×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
15 Septiembre 2019 04:09:00
El negocio del alumbrado público en los ayuntamientos de Coahuila
Qué fue primero: ¿el empobrecimiento de los municipios de Coahuila o la comodidad de sus ayuntamientos para concesionar un servicio –en este caso alumbrado público– que ya no pueden –o no quieren– administrar porque les queda grande?

El pasado 27 de agosto Allende se sumó a la lista de quienes claudican y entregan sus lámparas a un particular, al votar en sesión de Cabildo un contrato de concesión por 12 años y un monto de 32 millones 199 mil 212 pesos (más intereses y accesorios financieros). Lo curioso es que su Alcalde, Antero Alvarado, ya fijó el monto a gastar y sólo falta quién haga el trabajo. Como en las licitaciones amañadas, pues.

Otro Ayuntamiento del norte del estado también gobernado por la UDC, Ciudad Acuña, concesionó el 29 de diciembre de 2017, a dos días de acabar el cuatrienio de Lenin Pérez, el servicio de alumbrado público por 20 años con la empresa NL Technologies, S.A. de C.V., cuya fama pública es intervenir en los municipios al cuarto para las 12 de su gestión. De último minuto.

Pero no es un asunto exclusivo de la UDC. Ramos Arizpe y Francisco I. Madero, ambos priistas en el periodo 2014-2017, también comprometieron el alumbrado público durante la gestión de Ricardo Aguirre y David Flores Lavenant respectivamente. Ambos por 20 años y también con NL Technologies, S.A. de C.V.

Monclova con Alfredo Paredes (PAN), por su parte, no concesionó pero sí compró en 2018 al mismo NL Technologies, S.A. de C.V. luminarias por 7 millones 98 mil pesos, como consta en los concursos ADQ-ALUM-001-2018 y ADQ-PR-LED-001-2018.

Sin embargo Saltillo se sale de toda proporción económica. El 24 de mayo de 2019, a través de un procedimiento secreto disfrazado de licitación pública, el Ayuntamiento adjudicó por 10 años el alumbrado público de la ciudad a tres empresas integradas en un consorcio, todas pertenecientes a la Familia Maiz, de Monterrey (para mayor referencia, dueños del equipo de beisbol Sultanes).

Se trata de MD Iluminación Nacional, S.A. de C.V., Constructora Maiz Mier, S.A. de C.V., y Comercializadora Marttiz, S.A. de C.V., quienes se embolsarán en la próxima década 888 millones 339 mil 817 pesos, más 142 millones 134 mil 370 de IVA. Un total de mil 30 millones 474 mil 187 pesos por concepto de modernización, mantenimiento y operación del servicio.

Cabe señalar que las sociedades mercantiles presentaron, cada una por separado, propuestas globales que no especifican cantidad ni calidad de los servicios a proveer. No se conocen siquiera las características técnicas, aún cuando había sobre la mesa una propuesta $111 millones más barata, presentada por Grupo Electro Iluminación y Proyectos de Occidente, S.A. de C.V.

Habrá, eso sí, pagos mensuales crecientes. Los primeros dos años, único periodo de Manolo Jiménez al frente del Ayuntamiento (2020-2021), se pagarán 4 millones 071 mil 230 pesos al mes. En cambio el tercer año, cuando ya no esté él, la cifra subirá hasta 7 millones 158 mil 098 pesos mensuales. El cuarto a 7 millones 407 mil 927. El quinto a 7 millones 743 mil 612. El sexto a 7 millones 992 mil 725. El séptimo a 8 millones 379 mil 387. El octavo a 8 millones 713 mil 931. El noveno año alcanzará los 9 millones 065 mil 304 pesos. Y el décimo 9 millones 424 mil 870 pesos.

Como es obvio, el lucimiento personal será solamente para un Alcalde, el actual, y la carga será mayor para los próximos ediles. Y menor el margen de maniobra durante cuatro administraciones, suponiendo que no se reeligiese ninguna de éstas. Así, en resumen, el convenio ata de manos a tres Ayuntamientos más y compromete las finanzas municipales por una década.

La licitación, aunque se dice fue pública y nacional con folio MSC-TM-013-2019, no ingresó a la plataforma Compranet de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público sino que simplemente se publicó en la página web del Ayuntamiento y el Periódico Oficial del Estado en la edición del 3 de mayo. Ni siquiera en diarios de circulación local, ya no se diga nacional. Tampoco hubo un procedimiento formal, con juntas de aclaraciones, apertura de propuestas técnicas y económicas. Nada.


Cortita y al pie

La Auditoría Superior del Estado, en el Estudio de Desempeño al Programa de Alumbrado Público de los Municipios de Saltillo y Torreón, elaborado en 2018, concluyó que éste no tiene pies ni cabeza.

El tema no es menor: se trata de la renuncia (o la incapacidad, o ambas) de los Ayuntamientos de Coahuila para proveer un servicio público básico que por obligación constitucional deben brindar. Y el importantísimo negocio que deriva de lo anterior.


La última y nos vamos

Si bien la máxima de un Estado es no hacer cosas que ya hacen los particulares para competir con ellos, como enseña Mazzucato en El Estado Emprendedor, disminuir su tamaño y alcance no parece una buena idea pues si no dan abasto con lo indispensable, ¿cómo van a invertir en asuntos más sofisticados y progresistas como innovación tecnológica o energías renovables?

Sencillamente no pueden. Se van achicando. Quedan reducidos a entes de renovación trianual manejados por un grupo en el poder que hace negocio privado con la obra pública. Y poca cosa más.
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65