×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
31 Enero 2020 04:05:00
¡El hedor de una sentencia!
Escuchar Nota
Fue un 20 de enero del 2016, cuando el columnista, periodista y académico, Sergio Aguayo, osó publicar en el periódico Reforma una opinión respecto a la pasividad del Gobierno de entonces para enfrentar la corrupción, refiriéndose de manera concreta al caso del exgobernador de Coahuila Humberto Moreira Valdés. Lo anterior se dio luego de la detención de este en Madrid por la presunta comisión de varios delitos, cargos que no le han sido hasta hoy demostrados.

“Moreira es un político que desprende el hedor corrupto; que en el mejor de los escenarios fue omiso ante terribles violaciones a los derechos humanos cometidos en Coahuila, y que, finalmente, es un abanderado de la renombrada impunidad mexicana”. Fue literalmente el texto que utilizó el columnista y la principal causa de molestia del exgobernador coahuilense, según se establece en las narraciones de hechos que sirvieron de argumento en la demanda por daños morales, que interpuso luego Humberto Moreira contra Sergio Aguayo, y que ahora ganó por 10 millones de pesos, por concepto de reparación.

La defensa de Aguayo, que ya ha depositado 450 mil pesos como garantía para evitar embargos a su patrimonio, asegura que el magistrado juzgador funda mal su condena, que tiene conflictos de interés y que incluso fue Humberto Moreira quien cuantificó su indemnización, sin demostrar el menoscabo a su honorabilidad por tal cantidad.

En resumen, el periodista condenado alega una serie de violaciones al procedimiento, algunas de carácter legal y otras tantas morales, sin embargo lo cierto es que, el Gobierno de Coahuila durante el mandato de Moreira, siempre observó sospechas de corrupción. La deuda pública del Estado se disparó a más de 30 mil millones de pesos, de los cuales solo la mitad fue acreditada ante la Auditoría Superior coahuilense, pero además 18 mil millones se contrataron con documentos falsos y sin la autorización del Congreso local, es decir, que por lo menos la mitad de la deuda es ilegal.

De igual forma, en tiempo de Humberto Moreira el estado sufrió un incremento de la violencia del crimen organizado y estuvo azorado por la delincuencia; Javier Villarreal, quien era su jefe de Finanzas, fue declarado culpable en Estados Unidos por lavado de dinero que extrajo del erario de Coahuila. Un empresario conocido como “El Rey de los Dragones”, confesó en Texas que en los años de Humberto Moreira como Gobernador, dio dinero a cambio de contratos para pavimentación en carreteras de Coahuila; A Jorge Torres López, quien lo sustituyó en el cargo de Gobernador y que era su secretario de Desarrollo Social y de Finanzas lo extraditaron a EU, con cargos por lavado de dinero, en octubre pasado.

En fin, es difícil opinar con certeza si la sentencia que condena al periodista es verdaderamente un acto de aplicación de derecho, o bien es un golpe seco a la libertad de expresión, dado que no conozco a plenitud el expediente formado al caso, pero lo que sí sé, es que este fallo servirá demasiado a quienes ahora pretender aplicar su voluntad sin encontrar cualquier contrapeso, a quienes a pesar de hacer mal las cosas detestan ser criticados, a aquellos a quienes les incomodan las críticas por considerarse infalibles, incluso a quienes ya preparan alianzas con estos que en otros tiempos en que si se podía, fueron descubiertos y criticados.


Imprimir
COMENTARIOS