×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
06 Febrero 2011 05:10:18
El priísmo de Paredes
PRIMERA LLAMADA… PRIMERA… Beatriz Paredes Rangel se aferró a que en Guerrero su partido llevara como candidato a la Gubernatura al Alcalde de Acapulco, Manuel Añorve Baños, aun cuando las apuestas se encontraban doble contra sencillo para que el abanderado fuera Ángel Aguirre Rivero.

Aguirre tenía más trabajo territorial, un arraigo más profundo y amarres importantes con diferentes actores de la sociedad y desde el principio se mantuvo al frente de las encuestas.

Sin embargo, Paredes desestimó lo anterior y se inclinó por Añorve, a quien al final, al verlo inmerso en la derrota, lo abandonó en el intento por emprender desde lo jurídico la posibilidad de echar abajo los resultados electorales.

Finalmente Aguirre se refugió en el registro del PRD y consiguió la victoria con el 55.97% de los votos, frente al 42.69% del priísta Añorve.

Pero la postura de Paredes fue recurrente durante su función como presidenta del Comité Ejecutivo Nacional del PRI. En el 2010 ocurrió una situación semejante en Sinaloa. La dirigente priísta se opuso a que el senador Mario López Valdez, “Malova”, se convirtiera en abanderado del PRI a la Gubernatura no obstante a la marcada ventaja electoral.

Jesús Vizcarra fue el elegido de Paredes, y al verse desplazado Malova salió del PRI y se convirtió en candidato de la alianza PAN-PRD a través de la cual consiguió el triunfo.

En Baja California Sur las condiciones son distintas a los ejemplos que se citan, pero en el fondo sobresale la actitud arrogante con que la legisladora ha conducido al PRI.

Después de un conflicto interno, con quien para muchos era el candidato natural a la Gubernatura, Antonio Manríquez, Ricardo Barroso Agramont recibió el respaldo del priísmo sudcaliforniano para disputar al PRD la Gubernatura. Sin embargo, tras asumir como candidato al cargo, Barroso padeció el desentendimiento de Paredes.

El desinterés de la legisladora pudo haberse motivado por la escasa cantidad de votos que significa Baja California Sur, pero lo cierto es que dejó navegar a su suerte al joven político cuya aceptación entre los electores ha subido al grado de representar una amenaza real para sus adversarios.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA… En el balance de resultados electorales, la gestión de Beatriz Paredes arroja resultados positivos, pues en los últimos tres años el PRI se llevó la mayoría de los cargos de elección popular que se disputaron.

Por ejemplo, el tricolor ganó los comicios de gobernador en Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Chihuahua, Durango y Quintana Roo y también obtuvo la mayoría de las posiciones en las elecciones intermedias de diputados federales.

Otro factor a favor de la mujer que gusta vestir de huipil fue que su partido recuperó estados cuyo gobierno estaba a cargo de la oposición, como Zacatecas, que durante dos sexenios consecutivos fue territorio del Partido de la Revolución Democrática y Querétaro, donde el Partido Acción Nacional tuvo durante décadas uno de sus bastiones electorales más importantes.

Sin embargo, en buena medida los resultados positivos para la gestión de Beatriz Paredes tuvieron su origen no en el desempeño de la tlaxcalteca, sino en el trabajo de organización que hubo en las dirigencias estatales y municipales priístas.

En el caso de Coahuila, por ejemplo, el priísmo local lo ha ganado prácticamente todo desde el 2005, cuando Humberto Moreira Valdés arribó a la Gubernatura.

En las elecciones intermedias del 2008 el tricolor ganó por sí solo 19 de los 20 distritos electorales que se disputaron y el vigésimo lo hizo a través de una alianza con el Partido Unidad Democrática de Coahuila.

Actualmente la fracción parlamentaria priísta en el Congreso estatal se integra por 22 legisladores, ya que el año anterior se sumaron dos diputados que anteriormente pertenecían a la bancada de UDC, pero que decidieron salir de ese partido al no estar de acuerdo con la dirigencia.

Como mero dato curioso, la bancada priísta local es tan fuerte que en ningún otro estado del país existe un partido con mayoría absoluta, es decir, que por sí solo pueda aplicar reformas constitucionales.

El priísmo coahuilense repitió la dosis en el 2009. Primero, en la elección de diputados federales, cuando ganó las siete posiciones disputadas y después en los comicios de Ayuntamiento, pues actualmente 33 de los 38 presidentes municipales de la entidad son priístas.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS… El 4 de marzo Humberto Moreira Valdés estará asumiendo al frente del liderazgo nacional del PRI y las expectativas que el profesor ha levantado resultan ambiciosas, pues para muchos, miles de priístas de todo el país, el coahuilense representa la generación que regresará a ese partido a Los Pinos en los comicios presidenciales del próximo año.

Con su estilo de hacer política, el profesor de secundaria seguramente marcará un antes y un después en la manera como se ha conducido su partido.

Por ejemplo, a diferencia de Paredes, Moreira es un priísta al que le queda claro que con la derecha, llámese Partido Acción Nacional, es imposible hacer acuerdos y mucho menos pactar.

Beatriz lo hizo a lo largo de su liderazgo. Con el presidente Felipe Calderón y con el PAN negoció y pactó, por ejemplo, el incremento en la tasa del IVA, la reforma electoral y en general la política económica vigente en el país.

Ahora ese priísmo que Paredes representa no tiene argumentos de por medio para reclamar al Presidente por el fracaso de sus políticas de gobierno.

Es ahí donde el liderazgo de Moreira se notará. Como gobernador fue el único en promover el rechazo legislativo a la reforma electoral y aun cuando el priísmo de Paredes se lo exigió, su gobierno estuvo en contra del aumento en la carga impositiva.

El priísmo de Paredes nunca entendió que con la derecha no se debe negociar porque entonces viene la traición y tampoco entendió que con soberbia y arrogancia no se ganan ni elecciones ni el reconocimiento popular.

SE CIERRA EL TELÓN… Vaya bronca que se le vino a la dirigencia estatal del Partido de la Revolución Democrática. Ahora resulta que el acuerdo para ir en alianza con el PAN a los comicios de gobernador y de diputados locales en Coahuila no tiene validez.

Según los opositores a que el PRD vaya de la mano con Acción Nacional a los comicios, desde octubre el perredismo determinó ir a la contienda con candidatos propios y sólo con las dos terceras partes de los consejeros estatales se puede modificar esa decisión.

Sin duda el tema irá dando pautas para las siguientes funciones teatrales de la política estatal.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5