×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
20 Febrero 2011 05:10:39
El PRI tendría mayoría absoluta
A poco más de cuatro meses de los comicios estatales y a 10 de que se realice la transición en el Poder Legislativo, las particularidades que tendría la siguiente Legislatura se empezaron a evidenciar.

Por un lado, se encuentra la estrategia del Partido Revolucionario Institucional para afianzarse en la mayoría de las posiciones que estarán disponibles y conseguir, como actualmente ocurre, tener mayoría absoluta en la Cámara local.
También es casi un hecho que, al frente de la Junta de Gobierno, el diputado Fernando de las Fuentes Hernández será relevado por un ex gobernador de la entidad.

Además sobresale la capacidad de organización que frente a las elecciones han mostrado los diferentes partidos políticos.

En el PRI tienen prácticamente todo hecho, pues han nombrado candidato a la Gubernatura y este sábado rindieron protesta los candidatos a diputados locales.

En contraste, la oposición no tiene pies ni cabeza, pues ni siquiera los principales opositores al tricolor, llámense Acción Nacional y de la Revolución Democrática, han terminado de arreglar las negociaciones que empezaron hace varios meses para formar una alianza y llegar de la mano a la contienda.

El desorden es tal en la oposición, que a la fecha ni el PAN ni el PRD se han puesto de acuerdo, al menos legalmente, en quién los representará como abanderado al Gobierno de la entidad.

A la oposición las cosas no le han salido bien y, para colmo, aún cuando no empieza formalmente su campaña por la Gubernatura, Guillermo Anaya está inmerso en un conflicto mediático al acusar a la empresa Gabinete de Comunicación Estratégica de manipular los resultados de encuestas sobre intención del voto.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA… La alianza electoral que el Partido Revolucionario Institucional logró construir frente a las elecciones del 3 de julio le abre la posibilidad de que en la siguiente Legislatura garantice mayoría absoluta, es decir, un número de curules suficiente para, por sí solo, aplicar reformas a la Constitución Política local.

El PRI va a registrar candidatos en 14 de los 16 distritos electorales que se disputarán. En el caso de los primeros cuatro distritos, con sede en Saltillo, los candidatos son Jorge Alanís Canales, Indalecio Rodríguez López, Manolo Jiménez Salinas y José Luis Moreno Aguirre.

La lista sigue con Juan Carlos Ayup Guerrero por el Distrito VI de Torreón, Matamoros y Viesca; Antonio Juan-Marcos Villarreal por el Distrito VII de Torreón y Rodrigo Fuentes Ávila por el Distrito VIII de ese mismo municipio.

En el Distrito X, de San Pedro de las Colonias, el abanderado es José Francisco Rodríguez Herrera; en el XI de Frontera, Fernando de la Fuente Villarreal; en el XII de Monclova, Ricardo López Campos; en el XIII de Melchor Múzquiz, Ana María Boone Godoy; en el XIV de Sabinas, María Guadalupe Rodríguez Hernández; en el XV de Acuña, Cuauhtémoc Arzola Hernández y en el XVI de Piedras Negras, Juan Alfredo Botello Nájera.

Los distritos VI de Ramos Arizpe, Arteaga y Parras de la Fuente y IX de Torreón fueron los únicos en los que el PRI no va a registrar abanderado, pero como parte del convenio electoral con el Partido Primero Coahuila, dos de sus militantes, Víctor Zamora y Francisco Dávila, serán postulados con las siglas de este último organismo.

Si los resultados de las encuestas electorales que se han levantado se reflejan en los comicios del 3 de julio, el PRI ganaría los 14 distritos donde postulará candidatos, con lo cual en la repartición de diputaciones plurinominales tendría derecho a dos posiciones.

Pero además, si se presentara el caso de que Zamora y Dávila también consiguieran el triunfo, en términos nominales el tricolor tendría 18 de los de los 25 diputados locales que habrá en la próxima Legislatura.

El PRI va de la mano con Primero Coahuila, Nueva Alianza, Socialdemócrata de Coahuila y el Partido Verde Ecologista de México, y si a cada uno le correspondiera un legislador de representación proporcional, la coalición podría sumar hasta 20 curules.

Actualmente el PRI tiene mayoría absoluta en el Congreso local y en la siguiente Legislatura podría repetir la dosis, pues para ello requiere un mínimo de 17 posiciones.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA… Eliseo Mendoza Berrueto fue Gobernador de Coahuila entre 1987 y 1993. En las próximas semanas se va a registrar como candidato del PRI a diputado de representación proporcional y es muy posible que a partir del 1de enero se desempeñe como presidente de la Junta de Gobierno del Congreso estatal.

El hecho de que una Legislatura local sea liderada por un ex gobernador no es común. Sin embargo, el arribo del ex mandatario permitiría que el desahogo de los debates y el seguimiento legislativo de la entidad transcurra con orden.

El perfil de Mendoza no es confrontativo. Es un político conciliador y como ex gobernador, ex senador y ex diputado federal sabrá articular entre los intereses de su grupo, el PRI, con los de la oposición.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS… Aprovechando un espacio de opinión que tiene en un medio informativo de La Laguna, Anaya demeritó los resultados de un sondeo sobre intención del voto que levantó el Gabinete de Comunicación Estratégica.

La encuesta que se difundió la semana anterior indica que 65.7% de los ciudadanos considera que el PRI ganará la contienda en Coahuila, frente a 15.3% que opinaron a favor del PAN y 2.1 en sentido del PRD.

Ante la pregunta sobre por cuál personaje votaría, 66.4% de las menciones fueron para el priísta Rubén Moreira Valdez; 15.8 para el panista Guillermo Anaya y 0.8% para el ex diputado federal Jesús González Schmal, quien abandera a la alianza formada por los partidos del Trabajo y Convergencia.

En ese mismo ejercicio se puso frente a frente, a manera de ejercicio, a los dos principales contendientes. La intención del voto para el priísta se elevó a 66.9% contra un 16.3 del panista.

Es evidente que los datos no fueron del agrado de Anaya, quien en un artículo de opinión desestimó los resultados del sondeo y acusó a la encuestadora de favorecer sistemáticamente con esos ejercicios al Partido Revolucionario Institucional.

El panista se remitió como ejemplo a los comicios de Oaxaca, donde 10 días antes de la contienda de gobernador el Gabinete de Comunicación Estratégica mostró que la mayoría de las preferencias electorales eran para el PRI, cuando en realidad fue la coalición PAN-PRD la que se llevó la victoria.

La respuesta a las apreciaciones de Anaya surgió pronto. En una carta que dirigió a los comentarios del senador, el presidente de la encuestadora, Liébano Sáenz, consideró que si en el caso de Oaxaca la intención del voto era a favor del PRI, en los 10 días previos a la contienda ocurrieron acontecimientos que modificaron la opinión de los electores.

Sáenz asegura entender “la molestia que despiertan nuestros estudios a quienes no se ven favorecidos en su expectativa electoral”, pero con ello no se justifica “la mentira o el insulto”, y pidió al legislador con licencia, como parte de la clase política del país, “el mismo respeto que nosotros les dispensamos”.

La carta de Liébano dice textualmente: “lo menos que nos debemos exigir todos es el apego a la verdad; ni de un lado o de otro inventar cifras o crónicas falsas como lo hace Guillermo Anaya”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5