×
Carlos Loret de Mola
Carlos Loret de Mola
ver +
Carlos Loret de Mola estudio en el ITAM, la carrera de Economía. Estuvo en Acir, en Imer con Rocha, luego en Radio 13, después en W Radio y ahora también en Televisa. Nació en Mérida, Yucatán, México. Es licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México(ITAM). Es conductor del informativo matutino Primero Noticias (1:N) en el canal 2 de Televisa, y del noticiero vespertino “ Hoy por Hoy” en W Radio. Ha sido corresponsal de guerra en Afganistán y Haití. En Indonesia cubrió los desastres que ocasionó el Tsunami. Es autor del libro “ El Negocio . La economía de México atrapada por el narcotráfico” y coautor de “ Bitácora de Guerra”. Carlos Loret de Mola trabajaba con Ricardo Rocha como reportero y un día lo llamó Luis Vázquez, quien es el Productor General de Noticieros de Televisa, y le dijo que si quería hacer un casting porque estaban por iniciar un nuevo proyecto de noticieros para Canal 4 y buscaban un conductor. Hizo el casting y antes de que llegara a su casa ya le habían hablado para decirle que lo habían seleccionado. Cuando lo contrataron, Leopoldo Gómez, Vicepresidente de Noticieros, le dijo que tenía total libertad para elegir los contenidos del noticiero. 2004 Carlos Loret de Mola es desde el 11 de octubre el titular del noticiero matutino del Canal de las Estrellas, Primero Noticias. Su trayectoria profesional ha sido reconocida con el Premio Nacional de Periodismo 2005 y con una Mención Especial en el Premio Nacional de Periodismo 2001; el Premio del Certamen Nacional de Periodismo durante 2002, 2003 y 2004; el Premio de la Asociación Nacional de Locutores en 2002 y 2003, el Primer Premio Parlamentario de Periodismo en 1998, entre varios otros. 2007 Carlos Loret de Mola viaja a Tabasco para dar cobertura personalmente a la tragedia de las inundaciones en esa región de México. Una semana después de haber terminado su programa en W Radio (del grupo Radiópolis), el periodista Carlos Loret de Mola debutó con una nueva emisión en Radio Fórmula, con el programa Contraportada.

" Comentar Imprimir
07 Noviembre 2019 04:08:00
El (mal) carácter del Presidente
El verdadero peligro para el Presidente es que el episodio de Culiacán le rompió la racha. Desapareció ese López Obrador al que todo se le resbalaba. Lo que hemos visto desde la semana pasada es al Andrés Manuel que pierde los estribos, que inventa conspiraciones, al del “cállate, chachalaca” que aprovechó en 2006 el PAN para exhibirlo como un radical que despierta temor entre los electores.

A López Obrador se le resbaló haber dejado sin gasolina al país al arranque de su mandato. Le “hizo lo que el viento a Juárez” el estancamiento económico derivado de sus decisiones y señales negativas a los inversionistas. No le quitó un punto de popularidad que las cifras de violencia repuntaban. Aguantó ser amigo de Trump y hacerle el muro en la frontera sur con la Guardia Nacional. Y hasta le alcanzó para defender a Bartlett y solapar a Bonilla. Tremenda racha.

Un Presidente feliz, feliz, feliz. Una máquina de hacer dichos y frases pegajosas que todo mundo repite. Una máquina de generar confianza en el ciudadano de a pie. Una máquina de comunicar y empatar con el ánimo de la gente. Pero llegó Culiacán y todo cambió.

Se le nota enojado, descuadrado, de mecha corta, frustrado, radical. ¿Lo han visto recientemente en las mañaneras? Viernes, lunes, martes, miércoles. Es otra vez el López Obrador que explotaba iracundo en las plazas, que no generaba empatía ni confianza sino preocupación.

Ha tratado de sacudirse el acoso de la realidad. Tras el fracaso de Culiacán, ha intentado pelearse con la prensa, advertir vagamente sobre un supuesto golpe de Estado y denunciar una guerra “patito” de bots que lo atacan.

Parecía que lo lograba, hasta que se le estrelló la realidad de la tragedia LeBarón. Así que ayer volvió a tratar de provocar a los periodistas críticos, ya sin éxito. Al mago le descubrieron el truco.

La realidad le va ganando a la narrativa del Presidente. Ha fracasado en su intento de tender cortinas de humo. Eso parece que lo desquicia. Lo hace presentar la peor versión de sí mismo. Ya no es solo una gestión que tropieza, sino el carácter del Presidente que la encabeza.

SACIAMORBOS
Las conferencias mañaneras pasan por una buena racha: de ejercicios de propaganda, a ejercicios de rendición de cuentas. Ojalá esta transformación sea duradera. Los reporteros que cuestionan, aún acosados por el Presidente mismo y sus ejércitos en redes sociales, ganan notoriedad y respeto.

Y la ciudadanía desde las mismas benditas redes, se burla incansablemente de los que adulan en vez de preguntar. El Presidente, descompuesto, ya no sabe a quién cobrársela: no bien termina de preguntar un reportero de TVAzteca que ya está fustigando al medio, y le dedica un par de días a exhibir su rencor hacia ¡La Jornada!
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65