×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
01 Septiembre 2020 04:09:00
Economía de guerra
Escuchar Nota
Esto de vivir, o mejor dicho, sobrevivir en medio de una pandemia es, en términos económicos, como vivir en guerra, con el agravante de que el enemigo es invisible, parece omnipresente y nadie sabe bien a bien cuándo habrán de terminar las hostilidades.

Las guerras, invariablemente, trastocan hasta sus cimientos la economía de los pueblos, y es precisamente el caso: hay presiones inflacionarias, se pierden empleos, cierran negocios, o estos operan en los mínimos y en general se complica todo el andamiaje de subsistencia.

Si bien, desde la cúpula de la 4T nos dicen que lo peor ya pasó, que nos empezamos a recuperar, incluso que el modelo de recuperación implementado será un ejemplo mundial (y ojalá y así fuera, ya que si hay algo humano es la esperanza), pues los elementos objetivos de contexto nos dicen que no, que la situación general del país está mal y se pondrá peor.

Dejemos de lado, por esta ocasión, el severo impacto en términos de salud pública de la pandemia y concentrémonos en el aspecto económico: una cosa es lo que diga el Presidente y sus otros datos, y otra muy distinta lo que dicen los indicadores, como esos de los que dispone el Banco de México.

Bueno, pues Banxico nos advierte que la actividad económica se podría contraer hasta 12% este año, lo que significa miles y miles de empleos perdidos, la quiebra de otro tanto de negocios, por supuesto, mayor inflación y que simplemente las dificultades para más o menos sobrevivir serán aún más acentuadas. Y ojo, esta es la quinta vez que el banco central nos dice que las cosas están mal y de malas.

Y algunos analistas advierten que el impacto de la pandemia ha sido tan severo que tardaremos entre tres y cuatro años para llegar a los niveles en que estaba la economía mexicana en febrero pasado.

Así que, como en todo en esta vida, espere lo mejor, pero prepárese para lo peor. Tal vez la emergencia sanitaria se supere ya con la aplicación universal de la vacuna el próximo año, pero el daño a la economía nacional tardará algunos años más en subsanarse.
Imprimir
COMENTARIOS