×
Carlos Loret de Mola
Carlos Loret de Mola
ver +
Carlos Loret de Mola estudio en el ITAM, la carrera de Economía. Estuvo en Acir, en Imer con Rocha, luego en Radio 13, después en W Radio y ahora también en Televisa. Nació en Mérida, Yucatán, México. Es licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México(ITAM). Es conductor del informativo matutino Primero Noticias (1:N) en el canal 2 de Televisa, y del noticiero vespertino “ Hoy por Hoy” en W Radio. Ha sido corresponsal de guerra en Afganistán y Haití. En Indonesia cubrió los desastres que ocasionó el Tsunami. Es autor del libro “ El Negocio . La economía de México atrapada por el narcotráfico” y coautor de “ Bitácora de Guerra”. Carlos Loret de Mola trabajaba con Ricardo Rocha como reportero y un día lo llamó Luis Vázquez, quien es el Productor General de Noticieros de Televisa, y le dijo que si quería hacer un casting porque estaban por iniciar un nuevo proyecto de noticieros para Canal 4 y buscaban un conductor. Hizo el casting y antes de que llegara a su casa ya le habían hablado para decirle que lo habían seleccionado. Cuando lo contrataron, Leopoldo Gómez, Vicepresidente de Noticieros, le dijo que tenía total libertad para elegir los contenidos del noticiero. 2004 Carlos Loret de Mola es desde el 11 de octubre el titular del noticiero matutino del Canal de las Estrellas, Primero Noticias. Su trayectoria profesional ha sido reconocida con el Premio Nacional de Periodismo 2005 y con una Mención Especial en el Premio Nacional de Periodismo 2001; el Premio del Certamen Nacional de Periodismo durante 2002, 2003 y 2004; el Premio de la Asociación Nacional de Locutores en 2002 y 2003, el Primer Premio Parlamentario de Periodismo en 1998, entre varios otros. 2007 Carlos Loret de Mola viaja a Tabasco para dar cobertura personalmente a la tragedia de las inundaciones en esa región de México. Una semana después de haber terminado su programa en W Radio (del grupo Radiópolis), el periodista Carlos Loret de Mola debutó con una nueva emisión en Radio Fórmula, con el programa Contraportada.

" Comentar Imprimir
07 Agosto 2019 04:02:00
El Presidente irreconocible
Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que conquistó al electorado con un discurso de grandeza. Que invitó a soñar con una Transformación con mayúsculas. Que planteó, así, de saque, que el primer año de su Gobierno crecería la economía al 2 por ciento. Y de ahí para arriba, hasta el 4 por ciento. Hoy lo que hay es un Presidente que festeja como gran logro que el crecimiento es de 0.1 por ciento.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que atemorizaba a los más poderosos cuando anunciaba un mitin de domingo en el Zócalo, una marcha de decenas de miles, un plantón bloqueando el corazón de la capital nacional.

Que hizo de la protesta callejera el megáfono internacional de su lucha política. Hoy lo que hay es un Presidente que se esconde en sus cómplices políticos –como el morenista gobernador de Tabasco– para prohibir las manifestaciones y blindar así la segunda peor decisión de su Gobierno: construir una refinería en Dos Bocas, a la fuerza, y en contra de las recomendaciones hasta de sus aliados.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que se quejaba desde la oposición de un tal “cerco informativo”. Que decía que todos los medios de comunicación estaban plegados al poder presidencial. Hoy lo que hay es un Presidente que exige que la prensa se alinee a sus dictados, tome partido por él y sólo por él, que no sea plural ni crítica.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que decía que la violencia se resolvería desde el primer día de su Gobierno. Hoy lo que hay es un Presidente que lleva más de medio año en el Gobierno, y los índices de delincuencia están
en récord histórico.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que criticaba los operativos que solo pateaban el avispero. Hoy lo que hay es un Presidente cuyo principal operativo antidelincuencia, el ejecutado en Guanajuato contra los huachicoleros, tiene hoy a ese estado en el segundo lugar nacional de ejecuciones.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que prometía ser implacable si alguien de los suyos cometía un acto de corrupción. Hoy lo que hay es un Presidente que protege a sus colaboradores denunciados por su propio secretario de Hacienda en su carta de renuncia. Un Presidente al que le basta con que el más escandaloso de sus superdelegados se separe del cargo (salida política clásica de régimen corrupto), frente al cúmulo de denuncias de los contratos que lo beneficiaron.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que nunca hubiera tratado mejor a Donald Trump que a un migrante, que nunca se hubiera mostrado más conmovido por la sentencia a un narco que por el dolor de las víctimas de la violencia.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador... y no reconozco al que veo en cada mañanera.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65