×
Aida Sifuentes
Aida Sifuentes
ver +
Es originaria de Sabinas, Coahuila. Egresó de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila y actualmente estudia ingeniería civil en la misma universidad. Colaboró en el Centro Cultural Vito Alessio Robles como correctora de estilo, y se ha desempeñado como periodista cultural. Es ajedrecista profesional y lectora por vocación.

" Comentar Imprimir
14 Octubre 2018 04:00:00
El laberinto emocional de la derrota
El ajedrez, siendo un deporte de gran demanda mental, nos demuestra que la paz interior es una necesidad básica. No son pocos los ajedrecistas que han desarrollado problemas psicológicos debido a la intensidad del deporte: Bobby Fischer, el gran genio estadounidense; o el mexicano Carlos Torre Repetto.

El 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental. Pese a los múltiples discursos de “sólo estás distraído”, la depresión es un problema serio: el Cesame de Torreón declaró que atienden dos intentos de suicidio diarios.

La historia de Carlos Torre está plagada de asombro y misticismo. Fue uno de los ajedrecistas mexicanos más prodigiosos del país pero se retiró de los tableros a los 24 años. Es lamentable que su carrera terminara de forma tan meteórica, en un abrupto cambio de la cúspide, derrotando a la élite del ajedrez como Lasker, a sufrir crisis psicóticas y vagar en solitario por las calles. Pasó los últimos días de su vida recluido en un sanatorio de Monterrey donde se dedicó al budismo. Al final sus restos regresaron a su natal Mérida. 

Recientemente el Centro de Alto Rendimiento de Madrid ha reconocido la importancia de incluir psicólogos en su equipo de entrenadores. En un artículo publicado recientemente en el diario El País, señalan la necesidad de incluir apoyo psicológico para los atletas, y cómo la estabilidad emocional cambia significativamente el resultado de los deportistas en las justas.

Pero por qué tuvimos que esperar tanto tiempo para darle la importancia merecida a la paz mental. Un atleta de alto rendimiento invierte grandes horas en perfeccionar su técnica y ganar condición física, pero una mínima parte la invierte en su salud mental.

El desgaste emocional es tan devastador como el agotamiento físico: encerrarse en una idea, darle vuelta mil veces, buscar dónde estuvo el error que ocasionó la derrota. Si no se cuenta con ayuda de un profesional los resultados, como hemos visto, pueden ser catastróficos y reducir una brillante carrera a la nada.

Hablar de nuestros problemas es un buen primer paso. Pero no hay que minimizar la situación y siempre es importante recurrir a un experto que brinde asesoría especializada.

La salud mental no es una broma.

La derrota puede encerrarnos en un laberinto emocional del que difícilmente se puede salir solo.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65