×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
15 Marzo 2020 04:09:00
El negociazo de $39 millones en el Instituto Electoral de Coahuila
Escuchar Nota
Mientras el árbitro electoral de Coahuila emprende una estrategia para mostrarse políticamente correcto al exterior, y usa los temas de género como escudo protector contra las críticas a su actuación, al interior acaba de fraguar un negocio de 39 millones 34 mil pesos con los materiales que serán usados en la próxima elección del 7 de junio.

A través de la “licitación pública nacional” identificada con el folio IEC/002/2020, el 6 de marzo el Instituto Electoral de Coahuila falló a favor de la sociedad mercantil Formas Finas y Materiales, S. A. de C.V., de la Ciudad de México para que provea básicamente urnas, mamparas, marcadores y cajas para paquetes electorales a un costo de 39 millones 34 mil pesos.

Para dimensionar la cifra: en las votaciones de diputados locales que se avecinan se instalarán 3 mil 863 casillas en la entidad, distribuidas en 16 distritos electorales. Eso significa que cada mesa receptora del voto costará 10 mil 104 pesos. O simplificado aún más: $10 mil 104 pagará el IEC por dos mamparas y dos urnas de plástico, lápices y dos cajas de cartón corrugado.

Al menudeo, cabe señalar, dichos materiales no costarían más de 2 mil pesos en conjunto, incluyendo las cintas especiales de seguridad que deben portar, y aún con el resto de características técnicas que necesitan. ¿A razón de qué, entonces, el precio al mayoreo se multiplica por cinco?

Inclusive de las tres propuestas presentadas por proveedores invitados a participar en la convocatoria, una de ellas (Grupo Manufacturero de Materiales Electorales, S.A. de C.V.) ofrecía surtir los mismos insumos requeridos a cambio de 11 millones 576 mil 800 pesos. Es decir, 27 millones 457 mil 200 más barato. Inexplicablemente fue rechazada.

El sobrecosto es tan evidente que la misma empresa, Formas Finas y Materiales, S.A. de C.V., vendió el 13 de febrero de 2018, idénticos materiales electorales al IEC para la elección de ayuntamientos (3 mil 900 juegos también) pero solo en 20 millones 690 mil pesos. Reitero: exactamente los mismos, aunque casi a la mitad del valor actual.

Resulta increíble, por tanto, que se hayan encarecido 89% los productos en solo dos años. Comprar a ese precio en 2020, en el mejor de los escenarios, significa un despilfarro de recursos contrario a los principios generales de Administración pública. ¿No lo sabía su directora Ejecutiva de Administración, Miriam Yolanda Cardona de la Cruz?

Por lo demás, ¿quién es el suertudo que, pese a encarecer 18 millones 350 mil pesos los precios de 2018 a 2020, sigue siendo favorecido con dinero público?

La persona moral pertenece a la familia Carranza Sordo. Los hermanos José Antonio, María Margarita y Carlos Alberto de los mismos apellidos, quienes aparecen como socios en otras empresas como Grupo Omesa del Sureste, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Mariscos Naturales y Productos Alimenticios, en Cancún, Quintana Roo; Operadora de Maquinaria y Equipos, en Coatzacoalcos, Veracruz; y la sociedad anónima promotora de inversión de capital Comanel, en la Ciudad de México.

A su vez los hijos del primero, de nombres José Antonio, Alejandro y Jimena, y apellidos Carranza Fernández, constituyeron recientemente otras sociedades multipropósito como Zacatecas 149, Consultoría AM&RV, Proyecto Medellín, Eonsmoke México, Velosoft, Aplicación Werk, Maxa Glamp, y Justice System Solutions Latinoamérica.

¿Por qué es importante lo anterior? Porque al abarcar todo el abanico de posibilidades mercantiles, es más fácil dispersar (y por qué no, repartir) en un segundo momento el dinero público recibido, usándolas.

Así, mientras la consejera presidenta del IEC, Gabriela de León Farías, se ausentaba de sus labores “el nueve ninguna se mueve” para dar un mensaje político, y los consejeros Alejandro González Estrada y Gustavo Espinosa Padrón impartían un taller de Violencia de Género y Nuevas Masculinidades, a otros hombres, ese mismo día, 9 de marzo, se programó la firma en privado del contrato con Formas Finas y Materiales, S.A. de C.V., quien, según el acta resolutiva de la licitación IEC/002/2020, “cumple cabalmente”, lo cual es un “aspecto de gran relevancia”, como dictaminó el director Ejecutivo de Organización Electoral, Julio César Lavenant Salas.

Ahí está el verdadero mensaje político y no necesita vestirse de morado.


Cortita y al pie

No, dentro de los 39 millones 34 mil pesos que se pagarán por los materiales, no hay gastos relacionados con la jornada electoral: el domicilio donde se ubicarán las casillas lo prestan los ciudadanos o se trata de edificios públicos, y quienes integrarán las mesas directivas acuden voluntariamente a recibir y contar los sufragios de sus vecinos. Ahí no hay ejercicio presupuestal, pues.



La última y nos vamos


Alejandro González Estrada, Karla Verónica Félix Neira y Gustavo Espinosa Padrón, acaban su periodo de seis años como consejeros del IEC en 2021. Gabriela de León Farías el suyo de siete, en 2022. Ninguno participará ya en las elecciones para Gobernador de 2023, suponiendo que todavía existan los OPLE para ese año.

Ahora bien, justo en la coyuntura de renovación de cuatro de 11 asientos en el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (su superior jerárquico) y cambio obligado del status quo, por consecuencia, y con la propuesta de desaparecer los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE) aún vigente y sobre la mesa, los consejeros actuales del IEC están apostando por cuestionables negocios grandes (edificio faraónico de $74.7 millones, urna electrónica, compras infladas) como si fuese “Año de Hidalgo”. ¿Acaso para reunir un finiquito acorde a su voracidad?
Imprimir
COMENTARIOS