×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
03 Octubre 2010 03:50:23
El PRI, sin Plan B
En Coahuila, el próximo candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a Gobernador del Estado se llama Rubén y se apellida Moreira Valdez. El legislador federal es la única opción del tricolor para designar a quien buscará conducir al estado en el periodo de gobierno que irá del 1 de diciembre del 2011 al 30 de noviembre del 2017.

Hasta ahora el coordinador de los diputados federales coahuilenses del PRI ha guardado silencio respecto a sus aspiraciones electorales, pero en el seno del organismo político los diferentes actores y representantes de grupo han formado una dinámica a su favor.

Por lo pronto, los priístas coahuilenses aguardan a que llegue noviembre y con ese mes los tiempos en que se irán tomando las decisiones electorales frente a los comicios del 3 de julio del 2011, cuando además de gobernador se elegirán 16 diputados locales de mayoría relativa y nueve de representación proporcional.

Hasta ahora el PRI ha venido trabajando en fortalecer su estructura territorial, capacitando a los militantes en materia electoral y permeando la ideología progresista, de acción social y de respaldo a las causas populares.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA: La única carta que tiene el PRI para mantener su hegemonía en el estado es la de Rubén Moreira Valdez. De acuerdo con sondeos electorales que diferentes medios de comunicación han desarrollado, la aceptación del legislador es hasta ocho veces mayor que la de su más cercano competidor, en este caso el panista José Guillermo Anaya Llamas.

En el 2011 se renovará la Gubernatura en seis estados del país: en Guerrero, el 30 de enero; Baja California Sur el 6 de febrero; Coahuila, Estado de México y Nayarit el 3 de julio y en Michoacán el 13 de noviembre.

Pero los comicios que habrá en esta entidad y en el Estado de México son considerados como laboratorio de lo que ocurrirá un año después con la elección presidencial.

Por tal motivo, los resultados con que el tricolor llegue a obtener en ambos comicios locales le significarían oxígeno puro o migraña ante la presidencial del 2012.

En Coahuila los números de Moreira como presidente del PRI son claros: hoy en día, 22 de los 31 diputados locales que tiene el Congreso Estatal son priístas y también tiene 33 de las 38 presidencias municipales. Además, el año pasado el PRI se llevó carro completo en los siete distritos electorales federales que se disputaron.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA: Por la posición política que ocupan y la trayectoria que tienen, los alcaldes de Saltillo y Torreón, respectivamente, Jericó Abramo Masso y Eduardo Olmos Castro, también estarían en condiciones de aspirar a la nominación de su partido por el Gobierno de la entidad.

En la misma situación se encuentra el coordinador de la bancada priísta y presidente de la Junta de Gobierno del Congreso Estatal, Fernando de las Fuentes Hernández.

Los tres cuentan con experiencia e historial político de primer nivel.

Como diputado federal, Jericó fue presidente de la Comisión Especial para conocer responsabilidades y el origen de la tragedia en la mina Pasta de Conchos, e integró las comisiones de Economía, Comunicaciones y Cuenca Burgos.

Fue coordinador del programa 24 Municipios, director general de la Promotora para el Desarrollo Rural en la entidad, director de Servicios Primarios en el Ayuntamiento de Saltillo y regidor en este mismo municipio, además de haber sido dirigente local del PRI.

Eduardo Olmos Castro fue presidente del Comité Directivo Municipal del Partido Revolucionario Institucional en Torreón, diputado local y legislador federal.

También se desempeñó como secretario de Obras Públicas y Transporte en el estado, y fue el primer titular que tuvo la Secretaría de Desarrollo Regional de la Laguna.

De las Fuentes fue director de Turismo en la entidad, diputado local en dos ocasiones, Alcalde de Saltillo y coordinador de la mayoría priísta representada actualmente en el Congreso del Estado.

Sin embargo, ninguno ha hecho siquiera el intento. Saben que, por naturaleza, el cargo público que tienen les genera estructura política, pero han apelado a la institucionalidad.

Jericó, Olmos y De las Fuentes tienen conciencia respecto a la realidad política vigente en el estado y saben que la alternativa más viable de su partido para mantener a raya, con una buena cantidad de votos de diferencia, al Partido Acción Nacional, es su actual dirigente estatal.

Por ello hace dos semanas, con motivo del Primer Informe de Actividades Legislativas que presentó en Pachuca, Hidalgo, la diputada federal Carolina Viggiano Austria, los tres personajes aprovecharon el evento para reiterar a Moreira Valdez su respaldo.

Otros priístas con influencia en las decisiones del Comité Ejecutivo Nacional del PRI son los ex gobernadores de Coahuila, Eliseo Mendoza Berrueto, Rogelio Montemayor Seguy y Enrique Martínez y Martínez, quienes también simpatizan con la posibilidad de que Rubén sea el siguiente abanderado a la Gubernatura.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS: El 1 de noviembre inicia la etapa de organización de las elecciones que habrá el 3 de julio del 2011 y en la segunda quincena de ese mes el diputado Rubén Moreira Valdez hará pública la decisión respecto a buscar o no la candidatura del PRI para Gobernador.

Hasta ahora las condiciones políticas están dadas para que Moreira se enfunde en la camisa de abanderado, pero el hecho de ser hermano de quien actualmente ocupa ese cargo le podría significar resistencias al interior de su partido.

Rubén es priísta hasta los huesos. Basta recordar que tras su arribo a la dirigencia estatal, hace poco menos de tres años, impulsó una reforma a los estatutos para que el tricolor se definiera como un organismo socialdemócrata y evitara sostener alianzas con organizaciones políticas que ideológicamente le resultan antagónicas.

Rubén quiere al PRI. Es el partido de su vida, en el que ha militado siempre, en el que se formó como estudiante normalista y abogado y en el que ha escalado peldaños en la estructura partidista y en el servicio público.

Ahora, frente al proceso electoral que está en puerta, Rubén es el perfil mejor posicionado para mantener al PRI en el gobierno de la entidad. Por mucho, ningún otro priísta daría al tricolor la tranquilidad de conseguir la victoria el 3 de julio del 2011 y a la vez pulverizar cualquier posibilidad de la oposición, la cual en Coahuila se reduce a un PAN desfigurado, dividido, sin liderazgo, estructura ni propuesta.

Sin embargo, también fuera del PRI Rubén encontraría acomodo y la legalidad de un registro partidista que le serviría para contender por la Gubernatura. La alternativa más evidente es el Partido Primero Coahuila, el cual recién se creó y tiene a la cabeza al ex priísta Jesús Contreras Pacheco, diputado local que acaba de abandonar las filas de Unidad Democrática de Coahuila (UDC), donde Evaristo Lenin Pérez Rivera se ha encargado de pulverizar lo que a su padre, Don Evaristo, le llevó una vida construir.

La relación política entre Contreras Pacheco y Moreira Valdez es añeja y la creación del nuevo partido político estatal vino como anillo al dedo al proyecto, pues con las siglas del PPC Rubén podría llegar a la Gubernatura con la misma ideología que ha impulsado en el PRI.

Otra opción que Rubén tendría es el Partido Nueva Alianza, el Panal, afín al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y a la profesora Elba Esther Gordillo Morales.

Pero la definición de todo esto se encuentra en puerta. Noviembre está a la vuelta de la esquina y de una u otra manera, postulado o no por el Revolucionario Institucional, Rubén Moreira Valdés estaría separándose del cargo que ahora tiene a más tardar el 4 de enero próximo, con el propósito de estar en condiciones de contender por el Gobierno estatal.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5