×
José Guadalupe Robledo Guerrero
José Guadalupe Robledo Guerrero
ver +

" Comentar Imprimir
19 Abril 2020 04:08:00
El Covid-19 ‘como anillo al dedo’
Escuchar Nota
Hace un par de días, en Saltillo se reunieron los gobernadores Miguel Ángel Riquelme Solís, Jaime Rodríguez Calderón y Francisco Javier Cabeza de Vaca, (de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, respectivamente), tales encuentros se conocen como la Alianza del Noreste, a la que se han unido otras
entidades.

En dicha reunión se dio énfasis a la carencia de equipos e insumos para los médicos, enfermeras y trabajadores de la salud que en primera línea enfrentan al Covid-19; también se puso atención en la controversia constitucional para que la Federación atienda el problema de los migrantes, que son un enorme riesgo de contagio; no se olvidó tampoco radicalizar las medidas para contrarrestar al coronavirus, incluso adelantándose al Gobierno federal; y obviamente, hablaron sobre el nuevo Pacto Fiscal que pretenden impulsar para recibir íntegros los recursos recaudados en los estados, y que luego la Federación reparte.

En las puertas de la Fase 3, todos los gobernadores se quejan de que además de la falta de apoyos e insumos no existe comunicación de la Federación con los estados, y continúan exigiendo al Gobierno federal armas para luchar en contra de la pandemia, pero siguen sin recibir respaldo institucional.

Nadie se explica la negligencia y sordera del Gobierno de la 4T, pero la razón de tal desatino puede encontrarse en lo dicho por López Obrador de que la pandemia del Covid 19 le había caído “como anillo al dedo”.

Luego de la dichosa frase, los críticos se lanzaron en su contra arguyendo, principalmente, cuestiones morales, no políticas: “Estuvo mal que el Presidente utilizara esos conceptos en plena pandemia”, pero olvidaron analizar lo que había dicho. Es sencillo: AMLO no está mintiendo, de acuerdo con su visión y a sus planes políticos a él lo benefició la pandemia.

En primer lugar, porque la inseguridad en el Gobierno de López Obrador dejó de ser la primera fuente de críticas contra el Presidente, debido a que durante su corto Gobierno los asesinatos y la inseguridad fueron mayores que en los sexenios anteriores. Y se critica al Presidente, porque no existe un Gabinete responsable y capaz, solo AMLO dicta órdenes y toma decisiones.

Por otra parte, los especialistas pronostican un enorme deterioro económico como resultado del ataque del Covid-19. Anuncian desde ahora que se perderán un millón de empleos, por la quiebra de miles de pequeñas y medianas empresas que no sobrevivirán a la pandemia.

En otras palabras, lo que pronostican es un grave aumento de la pobreza, ideal para los politicastros que incrementan sus clientelas con dádivas financiadas con los impuestos.

Esto explica por qué López Obrador insiste en que hay suficientes recursos para enfrentar la pandemia, incluso ha dado una cifra: 500 mil millones de pesos, pero se ha negado a utilizarlos para prevenir daños mayores.

Además, para incrementar su guardadito ya se adueñó de los fideicomisos de la Federación, y está tratando de apoderarse de las ganancias o remanentes de operación del Banco de México (Banxico).

Para cualquier politicastro electorero, el empobrecimiento de la población, es un nicho ideal para comprar votos, aprovechando la necesidad de los damnificados
de la pandemia.

Esa es la visión lopezobradorista del “como anillo al dedo”. Para eso tiene debajo del colchón su guardadito. Allí también se incluye que él aparezca en las boletas electorales del 2021, porque supone que saldrá bien librado en la responsabilidad de los estragos causados por la pandemia.

AMLO sabe que su popularidad ha bajado durante estas semanas por su negligencia e irresponsabilidad. En su cabeza solo hay dos ideas: conservar el poder, no importa el costo en vidas, empleos y quiebras empresariales; y entrar a la historia como el cuarto transformador de México.

Al Presidente no le importa lo más terrible, que el aumento de la pobreza puede fomentar revueltas sociales y el incremento de los ilícitos.

Aún con su evangelismo militante, López Obrador desdeña aquello de que “El hombre propone y Dios dispone”. Allá él. Por lo pronto ya anunció que de 10 mil ventiladores que le pidió a Trump, su homólogo estadunidense solo autorizó venderle mil.

Imprimir
COMENTARIOS