×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
02 Junio 2019 04:06:00
El estéril Congreso de Coahuila
Se ha cumplido un ciclo más en la vida de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Coahuila de Zaragoza y surge el deber de hacer un balance del desempeño institucional durante los últimos seis años, para cumplir con el deber de rendir cuentas a la comunidad y reconocer el desempeño de quienes sirven a ella a través de la institución.

En el Congreso del Estado, el órgano de control por excelencia en la división de poderes, hay 25 diputados, aunque de todos no se hace uno. No tome a la ligera esta afirmación. Para llegar al punto que deseo poner a debate, sin embargo, primero se necesita saber quién es quién. Así que vamos por partes.

De entrada, una premisa: a los 10 legisladores priistas delos por perdidos. Y anexe también al paquete a Claudia Ramírez, la representante del PRD (o lo que queda de éste, en sus últimas horas como partido).

Ellos, los 11, están ahí como alfiles para defender al Rey. Son posiciones prescindibles dentro del tablero de ajedrez político que se llama Coahuila. Da igual quién ocupe las curules pues la misión es invariable: en conjunto formar una barricada, alineados en todo momento, orientados hacia proteger –y favorecer– los intereses del grupo en el poder.

Con ellos no hay transigencia posible. Saben su juego y siguen sus reglas. Están conscientes de que si lanzan el boomerang, éste inevitablemente regresará al punto de partida y les estallará en la cara, por eso no arriesgan. No dan un paso en falso. Solamente se dedican a seguir la carreta, y que las calabazas se vayan acomodando solas en el camino.

Pero también existen los que la ciencia política define como “veto players”. Sin así desearlo, son los jugadores más importantes de la Legislatura LXI porque inclinan la balanza entre dos posturas irreconciliables en el papel, aunque idénticas en la realidad.

Se trata de Edgar Sánchez, representante sin partido que llegó al Congreso bajo el emblema de la UDC, por San Pedro de las Colonias; y Elisa Villalobos, diputada que se sacó la plurinominal en una tómbola de Morena. Literalmente.

Desde la tercera quincena de la Legislatura LXI, en febrero de 2018, el entonces presidente de la Junta de Gobierno, Samuel Rodríguez, los llevó a su regazo y a la fecha no hay fuerza o poder humano que los saque de ahí. Pase lo que pase, ambos votan a favor de las propuestas del PRI. Y al hacerlo decantan el resultado 13 a 12. Por eso sus votos, pese a que cuentan lo mismo, son los que más valen.

Luego están las dos posiciones de la UDC: Emilio de Hoyos y Zulmma Guerrero; eternamente aliados del PAN en temas locales, sean los que sean, salvo algún asunto federal donde se ladean a favor de Morena. Con ello encarnan a la perfección el doble juego de Lenin Pérez, líder moral del partido: entre azul y buenas noches, pero siempre naranja.

En la conformación de la Legislatura LXI, por último, hay un extraviado. Aislado del concierto local y a contracorriente. Si bien acompaña casi todas las iniciativas del PAN, su peso específico es casi nulo. Es el diputado por Morena, Benito Ramírez Rosas.

Y aquí aterrizo al punto de partida que se desmadejó desde un principio: los blanquiazules.

Con nueve parlamentarios –la mayor cantidad en sus 80 años de historia– uno esperaría no sólo mayor trabajo legislativo sino efectiva oposición, agenda propia, claridad e ideas que trasciendan.

Desde que tomaron posesión, sin embargo, cayeron en una dinámica repetitiva donde no consiguen materializar acciones de fiscalización y rendición de cuentas. Su actuación, en cambio, se limita a hacer ruido, nunca daño (en el sentido de imponer y repercutir, obviamente). No han logrado una sola comparecencia en el recinto parlamentario, ni un informe detallado sobre finanzas, mucho menos un veto, o una iniciativa que desemboque en sanciones a funcionarios. Su labor inicia y acaba en una cruzada de declaraciones y boletines, fiel a su estilo. ¿Es un problema de incapacidad, desinterés, cobardía, o simple complicidad con el grupo en el poder?

¿O cómo explica, por ejemplo, que hayan votado de forma unánime para investir a los priistas Homero Ramos y Miguel Mery como magistrados el pasado 26 de diciembre?

Cortita y al pie

Todo el preliminar anterior viene a cuento por una razón: lo que los panistas con atribuciones legales y recursos públicos a su disposición –nada despreciables, por cierto– no pudieron lograr en cinco meses, quien esto escribe lo acaba de conseguir con una computadora y conexión a internet: que la Secretaría de Finanzas informe para qué pidió un crédito a corto plazo por 550 millones de pesos en diciembre del año pasado.

Tampoco es algo de lo cual enorgullecerse. Finanzas, como es costumbre, responde las solicitudes a medias y con dolo. A través del oficio SEFIN/UT/663/2019, y luego de un proceso que inició el 17 de febrero y terminó el 29 de mayo, incluida prórroga, recurso de revisión y marrullerías para dilatar el caso, de su contestación hay poco qué decir y mucho menos qué rescatar. Más importante me parece, por el contrario, la ineptitud y esterilidad del Poder Legislativo en general, y del Grupo Parlamentario del PAN en particular.


La última y nos vamos

Los próximos comicios que habrá en el Estado (2020) serán para renovar el Congreso. Si bien faltan seis meses para que inicie el proceso electoral, lo cual es una eternidad en tiempos de internet y redes sociales, convendría tomar desde ya mejores decisiones, empezando por buscar otros perfiles como candidatos. Pues con los mismos de siempre no llegaremos a ninguna parte.

***Si usted es lector habitual de Mosaico de Egos, sepa que aquí nos encontraremos todos los domingos en las ediciones de Grupo Zócalo. Al asumir otras responsabilidades laborales, no obstante, los martes y jueves de columna quedarán vacantes hasta otra ocasión.

Gracias de antemano por su preferencia.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65