×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
09 Junio 2019 03:10:00
El cisne negro
NO, NO SE TRATA DEL título de una película ni del nombre de algún personaje de novela. Se le conoce como Cisne Negro a los sucesos impredecibles, inesperados y que tienen un gran impacto una vez que acontecen.

SUCESOS COMO EL ATAQUE A las Torres Gemelas, la caída del bloque soviético, la aparición del fundamentalismo islámico, los efectos de la aparición de internet, los descubrimientos científicos y hasta la imprevisible aprehensión del rey del acero y del apóstol de la luz, todos ellos, siguen la dinámica del Cisne Negro, debido a que nuestra incapacidad de predecir rarezas implica la incapacidad de predecir el curso de la historia.

EN EL VIEJO MUNDO, ANTES del descubrimiento de Australia, se creía que todos los cisnes eran blancos; parecía una creencia irrefutable, pero entonces se vio que en Australia los cisnes también podían ser negros.

HACE 10 AÑOS EL INVESTIGADOR norteamericano Nassim Nicholas Taleb publicó el libro “El Cisne Negro” en el que explica que “un Cisne Negro es un suceso con los tres atributos siguientes: es un caso atípico, que se encuentra fuera del ámbito de las expectativas regulares y que no hay nada en el pasado que pueda apuntar de manera convincente que llegue a pasar; en segundo lugar implica un impacto extremo, y en tercer lugar, a pesar de su condición de rareza, la naturaleza humana nos hace inventar explicaciones de su presencia después de haber acontecido, haciéndonos creer que puede ser explicable y predecible”.

BAJO ESA ÓPTICA RESULTA INTERESANTE ponerse a pensar cuál será el Cisne Negro que provocará una crisis de mundial, como lo han sido las económicas y las pandemias; o algún conflicto bélico, o un desastre natural a nivel global; difícil saberlo. Cuál será el Cisne Negro que derrotará al impredecible Trump; tal vez algún videoescándalo, la trama rusa, sus turbias finanzas o un conflicto militar; pero lo más probable es que sea algo impredecible.

EN EL ÁMBITO NACIONAL, CUÁL será el Cisne Negro que doblegue al nuevo gobierno y que desboque el canibalismo ávido de verlo fracasar; cuál será el Cisne Negro que haga caer a Lozoya, a Peña Nieto y sus secuaces. Cuál será el Cisne Negro que desborde los ánimos populares y que suelte al tigre; o por el contrario, cuál será el Cisne Negro que detone el bienestar del país. Imposible saberlo, pero puede ser cualquier suceso que nadie puede prever.

TAMBIÉN RESULTA DIFÍCIL SABER CUÁL será el Cisne Negro que acecha a nuestro estado, tal vez algún suceso relacionado con la megadeuda, o con el fraude electoral o algún otro típico escándalo; difícil saberlo. De la misma manera a nivel local podemos hacernos las mismas preguntas, cuál Cisne Negro aparecerá de pronto, tal vez relacionado con algún fraude, un desastre natural, un escándalo o una bronca sindical. No se puede predecir.

TODOS –TANTO EN LO INDIVIDUAL como sociedad- estamos sujetos a sucesos Cisne Negro y no podemos evitarlos porque no tenemos bola de cristal para predecir el futuro. Sin embargo, nos hacemos más vulnerables ante esos acontecimientos al empeñarnos en repetir las cosas ya sabidas, a simplificar y etiquetarlas sobreestimándolas, olvidándonos de aprender cosas nuevas, lo que nos impide reconocer nuevas oportunidades y nuevos horizontes.

DICE TALEB QUE “CUANDO NOS formamos nuestras opiniones a partir de pruebas poco sólidas, tenemos dificultades para interpretar la posterior información que contradice tales opiniones, incluso si esta nueva información es claramente más exacta, ya que tratamos las ideas como si fueran propiedades, lo que nos dificulta desprendernos de ellas”. Y aunque bien dice el dicho que donde menos se piensa, salta la liebre, valdría la pena que nuestras autoridades y quienes toman decisiones que nos afectan, lean El Cisne Negro, no para predecir el futuro, sino para que estén al tiro y no nos metan en tantas broncas estúpidas.
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65