0 1 2 3
×
4
Cristina Orozco
Cristina Orozco
ver +

" Comentar Imprimir
10 Noviembre 2018 03:00:00
El colapso del sexenio
Escuchar Nota
El escritor estadunidense de novelas e historias breves Scott Fitzgerald, considerado como miembro de la Generación Perdida de los 20, famoso por su obra El Gran Gatsby, escribió en 1936 un texto titulado El Colapso, donde habla sobre la vida como un proceso de desintegración personal que viene en dos partes. El primero proviene de lo externo, de los sucesos dramáticos del exterior, son esos puñetazos demoledores, como canta Joan Manuel Serrat: “un manotazo duro / un golpe helado / un hachazo invisible y homicida / un empujón brutal te ha derribado”… son los reveses que no se olvidan y provocan que amigos te frecuenten. Los segundos son los puñetazos internos, los propios que uno se autoinflinge y de los que uno no se da cuenta, hasta pasado el tiempo cuando ya no se puede hacer nada al respecto, pero dejan esa imborrable huella de que nunca se volverá a ser bueno.

Dice Fitzgerald que las personas inteligentes logran manifestar ideas contrarias y a la vez logran que funcionen, por ejemplo: cuando ves que las cosas no tienen remedio y, sin embargo, te empeñas en transformarlas; cuando algo es inútil en el esfuerzo y sigues luchando y, así es como lo improbable, lo implausible y lo imposible se torna una realidad.

Dicho esto y, ante el ascenso de López Obrador y el colapso del fin del sexenio, los mexicanos recibimos golpes externos demoledores, golpes derivados de la impunidad del Gobierno en complicidad con la delincuencia organizada, ideas opuestas, gobierno y delincuencia, son el binomio puntual y funcional, ideas contrarias puestas en acción y en contra de los ciudadanos.

Fueron en total tres los golpes certeros:

1. Soldados fusilan a 22 jóvenes. Caso Tlatlaya.

2. Matan a seis y desaparecen a 43 estudiantes normalistas rurales, en un plan confabulado por el presidente municipal y su esposa, en colaboración con autoridades municipales de la región y del grupo delincuencial Guerreros Unidos. Caso Ayotzinapa.

3. Existen pruebas contundentes de conflicto de interés y corrupción en Los Pinos, por la compra de la casa de Sierra Gorda, propiedad de la primera dama, Angélica Rivera, valuada en 86 millones de pesos con la constructora de Grupo Higa, que hasta hace poco, formó parte del consorcio ganador para la construcción del tren México-Querétaro. Caso “la casa blanca” de Peña Nieto.

Estos golpes, del 2014, incitaron la solidaridad y el apoyo internacional para los mexicanos y el demérito a su Presidente, esto movilizó en protesta pacífica a grandes masas de todos los sectores de la sociedad y en todo el país. El colapso interno de Peña Nieto y de sus gobernadores cómplices marcaron huellas de sangre y dolor a lo largo y ancho del territorio mexicano.

Hoy, de frente a lo improbable, a lo implausible y lo imposible es nuestra realidad. Según el Índice Global de Impunidad México 2018 (IGI-MEX 2018), el índice de impunidad de México aumentó tanto en el ámbito global como en el ámbito de los estados de la República. “Los estados que tienen más altos niveles de impunidad son: primero, el Estado de México, le sigue Tamaulipas, después Baja California, Coahuila, Quintana Roo, Guerrero, Aguascalientes, Veracruz, Puebla y Oaxaca”. Hoy, “México encabeza la lista de países del continente americano con el más alto índice de impunidad”.

Concluyo diciendo que llega a su fin el sexenio más “pillista”, dicho así por una persona oriental estudiante de nuestro idioma, lo dijo ignorando, que aun con su incorrecta pronunciación, hizo uso perfecto del idioma. Y, mientras esperamos a que concluya el sexenio priista, hemos probado cucharadas de lo que vendrá en los siguientes 6 años.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22