×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
02 Abril 2019 03:41:00
El Golán
Me intriga la lucha por este territorio, que recientemente ha sido reconocido por Trump como parte del estado de Israel. Me intriga averiguar por qué es tan disputada esta franja. Wikipedia: “Los Altos del Golán es una meseta ubicada en la frontera entre Israel, Líbano, Jordania y Siria. Abarca un área aproximada de 1800 kilómetros cuadrados (un poco más que la ciudad de México y su área conurbada). Israel conquistó este territorio a Siria durante la guerra de los Seis Días (1967) y la guerra de Yom Kipur (1973).

La ONU, a través de la Resolución 242 de su Consejo de Seguridad, adoptada por unanimidad, lo considera territorio ocupado. Israel, en cambio, lo considera territorio en disputa. Desde entonces, es parte del conflicto árabe-israelí y crucial en las negociaciones de paz entre Israel y Siria.

El nombre Golándesigna tanto a una región geográfica e histórica como a los territorios que Israel ocupa actualmente. A fecha de 2019, sólo Estados Unidos reconoce a título individual el control israelí de los Altos del Golán”.

¿POR QUÉ?

Repito mi pregunta: ¿por qué tanto jaloneo por ese territorio? La mayoría de las fuentes dicen que se trata de un disputa puramente política y bélica (Trump dijo que tomó la decisión por razones de seguridad y estratégicas, en referencia a Irán: su gobierno está convencido de que Irán está utilizando Siria como base para apuntar contra Israel, y los Altos del Golán son la primera línea), pero yo creo que hay algo más de fondo (estos canijos políticos nunca dicen toda la verdad sobre nada; si aceptan algo, es porque esconden algo peor atrás).

MÁS QUE UNA HISTERIA

Este texto de James Howard Kuntsler señala el meollo del problema: “En su nuevo libro, Peak Trump, David Stockman calificó el caso RussiaGate como ‘un ritual de duelo del Partido Demócrata’, un excelente diagnóstico.

Los golpes en el pecho tipo gorila se han prolongado durante más de dos años, provocando una histeria generalizada que ha hecho imposible que este país se gobierne a sí mismo, y abrió la puerta a algunas travesuras realmente graves cuando se afirmó el ala jacobina del partido y se propició el advenimiento de un estado fallido estadunidense. Todo esto es un preludio a una tribulación igualmente seria que se asoma por el lado de las finanzas y la economía para provocar la mayor crisis desde la Guerra Civil.

El dinero no está allí para realizar ninguno de los milagros de redistribución prometidos por Ocasio-Cortes y Bernie Sanders, a menos que la Reserva Federal sea obligada a imprimir mucho más dinero de la nada, en cuyo caso la consecuencia será que todos tengan muchos billetes que han perdido su valor.

El Congreso deberá investigar cómo EU acumulará otros 2 anglotrillones de dólares en deuda para financiar sus operaciones antes de las elecciones de 2020. Ellos son los que tendrán que votar para permitir que eso suceda.

Los desórdenes del dinero en los próximos meses, aparte de la Rusia Gate, seguramente desacreditarán a ambos partidos políticos.

Dudo que míster Trump lo sobreviva políticamente y que el Partido Republicano detrás de él esté tan desprovisto de un liderazgo creíble que pueda disolverse por completo como una niebla vespertina que precede a la fría oscuridad de la noche.

Para entonces, todo el establishment político de Estados Unidos será, cual dijo Mencken, como un ciego que tropieza en una bodega oscura en busca de un gato negro que no está allí. Las histerias no duran para siempre, pero la depresión económica que se avecina durará mucho, mucho tiempo, y la nación tendrá que encontrar alguna manera de adaptarse a un nivel de vida más bajo.

Ninguno de los remedios que se proponen hoy (el ingreso básico garantizado, Medicare para todos, el Green New Deal) servirá para alterar ese destino. La gran pregunta es qué tan desordenado y violento tendrá que ser el viaje.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5