×
Inés Sáinz
Inés Sáinz
ver +

" Comentar Imprimir
20 Febrero 2010 05:02:30
El infortunio de Aguirre
Las reacciones por lo que declaró en días pasados “el Vasco” no se hicieron esperar, pero no debemos crucificarlo por un error.

Sé que México entero quedó sorprendido y perplejo después de que se difundiera con mayor rapidez que las partículas atómicas las declaraciones de “El Vasco” en tierras españolas en días pasados acerca de su sentir sobre la vida en México. Las reacciones no se han hecho esperar y la crítica es severa, pero tal vez lo más triste de esta situación es que parece haberse acabado la magia de identidad y apoyo que los mexicanos le han manifestado siempre a Javier.

Y aunque he tratado de analizar a conciencia las palabras directas del seleccionador mexicano, de verdad que no logran hacerme sentido con lo que ya antes he tenido oportunidad de hablar con él, y menos aún con lo que resulta ser tal vez lo más importante: he visto su actuar en tierras extranjeras y siempre ha puesto el nombre de México en alto.

Incluso hace tan sólo un par de semanas tuve la oportunidad de convivir con él en una Convención en Veracruz, en donde lo entrevistaba frente a un extenso auditorio, ahí le hice una pregunta que hoy en día me dará la razón acerca de mi incertidumbre:

LE PREGUNTE:

— Javier ¿Por qué aceptaste tomar de nuevo la Selección Nacional cuando las cosas pintaban tan complicadas y tu prestigio como entrenador quedaba en juego? Ya que de no haber logrado la calificación habría perdido en gran parte lo que tantos años le ha costado construir.

SU RESPUESTA

— Porque antes que nada tengo un compromiso y una responsabilidad con mi país, no hay nada más valioso que poder trabajar por tu patria y devolverle de alguna forma lo que ha hecho por mí y mi familia. (Ahí me contó un poco de cómo su familia llegó de España a México y las oportunidades que encontraron).

Mi conclusión es que no supo expresar de forma correcta su sentir, y quizá la habilidad del entrevistador lo envolvió en un laberinto del que no pudo escapar. Lo fue llevando ante la realidad de los hechos ocurridos en los últimos tiempos en nuestro país y que han trascendido fronteras y con los cuales simplemente no podemos evitar ser presa de la crítica internacional. Pero en situaciones así, no nos queda más que ser los mismos mexicanos los que demos la cara por nuestro país.

Pero de nada sirve que nuestra energía se canalice de forma negativa y busquemos crucificar a alguien que ha trabajado de nuestra mano. Todos somos humanos y cometemos errores, así que no demos tanta importancia en este momento a lo que ha ocurrido ya que lo verdaderamente importante es que sigamos unidos en esta aventura que promete llevarnos lejos en Sudáfrica.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5