0
×
1
Jorge Dávila Flores
Jorge Dávila Flores
ver +

" Comentar Imprimir
13 Noviembre 2015 05:07:40
¡El Buen Fin llegó para quedarse!
Durante el primer semestre del 2011, en ese entonces, en mi calidad de presidente de la Concanaco Servytur México, durante una reunión de planeación estratégica, les propuse a mis compañeros de la Confederación la necesidad de llevar a cabo un programa nacional de ofertas, en el que involucráramos a todas las organizaciones empresariales de carácter nacional y al sector público (en sus tres niveles de Gobierno); con el objetivo de construir un programa de descuentos generalizados al consumidor final durante un fin de semana y con esto tratar de reactivar el mercado interno, fomentando el consumo y llevando beneficios a las familias mexicanas.

Obviamente, en un principio, no todos mis compañeros estuvieron de acuerdo, ya que argumentaban que el programa era demasiado ambicioso y sería muy difícil alinear los intereses de todas las organizaciones empresariales.

Planteé entonces que, de aplicarse mi propuesta, estaríamos beneficiando a las empresas formalmente establecidas, y combatiendo la informalidad, pero para lograr lo anterior, nos tendríamos que poner a trabajar de inmediato para reunir los consensos de las confederaciones y cámaras empresariales hermanas, integrantes del Consejo Coordinador Empresarial, así como instancias de los tres niveles de Gobierno y los más importantes medios de comunicación de nuestro país.

La idea agradó y fue bien acogida por mi equipo: consejeros, vicepresidentes y representantes regionales de las más de 255 cámaras de comercio que existían en el país: reuniríamos los consensos de la mayor cantidad de empresas, de asociaciones y organizaciones públicas y privadas, con la finalidad de lograr un círculo virtuoso durante el tercer fin de semana de noviembre, en beneficio de la economía nacional.

Se trataba de efectuar el Buen Fin, previo al “Black Friday”, sin duda la mayor fiesta de compraventa en Estados Unidos, que se celebra el último fin de semana de noviembre desde hace muchos años, y de paso festejar la conmemoración de la Revolución Mexicana.

Con ello (además de reactivar el mercado interno en todo el territorio nacional, con ofertas excepcionales, que incluían descuentos desde el 10 hasta el 80% en productos y servicios y otros beneficios, en las más diversas ramas de la economía) se podría atraer a los consumidores de ambos lados de la frontera con el vecino país del norte, para que las mayores ventas se quedaran con nosotros.

Pusimos manos a la obra y echamos a andar el programa, con resultados que a todas luces fueron positivos para nuestra economía: desde la edición de 2011 a la fecha, año con año se han venido superando los resultados obtenidos y estoy seguro de que en esta edición 2015 no será la excepción.

Para la tercera edición del Buen Fin, en 2013, le planteamos al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, la realización del sorteo del Buen Fin (y recibimos el apoyo incondicional de ambos), consistente en premiar a los consumidores que durante el Buen Fin adquirieran productos en los establecimientos formales, con la retribución de sus compras hasta un límite de 10 mil pesos por persona, con el fin de beneficiar a la mayor parte de la población.

Durante el 2013, este estímulo fue por un monto de 250 millones de pesos y en la edición 2014 fue de 500 millones de pesos. Estoy seguro de que en la edición del 2015, el sorteo beneficiará aún más a la economía familiar.

Adicionalmente, la mayoría de las dependencias gubernamentales y un gran número de empresas de la iniciativa privada ya anticipan parte del aguinaldo a sus colaboradores, para que durante el Buen Fin puedan hacer las compras que requieran, de manera planificada.

La suma de pequeños programas como el Buen Fin, con planes consensuados entre todos los actores económicos, políticos y sociales, son los que requiere nuestro país para seguir creciendo y prosperando.

Más que el éxito económico, la aportación más valiosa de el Buen Fin es que este programa nos permite demostrar que cuando logramos alinear esfuerzos de todos los actores de los sectores económicos, gubernamentales, laborales, sociales, públicos y privados y logramos trabajar en equipo, se pueden alcanzar grandes objetivos, en beneficio del país.

Hay que estar conscientes de que aún falta mucho por hacer y mucho por perfeccionar para que este programa en cada edición beneficie a un mayor número de mexicanos.

Mi reconocimiento a todos aquellos que han confiado en este noble esfuerzo, principalmente a los medios de comunicación, ya que sin la amplia difusión que le han dado a nuestros mensajes no sería posible el rotundo éxito del Buen Fin, que llegó para quedarse.

*Presidente de la Comisión de Economía de la H. Cámara de Diputados
Imprimir
COMENTARIOS


9

  • 1 2
  • 0
4 2
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95