×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
30 Mayo 2010 04:08:08
El PRI no ha cambiado mucho
El caso Paulette es una prueba evidente de que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) no está preparado para regresar a la Presidencia de la República con motivo de las elecciones que se realizarán en el 2012.

También refuta las aseveraciones de Beatriz Paredes Rangel, presidenta nacional del tricolor y de otros líderes de ese organismo, como Emilio Gamboa Patrón, quien acaba de asumir el liderazgo de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), en el sentido de que a 10 años de estar fuera de Los Pinos, el PRI es otro y merece recuperar el poder debido a que ha aprendido de los errores del pasado.

Es cierto que hay casos, particularmente liderazgos regionales, donde el PRI ha demostrado ganas de querer hacer las cosas bien, donde ha asumido con dinamismo su papel de oposición y donde ha encaminado y cristalizado propuestas para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos.

Destaca el caso de Coahuila, donde los priístas han demostrado compromiso social al encabezar, por ejemplo, acciones de rechazo al incremento en el precio de los combustibles y de la carga fiscal.

Sin embargo, en general, la imagen del PRI a nivel nacional no es muy diferente a la de hace una década, pues sigue despegado de las causas más populares y continúa incurriendo en errores que en su momento terminaron por demolerlo.

El resolutivo que el Gobierno del Estado de México da sobre el caso Paulette es prueba fiel de lo anterior, pues sin más, las autoridades de aquella entidad, donde gobierna el más adelantado de los precandidatos presidenciales del PRI, Enrique Peña Nieto, parecen creer que la sociedad mexicana es tan ingenua como para digerir una versión inverosímil por el lado que se le quiera buscar.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA: El caso de la niña Paulette Gebara está por demás mediatizado. Cada uno de sus acontecimientos fue consignado por la prensa masiva y por las redes sociales, donde se apuntó cada paso de la historia y cada versión de los hechos.

Durante varios días la opinión pública nacional estuvo centrada en si los padres de la niña tenían o no responsabilidad en su desaparición y muerte, en si la menor había sido plagiada o si se trataba de un extravío, y una vez que el pequeño cadáver apareció de la nada, nadie se pudo haber imaginado lo que sería la versión final de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México.

Alberto Bazbaz Sacal, entonces titular de esa dependencia y responsable de las investigaciones, sorprendió a México cuando aseguró que la muerte de Paulette fue a consecuencia de un accidente, que por lo tanto no había delito que perseguir y que por cuestiones ajenas al entendimiento humano, durante 10 días el cadáver permaneció en la recámara donde la niña dormía sin que haya podido ser encontrado antes por las docenas de personas que lo buscaron en ese mismo lugar.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA: La insólita versión de los hechos irritó a la familia de la pequeña y también a los millones de mexicanos que siguieron de cerca el caso.

La sociedad no acepta el dictamen, primero, porque de todo esto no se puede apartar el sufrimiento de un ser que en su corta vida luchó a diario por salir adelante y también porque los ciudadanos saben que no pasó lo que las autoridades dicen que pasó.

No se vale jugar de esa manera con la memoria de una persona que toda su vida sufrió por padecimientos físicos y tampoco se debe pasar por alto el atentado contra el consciente popular que el Gobierno del Estado de México ha querido cometer.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS: El PRI del Estado de México, es decir, el priísmo regional más poderoso que existe en el país, escondió la verdad en el caso Paulette (seguramente obligado por intereses económicos o políticos) y optó por jugar con el librito en un intento por salir a flote del escándalo.

Así, este priísmo que va con todo para apropiarse de la candidatura presidencial, le apostó a la ignominia y a la desmemoria de los mexicanos, con lo que se comprueba que el PRI de ahora no es para nada distinto al de antes.

Este último sábado, al asumir como secretario general de la CNOP nacional, el ex senador Emilio Gamboa Patrón pronosticó que en los comicios presidenciales del 2012 “la ciudadanía votará por nuestras ideas, nuestras propuestas y nuestros principios”, pues aseguró que el tricolor aprendió de los errores que hace 10 años lo sacaron de Los Pinos.

Sin embargo, en su dicho, el ex legislador federal no consideró que actos de arrogancia política y de agresión al sentido común y a la inteligencia ciudadana, como los que está cometiendo la cúpula priísta en el Estado de México, fue precisamente lo que fastidió a los electores, al grado de querer explorar con un nuevo régimen de gobierno que, por mucho, ha resultado peor que el anterior.

INTERMEDIO… El partido Unidad Democrática de Coahuila se encuentra dentro de una de sus peores crisis internas, al grado de que podría quedarse sin representante dentro del Pleno del Poder Legislativo estatal.

Lo anterior sería lamentable si se considera la trayectoria política que esa organización ha tenido en Coahuila, desde la época en que fue fundada por el sindicalista Evaristo Pérez Arreola, quien consolidó a UDC como un partido real de oposición y de éxito electoral, al grado de obtener el triunfo en varios ayuntamientos y contar con un grupo parlamentario más importante que el de partidos con registro nacional, como el PRD.

Al fallecer, el creador de UDC dejó en firme sus ideas demócratas y sus dotes de buen negociador en las lides políticas que luego mantuvieron vigentes personajes como el también extinto Mario Alberto Loya Sepúlveda, el ahora consejero electoral Carlos Alberto Arredondo Sibaja, el consultor Gerardo Puentes Balderas y los ex diputados locales Gregorio Contreras y Alfredo Habib.

Sin embargo las condiciones actuales de UDC son distintas. El liderazgo quedó a cargo de Lenin Pérez Rivera, quien no por ser hijo de don Evaristo adquirió semejantes capacidades.

Por relaciones afectivas y, en el mejor de los casos, políticas, Lenin ha decidido respaldar a la dirigencia estatal del albiazul en cada ocurrencia que tiene y ahora anticipó su rechazo a la reforma electoral que se avecina en Coahuila.

Sin embargo, antes de definir su postura en este asunto, ni Lenin ni el resto de los dirigentes de UDC consideraron la opinión del diputado Javier Fernández, el único representante que le queda dentro del Congreso Estatal, quien manifestó su molestia por la exclusión de que fue objeto.

“Como partido político, ellos tendrán que dar la cara por el acuerdo que hicieron con el PAN, pero en la sesión del Congreso donde se discutirá la reforma electoral, el que vota soy yo”, recordó el legislador, en declaraciones que dio a este periódico.

Al seno del Congreso Estatal hay quien asegura que la molestia del diputado Fernández es tal, que estaría analizando la posibilidad de acompañar al también legislador Jesús Contreras Pacheco, quien decidió abandonar las filas de la UDC debido a la forma en que se conduce la dirigencia de ese partido.

CONTINUAMOS… Quizá Gamboa tenga razón cuando dice que en la siguiente elección presidencial su partido saldrá victorioso, pero en todo caso no será porque la gente perciba cambios en el actuar del tricolor, sino porque la sociedad ha constatado el adagio de que “más vale malo por conocido”.

La ciudadanía ahora sabe que los escándalos por corrupción y desgobierno no son particulares al PRI, pero también está consciente de que con el cambio de régimen el desempleo, el encarecimiento de la vida, la inseguridad y la pobreza se multiplicaron.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5