×
Voces de la Región
Voces de la Región
ver +
Zócalo se preocupa por tener a sus lectores al tanto de la economía y cómo afecta sus finanzas, por lo que este espacio es una ventana dedicada a economistas locales para expresar sus puntos de vista sobre la economía estatal, nacional e internacional. Asimismo opinan sobre sucesos financieros e indicadores de interés general como la inflación, los precios del petróleo y la paridad peso-dólar, entre otros.

" Comentar Imprimir
27 Abril 2015 03:00:25
El destino incierto de Carstens
Por: Guillermo Garza de la Fuente
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @guillermo_garza


El fin de semana pasado durante la tradicional Reunión de Primavera del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), llamó poderosamente la atención de los medios nacionales que cubrieron las incidencias del evento, las palabras vertidas por la directora gerente del FMI hacia Agustín Carstens.

“En el FMI somos afortunados de haber contado con la presidencia de Tharman Shanmugaratnam (anterior presidente) y ahora tenemos la suerte de que haya sido remplazado por una persona tan talentosa como el ahora presidente Carstens”.

Esas fueron las palabras que utilizó Lagarde para volcarse en elogios hacia quien fuera su contrincante en el 2011 para contender por la máxima silla del FMI.

De igual forma no omitió reconocer en el gobernador del Banco de México su vasta experiencia, así como su probado conocimiento en temas monetarios. Lo anterior a propósito del cargo que éste ocupa como presidente del Comité Monetario y Financiero Internacional dentro de la misma estructura del FMI.

Mientras Agustín Carstens en el exterior recibe reconocimientos y ocupa cargos de alto nivel en el mundo financiero internacional, en lo interno su futuro en el Banco de México es incierto.

Su mandato de seis años al frente del Banxico concluye en diciembre de este año y estará en manos del Presidente ratificarlo por otros seis o simplemente nombrar a otro para ese cargo.

Se dice que una de las opciones que tiene Peña Nieto si decide revelarlo, sería José Antonio Meade, actual secretario de Relaciones Exteriores.

Lo cierto es que si Carstens tiene que dejar el cargo se iría dejando al banco central mexicano en medio de una de sus mejores épocas con resultados positivos más que a la vista.

En este año estamos más cerca que nunca de cerrar con una inflación por debajo de la mítica meta del 3 por ciento. Las reservas internacionales se acercan a niveles históricos de 200 mil millones de dólares. Con sus altibajos y volatilidad, el peso ha resistido los embates en el mercado financiero internacional e históricamente ello no se ha resentido en procesos inflacionarios como en otros tiempos.

Lo que es una realidad es que la disposición de que el periodo de gobernador del Banco de México concluya al cuarto año de la administración presidencial, es un problema desde el punto de vista de los tiempos electorales.

No hay que olvidar que Felipe Calderón inexplicablemente no ratificó a otro personaje igualmente renombrado y reconocido en el plano internacional para seguir al frente de la Junta de Gobierno: Guillermo Ortiz.

Calderón prefirió mandar a Carstens al Banxico y poner en la vitrina de Hacienda a Ernesto Cordero de cara a las elecciones presidenciales.

Ojalá que Peña Nieto no cometa el mismo error que su antecesor. La historia reciente nos muestra que a los mercados financieros globales el amiguismo y las cuestiones políticas les vale un sorbete. Lo que les importa son las credenciales, la trayectoria y la tranquilidad que logren transmitir quienes ostenten los cargos de secretario de Hacienda y gobernador del Banco de México.

Coordinador de carreras jurídico-administrativas de la Universidad LaSalle Saltillo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5