×
Agente Sóstenes
Agente Sóstenes
ver +

" Comentar Imprimir
19 Noviembre 2009 04:00:07
Drogadicción en el penal
ME PERMITO EXPONERLE, MI SUPERIOR, que los reclusorios de Reinserción Social en el Estado, que ahora dependen de la Fiscalía General de Coahuila, podrían representar un “dolor de cabeza” verdadero para Jesús Torres Charles por los problemas de drogadicción que hay en el interior de los penales, empezando primero por el de Torreón, San Pedro de las Colonias, Saltillo, Piedras Negras y Ciudad Acuña. El que menos adictos alberga es el de Sabinas, según reportes de esa dependencia y policías federales.

EL TRÁFICO DE ESTUPEFACIENTES QUE hay al interior de cada uno de los centros ya es un “secreto a voces”, no sólo en las corporaciones municipales de estas regiones, sino también en las policías investigadoras y operativas del estado, para la Procuraduría General de la República, las Fuerzas Federales y el mismo Ejército Mexicano.

DESDE QUE ESTABA RAFAEL CATARINO Marines Daniel hasta que llegó el general brigadier José Luis García Dorantes a la Subsecretaría conocieron de este problema que procede de años atrás y de un día para otro no lo van a exterminar. Menos ahora que la delincuencia organizada estaría presumiblemente detrás de los internos que cometen fechorías de todo tipo al interior de los reclusorios.

INFORMES FEDERALES REVELAN QUE NO se puede negar que la mayoría de los presuntos delincuentes que ingresan a cada uno de los centros llegan con un problema de drogadicción, pero todo esto se complica porque al interior de estos centros se siguen violando los sistemas de seguridad para que los estupefacientes, mediante el tráfico “hormiga”, lleguen a los reos que las comercializan entre la población, según reportes de investigación de las mismas autoridades penitenciarias.

UN EJEMPLO DE QUE LAS cosas no andan bien en el reclusorio de la capital de Coahuila es el traslado de cinco reclusos que fueron cambiados al centro de readaptación ubicado en la localidad de Piedras Negras porque desde hace tiempo se disputaban el control interno del penal local contra otro grupo de reos.

TAMBIÉN QUIERO HACER DE SU conocimiento que ni la llegada del teniente Sergio Gamard Molina a la dirección de dicho centro evitará que el tráfico de drogas y los pleitos entre los reos continúen, porque los hechos hablan por sí solos; ahí está el caso de la desaparición del jefe de seguridad de ese reclusorio, Esteban Acosta Rodríguez, quien tiene varios meses de que nadie sabe su paradero.

EL 29 DE AGOSTO DEL presente año, Acosta Rodríguez, junto con sus dos hermanos Gerardo y Gilberto y su hijo Brandon de ocho años, fueron interceptados por un grupo de hombres armados en la autopista Monterrey-Saltillo, a la altura del aeropuerto Plan de Guadalupe.

INVESTIGACIONES EFECTUADAS POR EL COORDINADOR de Secuestros, Guillermo Olivas Jurado, revelan que Acosta Rodríguez tenía varios meses de hacerse cargo de la jefatura de la seguridad del penal local y hay informes policiacos de que había recibido una serie de amenazas vía telefónica por parte de delincuentes que no estaban de acuerdo con su comportamiento laboral. Es fecha que la Fiscalía General del Estado desconoce el sitio donde se puedan encontrar.

OTRO CASO ES EL DEL capitán retirado Jorge Aburto Monjarás, quien a pesar un antecedente negro durante el tiempo que laboró en la desaparecida Procuraduría General de Justicia, se hizo de la jefatura de vigilancia del penal de Torreón; posteriormente, en un operativo federal lo detuvieron con droga y dinero en efectivo. Más adelante, al ser recluido en un Cereso de Gómez Palacio, Durango, lo asesinaron a golpes. El caso sigue sin esclarecerse.

ES NECESARIO QUE LAS MEDIDAS de vigilancia se incrementen y que el subsecretario García Dorantes exija mayores resultados de supervisión a Patricia Margarita Valdés Siller, actual directora de Reinserción Social en el Estado, así como a los directores de los centros, que son

Dalia Ramírez Gómez, el coronel Julio Cruz Román, Serafín Peña Santos, Sergio Gamard Gómez, Benjamín García Santo, Rafael Cruz Ramírez y José Cantú Fuentes.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5