×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
17 Abril 2019 03:29:00
El cuarto jinete
¿Será José Narro Robles el cuarto jinete de Coahuila en la presidencia al PRI? En lenguaje apocalíptico, le correspondería el caballo bayo (montado por la muerte; ¿premonición?).

En la misma línea, el general Manuel Pérez Treviño, en el corcel blanco, habría sido el de la conquista; Humberto Roque, en el rojo, el de la guerra; y Humberto Moreira, en el negro, el del hambre.

Los otros aspirantes a la jefatura priista son Ivonne Ortega, Ulises Ruiz (exgobernadores de Yucatán y Oaxaca), Alejandro Moreno (gobernador de Campeche), Lorena Piñón (del equipo de Luis Videgaray) y José Ramón Martel, quien, junto con Narro, son los aspirantes menos contaminados.

En la campaña presidencial de 2006, Narro se decantó por Andrés Manuel López Obrador, a quien ahora combate. Crítico pugnaz del Seguro Popular (creado en el sexenio de Vicente Fox y desaparecido por AMLO), hizo la vista gorda cuando el mecanismo se desvirtuó y corrompió –a escala nacional y estatal– en la administración Peña Nieto. El saltillense ocupó la Secretaría de Salud entre 2016 y 2018, lo que explicaría su cambio de actitud.

En el gremio médico nacional rivalizan dos bandos políticos. Uno lo encabeza Guillermo Soberón, exrector de la UNAM y secretario de Salud en el gobierno de Miguel de la Madrid, al que pertenece Julio Frenk, quien ocupó la misma cartera en el sexenio de Fox.

El otro lo lideraba Jesús Kumate (secretario de Salud con Salinas de Gortari), fallecido el año pasado, en el cual milita Narro. Peña Nieto dejó colapsado el Sistema de Salud, inauguró hospitales sin terminar y el desabasto de medicamentos se extendió a toda la República.

En su conferencia de prensa del 6 de marzo, el presidente López Obrador acusó a Narro Robles de hacer omisos en los casos de corrupción detectados en la Secretaría de Salud.

“Cuatro mil millones de dólares destinados a la compra de medicamentos cada año, alrededor de 80 mil millones de pesos, y no hay medicinas en los centros de salud (…) de esos 4 mil millones, 15 empresas acaparaban el 80% de las compras. (…) había hasta políticos promoviendo la venta de medicamentos”. La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) presentará 50 denuncias por corrupción.

Narro, de 70 años, necesita como compañera de fórmula a una mujer de menos edad, para atraer al priismo joven. Quien sea, puede sumarle o restarle votos en el proceso del 1 de septiembre.

La selección, por tanto, deberá ser rigurosa. Hay aspirantes a la Secretaría General demasiado codiciosas y además vinculadas con algunas de las figuras más nefastas del PRI –pertenecientes a la “generación Peña Nieto”—, acusadas de lavado de dinero y delincuencia organizada en México y Estados Unidos.

Según Narro, Peña Nieto –nombrado consejero político del PRI el 27 de febrero— no es culpable de la derrota que hoy tiene a su partido con un pie en el sepulcro.

“Quienes dicen eso –declaró– seguramente lo hacen de mala fe o no saben lo que dicen” (El Imparcial, 24-03-19). Peña terminó con una aprobación del 18%, casi equivalente a los votos obtenidos por José Antonio Meade (16.4), incluidos los del Verde y Nueva Alianza.

¿Así aspira Narro a convertir al PRI en “una oposición franca, honesta, madura (…), comprometida con México?”. Con ese diagnóstico —exento de crítica y de espaldas a la realidad— solo le falta extender el certificado de defunción.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5