×
Voces de la Región
Voces de la Región
ver +
Zócalo se preocupa por tener a sus lectores al tanto de la economía y cómo afecta sus finanzas, por lo que este espacio es una ventana dedicada a economistas locales para expresar sus puntos de vista sobre la economía estatal, nacional e internacional. Asimismo opinan sobre sucesos financieros e indicadores de interés general como la inflación, los precios del petróleo y la paridad peso-dólar, entre otros.

" Comentar Imprimir
09 Noviembre 2015 04:00:39
El paradigma del TPP
Por: Guillermo Garza de la Fuente
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @guillermo_garza


Vaya afirmación se aventó la semana pasada el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, sobre que el Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en ingles) replicará el éxito que el Tratado de Libre de Comercio de América del Norte (TLCAN) ha tenido en el sector automotriz.

“El TPP será el paradigma comercial que el NAFTA (TLCAN) fue en el siglo 20, pues incorpora a 12 naciones que implican 38% del PIB mundial y que son responsables del 25% del comercio internacional”, sentenció.

Desde luego que esta afirmación será menospreciada por aquellos que desdeñan los beneficios del TLCAN y lo ven como un lastre al crecimiento económico de México.

Sin embargo, para otros tantos, los que estamos convencidos de que el TLCAN constituyó una de las reformas económicas estructurales más trascendentes que se han gestado en la historia de nuestro país, nos pone muy alta la expectativa sobre el TPP, aunque sea solamente en lo que respecta a la industria automotriz.

Puede parecer muy tentador el suponer que un área de libre comercio compuesta por naciones que aportan más de una tercera parte del PIB mundial, garantizaría de facto el éxito pleno de este acuerdo para cada uno de los países firmantes. Desafortunadamente, eso no tiene por qué ser necesariamente así.

Actualmente, las naciones integrantes del TLCAN aportan alrededor del 26% del PIB global. Pero el éxito que ha tenido este acuerdo comercial va más allá de su peso específico en la economía mundial, ya que responde a otro tipo de motivos.

La convicción plena de que la apertura comercial es un motor del crecimiento económico; la similitud en lo general de las culturas y formas de hacer negocios entre Canadá, Estados Unidos y México, así como la cercanía geográfica, son sin duda factores estratégicos que explican y refuerzan el éxito de la integración comercial en América del Norte.

Lo anterior sin demérito de que previo a la firma del TLCAN ya los tres países traían una inercia importante de intercambio comercial entre ellos. Algo que no sucede con el TPP, al integrarlo naciones con las cuales México cuenta con escaso contacto comercial.

Desde luego no se trata de afirmar que el TPP no será exitoso ni que su impacto será marginal. Por la complejidad y diversidad de las naciones que lo integran, y hasta no conocer en detalle los compromisos signados, resulta ocioso atreverse a afirmar algo en uno u otro sentido.

Lo positivo, sin lugar a dudas, es el atrevimiento de lanzarnos a un acuerdo comercial que involucra a nuestros socios del TLCAN con Japón y varios países emergentes de Asia que vienen empujando con fuerza para posicionarse en la escena internacional, así como con naciones latinoamericanas que comulgan con las ideas del libre mercado y que le apuestan a la democracia.

Economista y catedrático de la Universidad La Salle Saltillo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5