0 1 2 3
×
4
Mónica Ceballos
Mónica Ceballos
ver +
Mónica Ceballos Angulo (6 de marzo de 1973, Guamúchil, Sinaloa) Licenciada en Ciencias de la Comunicación, con Maestría en Administración y diplomada en Periodismo por el ITESM Campus Monterrey. Se ha desempeñado en las áreas de Relaciones Públicas, Comunicación Organizacional y Periodismo especializado. Su mayor pasión es la defensa y difusión de los valores familiares y femeninos en aras de lograr que cada miembro en la sociedad sea reconocido por su esfuerzo y dedicación.

" Comentar Imprimir
07 Marzo 2011 04:00:28
Échele ‘coco’  a su consumo
Escuchar Nota
Debido a la situación económica que a las últimas generaciones nos ha tocado vivir la gente se hace más consciente de la forma en que debe adquirir los bienes para satisfacer sus necesidades diarias.

Existen siete pasos para lograr un consumo inteligente, según la Revista del Consumidor, mediante los cuales se puede obtener recursos que satisfagan 100% nuestras expectativas, contribuyendo no sólo a gastar menos, sino también a no maltratar tanto el medio ambiente que nos rodea.

1. Consumidor consciente: Esto quiere decir que debe estar así, perfectamente consciente de su poder, sus derechos y obligaciones, saber lo que realmente necesita, exigiendo y haciéndose responsable de lo que consume y de la forma en que lo hace.

2. Consumidor informado: Es una característica que se ha ido adquiriendo con los años –y las crisis– porque hoy se opta más por comparar calidad y precio, pensar en invertir antes que gastar, tomando en cuenta qué es lo que verdaderamente se necesita en casa o en la comunidad.

3. Consumidor crítico: También se ha ido perfeccionando con el paso de los años, pero existe una línea muy delgada entre caer en el engaño publicitario e ignorarlo. Si usted y su familia son críticos ante la publicidad y la moda, se valoran y valoran a las personas por lo que son y no por lo que tienen, están haciendo caso omiso a lo que dicen los demás.

4. Consumo saludable: Optar por formas sanas de vida como una alimentación balanceada –que sale mucho más barata si está basada en productos frescos y no en los procesados–, hace ejercicio, duerme bien, evita el consumo excesivo de alcohol, no se automedica y evita el cigarro, se traducen en un conglomerado de prevención que lo coloca lejos de gastar de más.

5. Consumo sustentable: No sólo al adquirir productos con etiqueta “verde”, sino al ahorrar luz, gas, agua y separar la basura, (en orgánica, inorgánica, reciclable, cartón, plásticos, desechables, etcétera) contribuye a que no haya desperdicio de recursos.

6. Consumo solidario: Aunque es difícil darse cuenta de cuánto se puede ayudar a los demás por medio de las compras que hace cotidianamente, existen algunos productos o servicios de instituciones pro mejora social que pueden ser apoyadas con poco dinero y además usted obtiene un beneficio tangible.

7. Consumo activo: Es una parte del consumo en México que aún no se pone en práctica como debería, pero se basa en la exigencia de los derechos que como consumidores tenemos ante cualquier producto que no satisfaga nuestras necesidades. Aún es chico el porcentaje de personas que acude a instancias como la Profeco a reclamar cuando es víctima de un fraude por pequeño que parezca. Si esta práctica fuera más común, los productores también serían más responsables de su actuar social y comercial.


Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22