×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
03 Octubre 2020 04:00:00
El poder es para servir
Escuchar Nota
Ya no sabemos si reír o llorar; si enojarnos o hacer como que en nuestro México nada pasa. Todos los días conocemos o vivimos algo nuevo, preocupante, parecerían ocurrencias o “puntadas” que se le vienen a la cabeza al inquilino de Palacio.

Sin embargo, no son ocurrencias. En campaña muy claro lo dijo “al diablo con las instituciones”. Sólo los que votaron por él, creyeron que todo iba a mejorar. Estaban “hartos” de la corrupción, dijeron, aunque si analizamos bien, también ellos y todos para acabar pronto, fuimos parte de que las corruptelas avanzaran.

En campaña, como candidato pidió que votaran por los candidatos de su partido para que, como presidente, pudiera cumplir con su proyecto para “transformar” a México. Y le creyeron, nadie de los que lo siguieron utilizó su sentido común para advertir que estaban entregando el país a resentidos, a mentirosos, a un grupo de individuos que no aman a nuestro México, sino que lo único que pretenden es vengarse y mantener el poder, destruyendo todo lo que con esfuerzo y con dinero de los contribuyentes, se hizo.

Por eso fue claro el actual presidente al decir que la pandemia le vino “como anillo al dedo”. Y lo está cumpliendo. De un tajo, sin la menor consideración pretende ir acabando con todo lo que con esfuerzo se construyó. Insiste en que lo que provenga del pasado, de otras administraciones fueron hechas con corruptelas, aunque la realidad nos muestre que no todo fue malo o equivocado.

Estamos conscientes que existió corrupción, pero también se observa que sigue habiendo en un régimen que se las da de muy honesto. Manejos del dinero de los contribuyentes, de manera “discrecional” es decir, para quitar recursos que deben destinarse a fines específicos y desviarlos para los caprichos del “patrón” ¿no es corrupción?

Nos queda muy claro que, al conformarse las Cámaras con mayoría del partido de quien gobierna, tanto diputados como senadores, no representan a los ciudadanos, salvo raras excepciones. Si antes lo creíamos, ahora se confirma de una manera grosera con las actitudes que manifiestan quienes obedecen ciegamente y sin “chistar” las órdenes de un patrón.

Ese patrón, no gobierna para todos, sino que ejerce el poder para sus fines enfermizos: destruir. Ha olvidado que el PODER se ejerce para SERVIR.

La desaparición de fideicomisos obedece a un propósito: adueñarse de lo que ni a él, ni a sus seguidores pertenece.

Son miles de millones de pesos que desaparecerán de igual manera que ha estado desapareciendo lo que quedó por ahí. De no haber habido algo guardado ¿de dónde ha salido para sus proyectos personales?

¿Quién lleva el control de los gastos y despilfarros?

Ningún mexicano que ame a su país debería sentirse complacido por la desaparición de 109 fideicomisos que afectarán a miles de compatriotas.

Ningún legislador debería levantar la mano para aprobar tal aberración. Y si lo hacen debería darles vergüenza de convertirse en “borregos” y “levantadedos” para cometer una injusticia.

No olviden que tienen una gran responsabilidad en las Cámaras; deben enaltecerlas al tomar decisiones que beneficien y no que perjudiquen. Demuestren que son hombres y mujeres de honor, no simples marionetas.

Demuestren que saben razonar y no sólo obedecen órdenes. Lo que ganan, lo que se aprueba para sus “gastos de representación” proviene de los ciudadanos, de sus impuestos, no de los bolsillos de quien ustedes -por ignorancia- consideran el “patrón”. Demuestren que saben utilizar el PODER: para SERVIR.

Muy distinto es andar en campaña con una bandera partidista, a ocupar un cargo, el que sea y recibir un sueldo que la mayoría de las veces, no desquitan.

No pretendan engañar diciendo que el dinero de los fideicomisos será para hacer frente a la pandemia. No hubiéramos tenido que llegar a la situación que se ha estado viviendo, si se hubiera atendido con prontitud y eficiencia el problema de salud, que se agravó y se salió de control, por no haberle dado la importancia que requería.

Nadie podrá devolver la vida de miles de mexicanos, contagiados por el virus del Covid-19. Ni a médicos, enfermeras y personal de Salud que estuvo expuesto a riesgos y aún así, cumplieron con su deber. A todos ellos se les ignoró y ahora pretenden justificar su desprecio a la vida, llenándolos de aplausos y reconocimientos. En vida, señores, en vida.

Y qué decir de los tratamientos a pacientes con cáncer. Niños que fueron expuestos al riesgo que representa interrumpir un tratamiento. ¿Ahora pretenden quitarles la oportunidad de seguir luchando por su vida? ¡Por favor!

Cultura, deportes, ciencia y tecnología, desastres naturales, cineastas y más y más, en riesgo de sufrir no sólo por los recortes que les han hecho, sino por todo lo que viene con la desaparición de sus fideicomisos.

¿En manos de quién está el país? De aquellos que olvidan que el poder es para servir, no para servirse de él.
Imprimir
COMENTARIOS


    Just a moment...
    DDoS protection by Cloudflare
    Ray ID: 5fb4242f99b2c510