×
Inés Sáinz
Inés Sáinz
ver +

" Comentar Imprimir
22 Enero 2011 04:37:10
El fraude azul
No hace mucho había escrito una columna que se titulaba: “Futbol y corrupción, innegable su coexistencia”; en la misma analizaba las anomalías del Barcelona y Real Madrid y finalizaba diciendo: “Y del futbol mexicano pues ya mejor ni hablar, qué necesidad de meternos en camisa de 11 varas. Lo que se ve no se juzga”.

Pues bien, parece que hoy llegó el día de hablar del tema y quién me iba a decir que sería de mi Cruz Azul. Como si no hubiese sido suficiente tanto alboroto que se generó en torno al equipo cementero el año pasado, ahora vuelve a colocarse bajo los reflectores, y parece que estar en el ojo del huracán ya se ha vuelto hasta una costumbre para el equipo de Billy Álvarez.

Pero hoy no sólo toca el entorno deportivo o administrativo, hoy tiene matices de alta traición familiar y han desangrado a la Cooperativa. La habilidad de Víctor Garcés para conseguir transacciones fraudulentas al parecer excede la imaginación de los más grandes bribones. Se hablan de cantidades estratosféricas y de movimientos que parecen obtenidos de una mala novela policiaca.

Pero aquí lo interesante no es sólo ver cómo se generaba una triple nómina, cómo “pagaba por concepto de fumigación” 5 millones de dólares o cómo es que logró desviar 400 millones de dólares en total a tres cuentas propias en EU por transacciones irregulares en la compra de jugadores. Aquí lo interesante es descubrir los dos puntos en los que puede caer quien está a la cabeza de la institución: Se necesita ser muy inocente y mal administrador para no darse cuenta de lo que está ocurriendo o es evidente que la complicidad y los malos manejos son producto de un beneficio personal.

Sin duda alguna, hay muchos involucrados que han sido sus solapadores este tiempo. Tantas “genialidades fraudulentas” no pueden ser ejecutadas solamente por un hombre, es evidente que el sistema está corrompido y que a muchos les debió de haber tocado una parte del pastel.

En un futuro muy cercano veremos cómo se despedazan unos a otros, seguro caerán en contradicción de declaraciones una y otra vez, y a nosotros no nos quedará más que seguir especulando y atando cabos. La verdad pura y clara difícilmente será develada, cabe esperar que al menos en los próximos años la administración sea más transparente y su sistema de auditoría interna empiece a realizar su trabajo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5