×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
08 Mayo 2020 04:05:00
El maestro de la distracción
Escuchar Nota
Todos han sido víctimas del maestro de la manipulación, el rey del marketing, en donde su producto es él mismo; considerado como un excelente comunicador de masas y líder de opinión en donde sus discursos sirven para confundir, desmentir a sus enemigos, utilizando una propaganda barata de populismo. Aquel que dirige a todo México desde muy temprana hora en sus ruedas de prensa mejor conocido como “las mañaneras”.

En efecto López Obrador, el Presidente de México; ha logrado su objetivo a nivel nacional en sus conferencias matutinas desviando la atención de los asuntos de alta prioridad y mal gobierno; porque todos están a la expectativa sobre qué disparate va decir cada mañana.

Ha logrado acaparar el interés de todos a tal grado que ni siquiera necesita los espacios publicitarios gratuitos asignado a partidos políticos porque en este caso AMLO, no los necesita teniéndolos de sobra con “las mañaneras” de lunes a viernes durante todo el año.

La lucha constante contra la corrupción de Andrés Manuel López Obrador, solo se aplica en expedientes oficiales cuando se trata de sus viejos adversarios, pero cuando se trata durante la presente Administración del Gobierno Federal los combate solamente de palabra, es decir, con una simple tergiversación del discurso cuando es cuestionado.

Ha desarticulado al sector político, pero sobre todo a los congresos locales, en donde quienes presiden el Congreso del Estado de las diferentes entidades federativa, y comparándolos a lado de AMLO, solo figuran como simples principiantes que caen fácilmente en el juego de la manipulación de López Obrador; como ha sucedido en el Congreso del Estado de Coahuila cuando estuvo al frente como Presidente de la Junta del Gobierno del Congreso de esta entidad federativa, Marcelo Torres Cofiño del partido del PAN y actualmente estando al frente el partido de la “chiquillada” la UDC con Emilio de Hoyos Montemayor; ambos han lucido y lucen todavía como políticos novatos que han hecho al Congreso de Coahuila una institución débil y sin objetivos, en donde solo se emiten de ahí puras recomendaciones, críticas al gobierno federal y propuestas que no aportan beneficio alguno a los coahuilenses.

López Obrador ha hecho posible hacer de su persona y así como sus declaraciones y decisiones en un tema para distraer al país. Muchos políticos mexicanos, incluyendo a los congresistas locales, alcaldes y hasta gobernadores de diferentes entidades federativas sirvan como un espacio más para dedicarle a AMLO en las tribunas políticas para ser criticado, sirviendo esto como una extensión de su púlpito de su distracción a la verdad, generando confusión entre la población y ganándose el beneficio de la duda.

Han sido pocos los mandatarios municipales y estatales quienes han logrado ser inmune a las distracciones y mentiras de López Obrador, es decir, ahí tenemos a un gobernador de Coahuila en donde el Ing. Miguel Ángel Riquelme Solís, figura entre los primeros lugares del ranking con mayor aprobación en México. Lo anterior publicado por la consultoría Massive Caller, empresa especializada en las consultas de opinión pública.

Lo mismo sucede con el alcalde de la capital de Coahuila, es decir, Manolo Jiménez Salinas, alcalde de Saltillo quien está calificado por la empresa Mitofsky con una calificación sobresaliente en su aprobación en sus funciones durante el mes de marzo del 2020, siendo ésta la última consulta hecha por esta empresa de consultoría para la evaluación de Alcaldes de México.

La obsesión de vivir del pasado del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y una ideología política que no existe más que solo en su imaginación está llevando a los mexicanos a la bancarrota de los ciudadanos y de los gobiernos locales, así como estatales. Un gobierno federal que volvió a un pasado a la censura de sus instituciones de salud pública, y carencia tanto de personal, medicamentos y equipo. Un juego de palabras que denotan un espejismo de lo que es un buen gobierno, pero cuando se esfuma esa falsa visión la realidad será demasiado tarde para todos los mexicanos. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS