0
×
1
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
29 Enero 2019 03:54:00
El fantasma de Juárez
Los reporteros que cubren la conferencia mañanera del amado líder, cenzontle de las noticias, jilguero de la austeridad, se quedaron boquiabiertos (con la boca abierta por la impresión) cuando lo escucharon decir que Benito Juárez gobernaba a través de él. Y el que nomás no podía creer las palabras de Andrés Manuel López Obrador era el mismísimo Juárez, cuyo fantasma acostumbra andar por los pasillos y escaleras de Palacio Nacional, espantando a los veladores y a uno que otro turista francés. Así que esa misma noche, el Benemérito de las Américas (no, no le iba al América) en lugar de sacar la sábana blanca que usaba como fantasma, decidió vestirse muy elegante con sombrero de copa y levita, para visitar a su tabasqueño sucesor.

El presidente se encontraba en su despacho peleándose una vez con la clave de wifi de la Presidencia, pues nunca podía acordarse de cuál era.

–¿Cómo me dijo Peña? ¿Pascual? ¿Pasteur? ¡pasguato! Caramba, ahora resulta que soy más bruto que Peña. No, no, no, Dios me libre. ¿pasguotl? Me tengo que acordar, me tengo que acordar. ¿pasguorato? Nada por la fuerza, todo por la razón. ¿En serio no era pasguato? ¡pasganso, me canso!.

–¡Password!, güey, ¡password! –exclamó desesperado don Benito Juárez apareciéndose de pronto en el despacho presidencial –El password del wifi es “password”.

–¡Ay, nanita de Macuspana! –gritó asustado López Obrador al ver la figura de sombrero y levita –¡Un alma en pena!

–Que alma ni qué la chingada, el alma es cosa de la religión, de la iglesia y tú como yo debes separar los asuntos del gobierno de los asuntos de la iglesia. ¿Que no has oído hablar del Estado laico, Andrés Manuel?

–No, pues no mucho. En la escuela dominical evangelista no nos enseñaban esas cosas. Pero te puedo recitar todos los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, así como encontrar cualquier versículo en cuestión de segundo.

–Que versículos ni que tus ídems. A ver, vamos a hablar muy en serio. ¿Por qué andas diciendo que yo gobierno a través de ti? ¿Acaso crees que yo podría formar parte de un Gobierno tan macuarro y llenó de fifís como el tuyo?

–Oiga, don Benito, no diga eso. En mi gobierno hay pura gente progresista.

–¿Como quién? ¿Como Olga Sánchez Cordero que es millonaria, vive en una mansión en Las Lomas y además recibe casi 3 millones de pesos anuales como pensión de la Suprema Corte?

–Bueno, bueno, hay otros que son en serio bien pueblo.

–Sí, cómo no. ¿Te refieres a Marcelo Ebrard que con su sueldo de funcionario se fue a vivir a París prácticamente todo el sexenio de Mancera para que no lo metieran a la cárcel por el chanchullo de la Línea 12? ¿O me estás hablando de Yeidckol Polevnsky que es empresaria del ramo farmacéutico y se hizo millonaria con contratos que le daban los gobiernos priistas y panistas?

–Bueno, bueno, ya párele, don Benito. ¿Qué lo trae por acá?

–Ya te dije: vengo a pedirte que no andes diciendo esa tontería de que yo gobierno a través de ti, porque yo nunca estuve en contra de la libre empresa, yo sí quería hacer que los niños tuvieran una buena educación y a mí no me temblaba la mano contra los

delincuentes.

–Está bien, don Benito, dejaré de decir que es usted mi sensei. Nada más dígame una cosa: ¿cuál dijo que era el password del wifi?

–Como lo puso Enrique Peña, el password es “password”. Eso hasta yo me lo sé y eso que en mis tiempos no había internet.

–Oiga, una pregunta más: ¿qué fue lo que le hizo el viento?

–Me voló el sombrero y me campaneó los huevos. ¡Nos vemos el jueves!

Imprimir
COMENTARIOS


9

1 2
  • 3 4
  • 0
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95