×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
09 Junio 2019 04:00:00
El nuevo Videgaray
¿Qué opinión tenían de Luis Videgaray cuando era secretario de Hacienda? Casi puedo apostar que, quienes hoy lo dan todo por Morena coincidirán conmigo en que tuvo un pésimo papel y que su desempeño fue, para decir lo menos, decepcionante.

Sin embargo, cuando les demuestre que su líder supremo Andrés Manuel está haciendo exactamente lo mismo que Videgaray seguramente se aventarán una de sus sorprendentes maromas, de esas a las que tan acostumbrados nos tienen.

Sé de la mala memoria de muchos, así es que voy a recordarles los varios episodios que sucedieron entre 2012 y 2014, cuando el Banco Mundial, el Fondo Monetario, el Banco de México y las calificadoras crediticias, tan odiadas hoy por AMLO, redujeron una y otra vez las expectativas de crecimiento del país.

¿Cuál era la reacción del entonces secretario de Hacienda? Sostener su optimismo. Videgaray no decía que tenía “otros datos”, pero sí que había señales de que México crecería más de lo que pronosticaban esas

instituciones. En 2013 el exsecretario fijó el crecimiento para el país en 3.5%, un poco menos ambicioso o iluso, que Andrés Manuel. Los expertos señalaron una y otra vez que eso no era posible y fueron a lo largo del año reduciendo todavía más sus pronósticos.

¿Adivinen de qué lado estuvo la razón? Es obvio que de quienes pronosticaron que México no iba a crecer al ritmo que decía Videgaray. Incluso se equivocó cuando por fin reconoció que no sería 3.5% sino 1.7% porque al final el crecimiento del PIB fue de 1.4%, lastimosamente.

Lo mismo pasó en 2014. Para ese año, una vez más Videgaray aseguró que habría un crecimiento de 3.9%. Y otra vez las instituciones financieras y las acreditadoras dijeron que no sería posible.

Y de nuevo se cumplió: al finalizar el año, México cerró con un incremento de 2.8%. Bueno, pero no tanto como lo planteaba el exsecretario.

¿Y quién creen ustedes que se desgarraba las vestiduras cada vez que los expertos recortaban su pronóstico para México? Claro, el que hoy cuestiona los métodos de las agencias crediticias y dice que están al servicio del neoliberalismo. No les pido que me crean. Vayan y revisen la prensa de esos años y verán cómo, en ese entonces, AMLO creía fielmente en lo que anunciaban esos organismos internacionales. Al menos utilizaba el recorte de sus estimaciones para bombardear al presidente Peña Nieto y Luis Videgaray pensando, me imagino, que sería su contrincante en las urnas en 2018. 

Ya sabemos que no fue así y que finalmente Luis Videgaray se perdió entre sus desaciertos y su corrupción.

Pero, lo importante para nosotros los mexicanos, es que una vez más nos enfrentamos con una situación en la que todo mundo prevé un crecimiento limitado, pero quien toma las decisiones sobre la economía de país dice que están equivocados. Y ojalá lo estuviéramos. Realmente quisiera que al finalizar el año a todos nos taparan la boca. Ojalá y el país lograra esos anhelados incrementos del PIB de 4% o más.

Les aseguro que siendo así, sería el primero en aplaudir el logro. Pero no va a pasar y AMLO se confirmará como el nuevo Videgaray. Pobre país.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5