×
Voces de la Región
Voces de la Región
ver +
Zócalo se preocupa por tener a sus lectores al tanto de la economía y cómo afecta sus finanzas, por lo que este espacio es una ventana dedicada a economistas locales para expresar sus puntos de vista sobre la economía estatal, nacional e internacional. Asimismo opinan sobre sucesos financieros e indicadores de interés general como la inflación, los precios del petróleo y la paridad peso-dólar, entre otros.

" Comentar Imprimir
18 Enero 2016 04:00:09
El colapso de Pemex
Por: Guillermo Garza de la Fuente
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


Y mientras por estos días toda la atención mediática y ciudadana se concentra en las capturas de sonoros personajes, la atención se distrae de otros temas mucho más importantes, pero menos asimilados y comprendidos por la población.

La tragedia que vive Pemex en estos momentos de inestabilidad en el mercado petrolero y con cotizaciones de crudo que no encuentran un piso, debería encender desde ya la alerta roja para la ahora empresa productiva del Estado, puesto que sus condiciones operativas y financieras le otorgan nulo margen de maniobra.

De acuerdo con cifras de Pemex, el pasado viernes 15 de enero la mezcla de exportación cerró en 20.70 dólares, la cotización más baja desde mayo de 2003. Aparejado a esta situación, el peso continuó debilitándose frente al dólar, alcanzando una cotización de 18.21 por dólar (cotización fix).

En este diagnóstico resulta imperativo precisar con claridad los efectos que la actual coyuntura puede tener sobre Pemex por una parte y el Gobierno Federal por otra. Cuáles en el corto y cuáles en el mediano plazo.

En términos de secuelas sobre el Gobierno Federal, vía deterioro de las finanzas públicas, si bien ya hay un impacto, éste será acotado, a lo menos en el corto plazo, a través de tres canales.

Por una parte, la alta paridad cambiaria es un factor que mitiga las finanzas públicas, ya que la venta de crudo es en dólares y éstos se transforman en una mayor cantidad de pesos, dado el tipo de cambio actual.

En segundo plano, los ingresos fiscales por la venta de gasolina. Mientras que hace algunos años el subsidio a las gasolinas representaba un alto costo para Hacienda, cuando éstas se importaban a precios internacionales altos y se comercializaban a precios bajos, ahora tenemos justamente lo contrario.

Con precios de crudo en mínimos, la gasolina se importa a tarifas mucho menores y se vende a precios mucho más altos, habiendo con ello una ganancia gravada fuertemente por medio del IEPS.

La cuestión es que este chistecito nos durará alrededor de un par de años más, en lo que entre en vigor y madure el nuevo esquema de competencia y liberalización de precios de la gasolina.

Y el tercer punto que mitiga las finanzas públicas y ya ha sido comentado en este espacio, es el referente a los ingresos reportados por el Banco de México por concepto de su remanente de operación. Ganancias obtenidas vía subastas de las reservas internacionales para apuntalar al peso.

Sin embargo, las consecuencias para Pemex pueden ser devastadoras. Contrario al escenario de 2003, cuando la extracción de crudo iba en ascenso y Cantarell se encontraba en pleno auge, ahora la producción va a la baja.

Al alza van, por otro lado, el robo de combustibles a la petrolera y los pasivos laborales, que junto con la pesada carga fiscal impuesta por Hacienda, carcomen las finanzas de la ahora empresa productiva del Estado, manteniéndola en números rojos.

De continuar así el escenario y no tomarse medidas drásticas -y ciertamente costosas- para eficientar su estructura, la viabilidad de Pemex estará en entredicho. Una rebaja en su nota crediticia no estaría fuera de lugar, ni mucho menos una quiebra.

Entonces sí, el Gobierno Federal tendría que entrarle al quite -con los recursos de todos nosotros- y el problema de Pemex contagiaría las finanzas públicas. Del Fobaproa al Pemexproa.

Economista y maestro universitario.
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5