×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
04 Mayo 2019 04:05:00
El fantasma de Palacio
Dicen, en los círculos más cercanos del poder, que en el Palacio Nacional deambula un fantasma. Es la pálida sombra de quien fue, durante muchos años y hasta hace unos meses, el hombre más cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador, el colaborador que lo acompañó durante los últimos 20 años y que, en sus cuatro campañas políticas –tres presidenciales y una por la Ciudad de México– recorrió junto a él y un chofer, los más de 2 mil 400 municipios de la República, a bordo de autos y camionetas. El que pasó de ser encargado de los asuntos de prensa a convertirse en consejero y amigo cercano primero del dirigente nacional del PRD, luego del jefe de Gobierno del DF, y después del dos veces candidato perredista y finalmente abanderado ganador de la Presidencia por Morena.

No había lugar a donde el ahora Presidente fuera, en el que no se le viera siempre acompañado del personaje que hoy ocupa una olvidada oficina en el cuarto piso del Palacio que, aunque ubicada en la misma ala, se siente fría y muy alejada del despacho presidencial. De hecho, en el documental Esto Soy, producido por Verónica Velasco y Epigmenio Ibarra durante su campaña, hay una escena donde el entonces candidato se refiere a él, antes de que fuera llamado por sus mismos compañeros del Gobierno “el fantasma de Palacio”. A bordo de una Suburban blanca, López Obrador platica cómo recorre el país sin guardaespaldas ni blindaje: “Hoy fuimos a la Costa Chica y solos, éste hombre que me da mucha seguridad porque maneja muy bien (señala a su chofer Roberto Rojas) y César que es todólogo, sabelotodo, secretario de Comunicación Social de Morena, pero es además asesor, consejero, secretario particular…somos muy poquitos”, dice mientras señala a César Yáñez en el asiento trasero.

Hoy César no acompaña ni habla más con el Presidente. Su oficina de coordinador de Política y Gobierno de la Presidencia de la República está casi siempre vacía y pocos lo visitan, afuera de ella hay una secretaria y Yáñez, personaje clave del lopezobradorismo, quien tiene la memoria de la última campaña y de todas las campañas de López Obrador, deambula solo en el Palacio. Todos sus cercanos, algunos diputados y otros senadores a los que él ayudó a llegar a esos cargos y que alguna vez utilizaron su nombre y cercanía para abrirse espacios, se le han retirado en estos meses, tal vez porque lo saben “enfriado” por el ánimo presidencial.

Porque después de los primeros días de octubre del 2018, cuando apareció aquella portada de la revista Hola, donde César posaba abrazando a su esposa Dulce María Silva y estalló el escándalo, las cosas cambiaron para el hasta entonces colaborador más cercano del entonces presidente electo.

Ni siquiera fue la boda lujosa en el Centro de Convenciones de Puebla, a donde todavía López Obrador acudió sonriente como padrino junto a su esposa Beatriz Gutiérrez Müeller y cuando se filtraron videos de la celebración particular todavía defendió al novio y a su derecho a celebrar en un evento privado.

“Todo lo hubiera perdonado, excepto la portada de Hola”, dice un funcionario del gabinete que conoce de cerca la relación entre el presidente y César Yáñez.

Pero el mismo funcionario aclara que Yáñez “está castigado pero no expulsado”, algo que considera importante precisar, porque si bien la cercanía en estos casi 6 meses desde la portada del Hola se ha enfriado, la amistad y el afecto del presidente por César Yáñez permanecen.

Así que César Yáñez, cuñado de Porfirio Muñoz Ledo, quien se lo presentó y recomendó como operador de Prensa al tabasqueño en 1997, cuando era dirigente nacional del PRD, y hoy coordinador de Política y Gobierno de la Presidencia, podrá hoy ser visto como “el fantasma de Palacio”, pero tal vez algún día recupere su condición de colaborador “más cercano” del Presidente al que él acompañó y ayudó, codo a codo, a llegar a ocupar el despacho principal del Palacio Nacional. Cuestión de ver cuánto más le dura el castigo, un año o todo el sexenio.


EL MEDIADOR DEL DIVORCIO MILLONARIO

En la cuenta de Facebook de Enrique Peña Nieto apareció el jueves un mensaje en el que el expresidente hacía pública la conclusión legal de su matrimonio con Angélica Rivera y su divorcio oficial. Fueron palabras de reconocimiento y agradecimiento para la actriz que lo acompañó durante su ascenso político, primero en la Gubernatura mexiquense y luego en la candidatura y la Presidencia, y que en su momento le aportó buena parte de su popularidad y carisma, aunque en los últimos años, sobre todo a partir del escándalo de la “casa blanca”, también se le convirtió en un problema y en una relación problemática y conflictiva.

Peña tuvo que negociar y aceptar las nuevas condiciones de Angélica Rivera, que durante las nuevas negociaciones utilizó como intermediario al empresario Ernesto Alvárez Morphy Alarcón, amigo común de ambos y cuya esposa era la amiga más cercana de la actriz. Fue él quien se encargó de transmitirle al expresidente las exigencias, algunas de ellas excéntricas, que puso la señora para poder firmar el divorcio.

Curiosamente Alvarez Morphy es el mismo personaje mencionado como amigo y financiero desde la campaña de Peña Nieto y, a quien se atribuye en el círculo cercano del peñismo, haber llevado “negocios del presidente” y haber ocupado el lugar de Armando Hinojosa Cantú, cuando el constructor mexiquense fue hecho a un lado por el escándalo de la “casa blanca”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5