×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
30 Junio 2019 03:00:00
El Plan Nacional de Desarrollo: un retroceso más
El pasado 27 de junio el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó en sesión extraordinaria el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024, con 305 votos a favor, 139 votos en contra y 3 abstenciones.

Mi voto fue en contra de este instrumento toda vez que no cumple con los fines del proyecto nacional establecidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (Artículo 74, apartado A), ni los requisitos de contenido y estructura que estipula la Ley de Planeación (artículos 21, 21 Bis y Ter). En tal sentido, el PND carece de un diagnóstico general, ejes estratégicos y transversales, y tampoco plantea objetivos, estrategias, metas concretas ni indicadores de gestión que permitan la evaluación de la gestión gubernamental.

El PND 2019-2024 está muy lejos de ser un instrumento de planeación. En todo caso, se trata de un ideario que indica ciertas pautas que son del todo insuficientes para asegurar que el desarrollo de México sea integral y sustentable.

En materia económica, el PND pretende un crecimiento de 4% promedio para el sexenio. Sin embargo, los objetivos de inversión respecto al Producto Interno Bruto (PIB) no son consistentes con esa meta, a lo que se suma que el contenido de esa inversión no es de alto valor agregado, ya que la piedra angular del PND es Pemex, la empresa petrolera con la mayor deuda del mundo.

De hecho el PND no contiene una política definida en materia de industrialización o de infraestructura, de reconversión de la matriz energética a una de fuentes renovables o la migración hacia una economía circular y de innovación tecnológica.

En este contexto, es imposible hablar de desarrollo sustentable en el PND, toda vez que reduce de manera significativa las inversiones en investigación, ciencia, tecnología y calidad de la educación; promueve acciones que minan seriamente la confianza de los inversionistas privados a largo plazo; desmantela valiosos activos del Estado, que tomó años construir, como son los órganos reguladores y promotores de la competitividad, y cancela todo programa relacionado con el emprendimiento, la innovación, el desarrollo de tecnología o la evaluación docente con fines de calidad.

En materia ambiental, el PND no refleja ninguna acción concreta ni identifica aquellos conceptos que requieren de políticas a corto o a largo plazo. En cambio, prevalecen los conceptos generales que restan certeza respecto a cómo pretende el Gobierno federal proteger al medio ambiente.

Al igual que en los objetivos económicos, en los ambientales no hay consistencia entre objetivos e instrumentos de políticas públicas. Se propone rehabilitar las plantas de producción de fertilizantes para apoyar a productores agrícolas y al mismo tiempo se impulsan proyectos que provocarán un daño ecológico irreparable como son el tren Maya, la refinería Dos Bocas o el tren Transístmico. Asimismo, resulta preocupante que el tema ambiental, pieza central del desarrollo sustentable, se defina como optativo o para “casos que resulten aplicables”.

No hay altura de miras en el PND: ante el reto de transformar a México, la décimo primera economía del mundo, en una nación con autosuficiencia energética por fuentes renovables, se presenta un programa para pequeños productores a nivel de subsidio, en lugar de fomentar proyectos de coinversión pública-privada que atiendan la enorme demanda futura de energía.

El PND que ha presentado el Ejecutivo federal no cumple con la esencia y naturaleza de los acuerdos internacionales que México ha firmado ni tampoco con el mandato constitucional en materia de desarrollo económico y protección del medio ambiente.

El reto que enfrentamos no es resolver los problemas de este sexenio. Eso es lo que se ha presentado en el PND 2019-2024. El reto es transformar al país de manera que pueda iniciar el camino hacia la construcción de una sociedad que mire con tranquilidad su futuro; educada en las competencias que le brinden oportunidades para dejar atrás la pobreza y que vea en la innovación tecnológica una oportunidad y no un desastre; que tenga las bases para una vida saludable, conservando el enorme patrimonio natural de nuestro país.

México está de luto con este PND. Las y los diputados que con su voto lo avalaron serán cómplices de la destrucción de la economía mexicana.

Nos leemos la próxima semana. ¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65