×
Armando Fuentes Aguirre
Armando Fuentes Aguirre
ver +
Es un escritor y periodista nacido el 8 de julio de 1938 en Saltillo, Coahuila, México, siendo hijo de Mariano Fuentes Flores y Carmen Aguirre de Fuentes. Es famoso por su humor, el que ha plasmado en su obra escrita. A los quince años de edad obtiene la licencia de locutor de radio. Abogado por la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila, es maestro en Lengua y Literatura, así como maestro en Pedagogía, por la Escuela Normal Superior de Coahuila.

" Comentar Imprimir
09 Julio 2019 04:02:00
El joven Venustiano
Igual que sucede con todos nosotros, en los primeros años de Venustiano Carranza está la semilla de todos los otros que vivió.

Don Venustiano Carranza fue alumno del Ateneo Fuente, preclara institución educativa de Coahuila. Correspondió a las enseñanzas de su Alma Mater enviándole –ya en tiempos de su presidencia– una lucida colección de valiosos cuadros de pintura que seguramente se carranceó Carranza tomándolos de iglesias y galerías diversas, con los que se formó la importante pinacoteca del plantel.

De ese glorioso Colegio, el Ateneo saltillense, yo también fui estudiante, maestro luego durante muchos años y finalmente director. Recuerdo que una vez hice buscar en los archivos escolares las calificaciones del joven Venustiano.

Quería darlas a conocer nacionalmente, pues seguramente en los altos promedios del estudiante se encontraría su futura grandeza.

Vi aquellas calificaciones y discretamente pedí que las volvieran a poner en su lugar: el estudiante de Cuatrociénegas había mostrado apenas un aprovechamiento regular. Quizá se estaba reservando para hazañas mayores que las académicas.

En el año 74 del antepasado siglo Carranza ingresó en la Escuela Nacional Preparatoria de la Ciudad de México. Estaban en su apogeo ahí las enseñanzas positivistas de Comte, nacionalizadas por Gabino Barreda y luego por el doctor Porfirio Parra.

El muchacho de Cuatro Ciénegas, lector devoto de libros de Historia, vio históricos acontecimientos de su tiempo: la caída del presidente Lerdo y la entrada triunfal –vuelo del águila– del victorioso don Porfirio Díaz.

Se ha dicho que Carranza cortejó a una hermana de José Martí, la cual vivía en una casa sita frente a la Escuela de San Ildefonso. Al parecer hay una confusión, y el cortejante fue otro joven apellidado Ocaranza. De cualquier modo enfermó de la vista el joven Venustiano, y eso lo obligó a abandonar sus proyectos de llegar a ser un médico famoso.

Regresa a su pueblo, y a los 28 años es designado presidente municipal de aquel lugar. Bien pronto conoció las tormentas de la política. Don Porfirio quería que José María Garza Galán se reeligiera en el gobierno de Coahuila. Este militar, antiguo comanchero –es decir, combatiente de indios– se había convertido en señor de horca y cuchillo.

Su conducta moral era bastante inmoral; le daba por las mujeres, a las cuales rendía de grado o por fuerza. Cultivador del espíritu –del que está contenido en vinos y licores–, era buen comedor, muy dado a orgiásticos desenfrenos.

La familia Carranza se opuso a la reelección de Garza Galán, y se levantó en armas contra él. Don Porfirio pensó que aquella rebelión era contra su persona, y puso en la mira a los Carranza, a quienes juzgaba instrumentos de Evaristo Madero, viejo adversario suyo.

Díaz vio en Venustiano a un peligroso revolucionario. Se equivocaba.

Carranza era solamente un político. Y como político actuó: fue a la capital recomendado por don Bernardo Reyes, habló con don Porfirio y lo convenció de retirar su apoyo a Garza Galán. A resultas de esa experiencia Carranza se convirtió en seguidor de Reyes y en fiel partidario del presidente Díaz.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65