×
Isabel Arvide
Isabel Arvide
ver +
Periodista, ha colaborado en los principales medios nacionales desde 1976. Recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1984, primera mujer en obtenerlo por opinión. Es conocida por sus comentarios políticos críticos, ha publicado novela, poesía erótica, crónica y entrevistas. Entre sus libros destacan, con más de diez ediciones vendidas, "La Decisión Presidencial" y "Asunto de Familia", ambos analizando la corrupta relación entre Manuel Camacho, Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio. En "La Guerra de los Espejos" narra el conflicto armado de Chiapas desde la visión de los cuarteles militares, editorial Océano, noviembre de 1998. Por el mismo sello editorial publicó, en 1999, "La Sucesión Milenaria" analizando el proceso electoral que llevaría a la derrota del PRI. Fue la efímera directora del diario Summa, de la empresa Televisa, hasta el primer día de diciembre de 1994, de donde salió por el encabezado: "Decepcionó el Gabinete". Hasta junio del 2000 escribió una columna política diaria para Ovaciones. A partir de esa fecha colabora en el diario Milenio, así como en el semanario del mismo nombre. Su columna diaria se publica en 15 periódicos de provincia. Visite www.isabelarvide.com

" Comentar Imprimir
07 Agosto 2008 04:00:00
El fantasma de Gertz Manero
El nuevo titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, un hombre más que imponente en su expresión física, concedió una entrevista a Denisse Marker para su programa “Punto de Partida”. Antes de su presentación habló, frente a las cámaras, Alejandro Gertz Manero.

No es la primera vez que los medios de comunicación, de cara a la gran crisis nacional en materia de seguridad, recurren al ex titular de Seguridad Pública Federal en una singular reivindicación de su inteligencia privilegiada. El doctor Gertz Manero se ha convertido, fenómeno excepcional en una sociedad caníbal y poco dada a reconocer capacidades fuera del aparato mercadotécnico vigente, no sólo en un “referencial” sino en “el referencial”.

Por eso, resultó tan interesante el respeto que demostró al hablar de Mondragón y Kalb, a la vez que sentenció por anticipado que una vez que termine su paso por esa oficina que él conoció tanto, nada habrá cambiado.

No es el diagnóstico, sería suicida que hubiese aceptado el nombramiento sabiendo que está condenado a fracasar, que tiene el doctor Mondragón. Pero no obstante sus argumentos, que son los más sólidos que le he escuchado a un funcionario público en ese ámbito, habría que apostar por lo dicho por Gertz.
Simplemente porque, de acuerdo con su sabiduría, recordó que el tema de la corrupción en esa policía no es de hace años sino que viene incrustada desde principios del siglo pasado y que el sistema de aplicación de justicia sigue estando al servicio de los poderosos.

Marcelo Ebrard comenzó su gobierno con la presencia de un jefe de la Policía que lo sucedió a él, que de muchas maneras destruyó o malbarató su proyecto de cambio en esa Policía donde Mondragón fue su segundo. Resulta obvio que no tuvo espacio propicio para sustituir a Joel Ortega. Y, quiero suponer, en su organigrama mental Mondragón fue una de las opciones (a Raymundo Collins lo colocó en un sitio estratégico donde le ha resultado invaluable) para esa posición.
Hoy la responsabilidad es de los dos. A ellos, a Mondragón y a Ebrard, les habremos de cobrar o de agradecer lo que sucede en cuanto a seguridad pública de la gran capital del país.

Juntos estuvieron en el análisis que vino a realizar el ex alcalde de Nueva York, juntos apostaron por una cultura de cero tolerancia que habría cambiado mucho. Hoy, juntos también, hablan de la indispensable necesidad de cambiar la percepción social sobre la inseguridad.
Y tal vez, no estoy siendo optimista, haya una pequeña opción de cambio. Que no va a transformar de fondo esa institución policiaca si no se encuentran formas de continuidad reales, pero que sí nos permitirá recuperar en alguna medida nuestras calles, nuestras tranquilidades.

De entrada, no es poco, me quedo con la expresión del doctor Mondragón de que él sí necesita orden, sí necesita información, sí necesita disciplina para encabezar esa dependencia y que eso es lo que está imponiendo… y conste que están siendo generosos, él y su jefe, con Ortega…

http://www.isabelarvide.com
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5