×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
14 Noviembre 2020 04:04:00
El ‘huachicol’ en la importación de gasolinas
Escuchar Nota
Producto de la corrupción que aún persiste en las 49 aduanas terrestres, marítimas y fronterizas del país, cientos de miles de litros de gasolina y diesel ingresan ilegalmente al país todos los días, a través de un contrabando constante en el que participan empresas, particulares y el crimen organizado.

Los combustibles importados no son reportados al fisco o se introducen con engaños y trucos, como declarar “aceites” para evadir el pago de impuestos especiales. Todas esas importaciones de combustibles, que pasan principalmente por las aduanas fronterizas de Tamaulipas y puertos como Manzanillo, son vendidas en el mercado ilícito de gasolinas que existe en México y que le genera a Pemex una pérdida de 40% del mercado legal de los combustibles, que significan 500 mil millones de pesos al año que pierde la paraestatal.

Un estudio interno de Pemex, elaborado por el consejero independiente Rafael Espino de la Peña y fechado en noviembre de 2019, alerta a la Dirección General de la empresa, encabezada por Octavio Espinoza, que a pesar del éxito en el combate al “huachicol” y la disminución en el robo de combustibles y terminales de almacenamiento de la empresa, que redujo las ventas de gasolina robada en las gasolineras, Pemex sigue perdiendo casi medio billón de pesos cada año por el mercado negro de gasolina y diésel.

Asimismo, señala que esta práctica continúa y ha crecido, a través de las importaciones ilegales de esos combustibles que ingresan desde el sur de Estados Unidos y en otros como importaciones “legales” pero que no son reportadas en las aduanas por la corrupción, el engaño y el negocio millonario que representan la venta de esos energéticos en el mercado ilegal, que generan flujos y ganancias cercanas a los 20 mil millones de dólares al año para el crimen organizado.

Más carros pero menos venta de gasolinas

El estudio ordenado por Pemex y que le fue presentado al presidente López Obrador desde el año pasado, es en buena parte la razón por la que el Presidente decidió entregarle al Ejército mexicano y a la Secretaría de Marina el control de las aduanas terrestres, al primero, y de los puertos marítimos, a la segunda.

La militarización de las Aduanas fue la salida del Mandatario ante el fracaso evidente que ha tenido su Gobierno para tratar de controlar la enorme corrupción que aún prevalece y que ocasiona una fuga de recursos al erario federal calculada en más de medio billón de pesos cada año.

Tres directores civiles que ha nombrado este Gobierno, primero Ricardo Peralta, luego Ricardo Ahued y ahora Horacio Duarte, no han podido controlar y menos acabar con la corrupción que el mismo Presidente definió como “el monstruo de 100 cabezas”, mientras que expertos en el tema consideran que las aduanas son el “píloro” de la corrupción en el país, porque por ella pasa todo.

El Peñato y el huachicoleo de importación

Para explicar porqué la estrategia de combate al robo de combustibles del presidente López Obrador, una de las primeras medidas adoptadas por su Gobierno en diciembre de 2018 al tomar posesión, que incluso ocasionó una crisis nacional de desabasto de gasolina y diésel durante enero y febrero del 2019, el análisis del consejero independiente de Pemex, Rafael Espino, explica que durante el sexenio de Peña Nieto el incremento gradual del IEPS y el IVA a las gasolinas, además de la “lógica anticonsumidor con que se llevó a cabo la Reforma Energética”, hicieron que con los llamados “gasolinazos” o aumentos en el precio de los dos combustibles, se rompiera la paridad histórica de precios que había entre México y Estados Unidos.

¿Podrá en algún momento el Gobierno de AMLO detener la sangría de recursos y el robo a Pemex que se creyó que terminaba con detener el robo a ductos, pipas y terminales de almacenamiento y con el desmantelamiento de la mafia interna, que alimentaba ese saque de los recursos energéticos del que participaba el crimen organizado?… Los dados mandan Serpiente Doble. Semana complicada.
Imprimir
COMENTARIOS