×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
13 Septiembre 2019 04:03:00
El nuevo Grito de Independencia
Si consideramos que no fue sino hasta un día después que el Ejército de las Tres Garantías o Trigarante, de Agustín de Iturbide, entró a la capital de la Nueva España, y que esto sucedió el 27 de septiembre de 1821, es decir, 11 años después de iniciada la justa insurgente, y que la fecha precisa en que México alcanzó su libertad y su independencia lo fue el 28 de septiembre de 1821, día en que se firmó el Acta de Independencia del Imperio Mexicano, entonces debemos reconocer que poco hay que conmemorar los días 15 y 16 de septiembre de cada año.

Sin embargo, este 15 de septiembre deberá ser una fecha especial para todos los mexicanos, y lo digo por causa de que por primera vez el presidente Andrés Manuel López Obrador dará un Grito de Independencia en la plancha del Zócalo de la Ciudad de México, y que a decir de él mismo, con este grito estaremos celebrando el inicio de una nueva transformación para el país, lo cual sin duda ha iniciado desde diciembre pasado, fecha en que un nuevo régimen político dirige al pueblo mexicano.

Entonces, y de ser cierta esta aseveración que hace el Mandatario, a partir de este mes los mexicanos estaríamos dando nuevamente sentido a esa acta de Independencia, la cual a la letra dice: “La Nación Mexicana, que por trescientos años ni ha tenido voluntad propia, ni libre uso de la voz, sale hoy de la opresión en que ha vivido… Los heroicos esfuerzos de sus hijos han sido coronados, y está consumada la empresa, eternamente memorable, que un genio, superior a toda admiración y elogio, amor y gloria de su Patria, inició en Iguala, prosiguió y llevó al cabo arrollando obstáculos casi insuperables… Restituida, pues, esta parte del Septentrión al ejercicio de cuantos derechos le concedió el Autor de la Naturaleza”.

Para quien dude de que esta nueva Administración representa un cambio, debo recordarle que una de las primeras medidas que López Obrador ha ejecutado en esta nueva Administración para alcanzar su meta, ha sido la de imponer la filosofía política de Benito Juárez, a quien el tabasqueño admira grandemente y que se resume en la siguiente cavilación:  “(Los funcionarios públicos deben) Consagrarse asiduamente al trabajo, resignándose a vivir en la honrosa medianía que proporciona la retribución que la ley haya señalado”.

Sin duda, este cambio puede significar el verdadero inicio de tiempos mejores, y lo digo porque la mayoría de los mexicanos nos sentíamos bastante agraviados por los elevados sueldos y canonjías que se daban algunos funcionarios públicos y que era urgente reducirlos. Entonces, por tal fin, la Cámara de Diputados ya aprobó la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, el primer cambio de esta etapa de nuestro nuevo México.

La verdad no sé si con los ahorros que se logren conseguir con este recorte salarial a los altos funcionarios se pueda mejorar significativamente el bienestar de muchos mexicanos, pero lo que sí sé es que con esta simple acción renace en los mexicanos la esperanza de que, tarde o temprano, puedan alcanzarse los anhelos de justicia social que tanto hemos carecido, lo que es suficiente para pensar que el próximo domingo valdrá la pena gritar “viva México”.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65