famosos”.
¿La modestia como posibilidad de lo argentino? Todo un descubrimiento. (Tú conoces el viejo chiste de cómo se suicidan los argentinos: se lanzan desde lo alto de su ego… y mueren de inanición en el trayecto.)
 
JORGE LUIS BORGES
Una influencia crucial y poco recordada. Wikipedia: “Su padre, Jorge Guillermo Borges (1874-1938), quien pertenecía a una familia de origen portugués, fue un abogado argentino, escritor y maestro anarquista filosófico spenceriano nacido en Entre Ríos, que se dedicó a impartir clases de psicología.
Era un ávido lector y tenía aspiraciones literarias que concretó en una novela, El Caudillo(1921), y algunos poemas; además tradujo a Omar Jayyam de la versión inglesa de Edward Fitzgerald; destruyó un libro de historias orientales –a la manera de Las Mil y Una Noches– y un drama, Hacia la Nada, acerca de un hombre desilusionado por su hijo.
Publicó además algunos buenos sonetos al estilo de Enrique Banchs (1888-1968, Jorge Luis Borges calificó al libro de sonetos de Banchs, La Urna, de 1911 como ‘obra impar en la poesía castellana’). Para 1970, Jorge Luis recordaba a su padre: ‘Él me reveló el poder de la poesía: el hecho de que las palabras sean no sólo un medio de comunicación sino símbolos mágicos y música’”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5