×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
24 Febrero 2019 03:59:00
El alfil de los Moreira
Si hay algo que reconocerle a los hermanos Moreira es su capacidad para cuidar su propio pellejo. Si no están en la cárcel a pesar de todas sus pillerías es por su habilidad para colocar “escudos protectores” que impiden llegar hasta donde se refugian. Algunos de esos escudos han caído, pero otros, como el titular de la Auditoría Superior del Estado, siguen allí, cumpliendo su única función que es garantizar la impunidad de Humberto y Rubén.

El auditor Armando Plata ha sido criminalmente omiso a lo largo de los 11 años y medio que tiene en el cargo. Su acción encubridora más reciente fue no denunciar irregularidades por 9 mil 132 millones de pesos en las Cuentas Públicas de 2017, el último año del gobierno de Rubén Moreira. Pero, como todos sabemos, es sólo una raya más en ese tigre.

Desde que asumió en octubre de 2007 Armando Plata se ha dedicado a simular. Cada año monta todo un espectáculo para aparentar que la Auditoría Superior del Estado trabaja, pero nunca pasa nada más allá del escándalo mediático. Es un cirquero que se pone a hacer malabares y saltos de trapecio que entretienen a las multitudes un rato; luego, desaparece para seguir viviendo de manera opulenta a costa de los coahuilenses.

Cada que se le cuestiona sobre la megadeuda, por ejemplo, saca sus seis denuncias polvorientas que le sirven para decir que la Auditoría hizo su tarea, cuando lo único que en realidad pasó es que se creó un montaje para dejar pasar el tiempo, dificultando, además, la labor de quienes podrían llamar a rendir cuentas a Humberto Moreira.

Por supuesto que Plata, con el descaro que lo caracteriza, va a seguir alegando cada vez que se le cuestiona, que “la Auditoría Superior actuó a tiempo y apegada a la Ley”; pero los hechos son los hechos, y lo que hay en ese caso es absoluta impunidad.

La ratificación de su cargo en 2014 fue las dos cosas: un premio por su eficiente labor encubriendo a los autores de la megadeuda y del desfalco a las arcas coahuilenses que, además, les garantizaba a los Moreira seguir gozando de sus servicios como encubridor de sus fechorías. Allí está el caso de las empresas fantasma de Rubén para demostrar que la torcida mente de los hermanos no se equivocó en perpetuarlo como auditor.

Como ha sucedido con la megadeuda, con las fantasmagóricas empresas, Armando Plata simplemente ha engañado a los coahuilenses a punta de simular. Ya se sabe las respuestas en automático: “nosotros denunciamos”, “hicimos lo que la ley nos exige”, etc., cuando hay evidencias por todas partes de cuál ha sido su verdadero papel: el de alfil de los Moreira.

Por eso, es momento de llevar a Armando Plata Sandoval a juicio político. Confío que todas las fracciones parlamentarias en el Congreso de Coahuila actúen con sensatez y que faciliten el procedimiento que nos conduzca, además, a destituirlo de su cargo.

Por supuesto que es de esperarse que los legisladores del PRI salgan a la defensa del alfil de sus jefes los Moreira; pero, ojalá y recuerden que su papel es el de representantes de una ciudadanía que ha dado muestras, más que suficientes, de querer sepultar el Moreirato y a sus secuaces de una vez por todas.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65