×
Voces de la Región
Voces de la Región
ver +
Zócalo se preocupa por tener a sus lectores al tanto de la economía y cómo afecta sus finanzas, por lo que este espacio es una ventana dedicada a economistas locales para expresar sus puntos de vista sobre la economía estatal, nacional e internacional. Asimismo opinan sobre sucesos financieros e indicadores de interés general como la inflación, los precios del petróleo y la paridad peso-dólar, entre otros.

" Comentar Imprimir
09 Mayo 2016 03:00:42
El misterioso caso de los empleos desaparecidos
Según el INEGI, la tasa de desocupación nacional en marzo con cifras originales resultó ser la más baja desde junio de 2008. Solamente un 3.7% de la Población Económicamente Activa (PEA) se encontraba sin una fuente de empleo.

Con datos ajustados por estacionalidad el indicador fue de 4.2%, dos décimas por debajo de la cifra más alta registrada el año pasado e igual que el dato más bajo registrado en 2015.

El misterio que envuelve a las cifras anteriormente mencionadas surge cuando incorporamos un suceso que empezó a generarse a partir del año pasado: los despidos de personal realizados por Pemex y el Gobierno federal.

Tan sólo el año pasado la petrolera redujo su plantilla en poco menos de 15 mil trabajadores, más otros 2 mil 961 puestos en el primer trimestre del presente año. Y si le seguimos rascando, tendríamos que sumarle las 6 mil 851 plazas que se perdieron en el mismo periodo en la administración pública federal.

Total que ya sumadas todas estas escalofriantes cifras nos daría que entre 2015 y el primer cuarto de 2016 llevamos algo así como 24 mil 800 plazas cortadas tan sólo en el sector público, lo que representa el 0.04% de la PEA que registró el INEGI al cierre del último trimestre del año pasado.

Y sin embargo, lejos de meterle presión al mercado laboral, tal parece que ocurre todo lo contrario: las condiciones han mejorado. O por lo menos eso es lo que nos dicen las cifras de deso-cupación del INEGI.

¿A dónde se han ido esos desempleados? Existen tres posibilidades. Una es que hayan desistido de buscar trabajo, por lo que de ser así, las estadísticas ya no los cuentan como desocupados.

Veamos qué sucede. La tasa neta de desocupación, que mide el porcentaje de la población de 15 años o más que forma parte de la PEA, fue de 59% en marzo, cuando en agosto del año pasado había sido de 60.3 por ciento. Es decir, el porcentaje de personas en edad de trabajar que no buscan ocuparse aumentó, situación que le quita presión a las estadísticas de desempleados.

La segunda posibilidad es que se hayan empleado en el sector formal de la economía. De acuerdo con los registros del IMSS, de enero de 2015 a marzo del presente año se ha incrementado en 855 mil 535 el número de trabajadores asegurados ante el instituto. Lo malo es que no contamos con elementos para afirmar que los despedidos por Pemex y el Gobierno federal sean parte de esta estadística. Menos cuando se estima que una cifra similar son los jóvenes que se incorporan año tras año al mercado laboral.

La tercera alternativa es que hayan pasado a formar parte de la economía informal, lo cual parece no explicar esta hipótesis, toda vez que, según el INEGI, la tasa de ocupación en el sector informal de 2015 a la fecha ha disminuido en alrededor de un punto porcentual.

La incógnita sigue en el aire. El misterio que envuelve a las cifras de empleo parece no tener una respuesta consistente.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5