×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
05 Marzo 2019 03:54:00
‘El Mayo’ Zambada, ¿transexenal y pluripartidista?
Como ha ocurrido desde las últimas semanas, ayer aparecieron narcomantas en varios estados del país, en las que presuntamente el líder del cártel de Sinaloa, Ismael “El Mayo” Zambada, llama a los otros cárteles “a dialogar” y les advierte “o se alinean o los alineo” porque, según se afirma en esas mantas, “con el apoyo del Gobierno federal, comienza la limpia a la vieja escuela”. Esos mensajes, firmados por “El Mayo” se reportaron ayer en varios puntos de las ciudades de Zamora, Michoacán, y en la fronteriza Matamoros, Tamaulipas, en donde llamaron especialmente la atención por la reciente detención, el viernes pasado, del líder del cártel del Golfo, José Alfredo Cárdenas Martínez, “El Contador”.

Mantas con mensajes similares, apoyando “la pacificación del Gobierno federal” y advirtiendo que van “a limpiar las plazas”, aparecieron también en febrero en ciudades de Jalisco, Sinaloa, Sonora y Quintana Roo, todas ellas después del 16 de febrero, fecha en que el presidente Andrés Manuel López Obrador visitara los municipios de Badiraguato, Sinaloa, tierra de “El Mayo” Zambada y Tamazula, Durango, ambos ubicados en el Triángulo Dorado del narcotráfico, y ahí reiterara que “no vamos a serenar al país con la fuerza, porque el fuego no se apaga con el fuego” y ofreciera una “paz y tranquilidad” fruto de la justicia.

Aunque hasta ahora ninguna autoridad ni instancia federal se ha pronunciado por el contenido de esas narcomantas, el que aparezca el nombre de “El Mayo” Zambada, quien fuera compadre y socio de Joaquín “El Chapo” Guzmán, y apareciera mencionado por testigos en el reciente juicio de Nueva York como presunto autor de presuntos sobornos a los presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, negados por ambos exmandatarios, remite al capo más importante y buscado en México, tanto por la DEA como el Gobierno mexicano, que junto con Nemesio Oseguera “El Mencho”, del Cártel Jalisco Nueva Generación, representan las dos cabezas principales del narcotráfico.

Pero a diferencia del “Mencho”, cuya fuerza, poder criminal y leyenda son de nuevo cuño y datan apenas del sexenio pasado cuando se fortaleció su liderazgo delincuencial y su organización, el de “El Mayo” Zambada es un poder que trasciende ya varios sexenios, partidos y transiciones políticas en México. Se diría, por la nueva aparición de su nombre y por lo que dicen los mensajes difundidos en varias ciudades de la República, que el actual líder visible del cártel de Sinaloa, que nació y creció como capo de la droga con los antiguos regímenes del PRI, que se fortaleció con los dos gobiernos del PAN y volvió a la cúspide con el regreso priista a Los Pinos en 2012, hoy se apresta a sumarse a la Cuarta Transformación. Montado en el discurso de pacificación y de fin a la guerra contra el narcotráfico que proclamó el presidente López Obrador, Ismael Zambada García parece que pretende ahora ser de nuevo un capo sexenal en el régimen de Morena.

Queda claro que no se puede validar o dar por auténticos los mensajes que se difunden en las llamadas “narcomantas”, utilizadas a veces como forma de contrapropaganda entre grupos del rivales del narco; pero ante la reiterada afirmación de que los capos firmantes actúan “con el apoyo del Gobierno federal”, bien valdría la pena que el Gobierno se pronunciara y se deslindara de cualquier grupo que esté utilizando falsamente su nombre. De lo contrario se generará la percepción de que capos como “El Mayo”, no sólo son transexenales y pluripartidistas, sino que sí serán parte o ayudarán en la estrategia de seguridad federal que, de la mano del secretario Alfonso Durazo, ha prometido “pacificar” al país.

Los dados mandan Escalera doble. Bueno el tiro.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5