×
Germán Martínez Cázares
Germán Martínez Cázares
ver +

" Comentar Imprimir
27 Mayo 2013 04:00:14
El abismo del panismo
“Vendido”, “estúpido”, “corrupto”, “pendejo”, esos y otros calificativos se cruzan dentro del Partido Acción Nacional.

En una ocasión le cuestionaron a la filósofa Hannah Arendt. “¿Qué queda en Europa después de la Segunda Guerra Mundial?”. “¿Qué queda?”, se repreguntó ella misma, mientras pensaba la respuesta con un cigarro en la mano. “Queda la lengua”, sentenció.

Al parecer en el PAN se agotó la lengua. No hay palabras de entendimiento. Se prefiere la intriga oscura a la proclama abierta. El descontón ocurrente en twitter reemplaza al argumento. La complicidad de grupo prima sobre la aceptación de la razón del otro. Se promueve el fracaso de unos, para, sobre sus ruinas, convocar al éxito de los otros. Aniquilar, odiar, desaparecer, son los verbos conjugados hoy por muchos militantes y dirigentes del PAN.

El encono llega al extremo de sospechar que tras la firma del Pacto por México, está un mercadeo de impunidad para los participantes, y el triunfo negociado del PAN en Baja California. ¡Miseria humana!

Los corderistas en una ofensiva orquestada y azuzada contra el presidente Madero, al más puro estilo lopezobradorista, mandaron al diablo a las instituciones de su partido. ¿Por qué no promueven convocar al consejo nacional (órgano superior) y revertir la designación del nuevo coordinador de senadores? Les entusiasma más la “inventiva” de Manuel Camacho Solís, a la “directiva” de su autoridad. Burlonamente preguntan ¿quién es Jorge Luis Preciado para coordinarnos?, sin cuestionarse ¿quién es Miguel Barbosa? para firmar una alianza con él. Para descarrilar al Pacto por México, esgrimen venganza: afirman que el PRI no votó las reformas panistas durante el Gobierno federal pasado, sin reparar que sus perredistas anti-pacto ¡ni siquiera reconocieron a Felipe Calderón como presidente de México!

Por su parte, Gustavo Madero, también ha cometido graves errores. Su estilo de aplaudir al presidente Peña lastima a muchos panistas y desdibuja, frente a la sociedad, la legítima oposición panista. Permitir el triunfo del asambleísmo será una “herencia maderista” de saña y clientelismo electoral internos. Su mancomunidad en Durango con el PT da risa, pero su asociación en el Estado de México, con el dirigente panista admirador de Hitler, produce asco.

Madero desperdició una oportunidad de reavivar la unidad interna con la sustitución de Cordero. Cayó en lo que siempre le criticaron -tantas veces- a Felipe Calderón: confiar sólo en los suyos.

La experiencia parlamentaria, el compromiso con el libre mercado y la lealtad al presidente nacional de Héctor Larios hubieran fortalecido el liderazgo de Madero. Dudó y atizó la hoguera. Designar a Jorge Luis Preciado es una señal terrible del triunfo de esos “operadores de campañas”, que han hecho carrera política con la engorda de rebaños electorales. Preciado no es un triunfo de la palabra en el parlamento, es una victoria de los mercenarios repartidores de regalos a los votantes.

El PAN necesita un alto en ese camino destructor. Un ¡basta! con el que nadie se sienta juez del otro, porque nadie somos inocentes. La tragedia es de todos. Urge un grupo donde conversen los distintos tonos de azul y recuperen la palabra. Sin reconquistar el lenguaje y desterrar el insulto no habrá unidad.

Madero debe dejarse ayudar y convocar a ese grupo (encabezado, pienso, por Luis Felipe Bravo) para encarar los siguientes puntos: 1. Señalar con breve claridad los errores de nuestros gobiernos, para ofrecer una disculpa cívica solemne a los ciudadanos. 2. Advertir los equívocos del partido sin simulaciones. 3. Generar un decálogo liberal de conquistas a futuro, una nueva bandera de todos. 4. Concluir, en unidad, la Asamblea Nacional abortada. 5. Preparar la elección interna del nuevo presidente nacional.

El bien no lo encarna nadie, ni Madero, ni Cordero, ni Calderón; se construye con palabras entre todos. Apostar a malos resultados electorales en julio próximo para acabar con Madero, o renovar el CEN en diciembre, sin un grupo de diálogo interno es suicida. Salvar la palabra, para salvar el abismo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5