×
Carlos Oswaldo Orta
Carlos Oswaldo Orta
ver +

" Comentar Imprimir
25 Octubre 2018 04:00:00
El show (aéreo) debe continuar
¿Alguna vez se han preguntado porque todos los récords de quarterbacks han sido despedazados del 2010 a la fecha?, no amigos, no es que los jugadores de esta época sean superiores a los del pasado, tampoco es que sean más grandes o fuertes, es simplemente que la NFL juega su favor.

Como buena liga profesional, la más prolífica sobre el planeta de hecho, la NFL siempre tiene en cuenta que el espectáculo lo es todo, por eso desde hace varios años se dio a la tarea de cuidar a los hombres que dan ese espectáculo por encima del resto.

Los mariscales de campo han sido protegidos a toda costa para evitar lesiones que les impiden jugar y por ende disminuir el espectáculo.

Cierto, no todos los récords han sido superados por la ayuda de la liga, pero sí han abierto la posibilidad a un juego más cargado hacia la ofensiva, principalmente basado en los brazos de grandes estrellas como Peyton Manning, Tom Brady, Brett Favre, Aaron Rodgers o Drew Brees.

El cambio además obligó a los entrenadores en jefe y coordinadores a cambiar sus libros de juego, dando mayor peso a también a los receptores e incluso creando mayores espacios para crecer a las alas cerradas, una posición que si bien existía, no era tan espectacular como lo es ahora, con jugadores como Rob Gronkowski o Tony González que se volvieron súper estrellas.

No es extraño que los nombres de jugadores que fueron al Salón de la Fama luego de prolíficas carreras como Joe Montana, Dan Marino, Terry Bradshaw o Troy Aikman, no estén cerca en las categorías de más yardas, más touchdowns o pases completos, ellos jugaron en sistemas que iban más enfocados al pase corto, a dar el balón a sus corredores y jugar contra defensas que los golpeaban hasta que se cansaban.

Repito, esto no quiere decir que uno u otros sean mejores o peores, sino que la nueva era de la NFL se juega por aire, con números espectaculares en cada juego y con salarios millonarios para los que comandan las ofensivas y no tanto para los que juegan a su lado.

Esto siempre ha generado controversia y obligado a otros como jugadores de posición como los receptores y corredores a exigir mayores salarios, aunque hasta ahora solo han logrado aumentos que no representan lo que en realidad valen, o al menos es lo que algunos reclaman, como Le’veon Bell, que ahora lucha porque al conseguir un incremento en su paga, todos los corredores la tengan.

Liga poderosa, jugadores no tanto

Y mientras algunos ven cercana la posibilidad de una nueva huelga, la NFL sigue ingresando dinero a sus “gordas” arcas, tanto que los 14 mil millones de dólares que ingresaron en 2017 superan a lo que las cuatro ligas de fútbol más importantes de Europa (la española, italiana, inglesa y alemana), generaron juntas.

El riesgo de que la liga más poderosa del mundo se detenga inquieta a los dueños, pero poco han hecho para igualar salarios.

Aunque la NFL ha tenido ya problemas con huelgas, recientemente la de árbitros que les costó perder credibilidad, parecen más preocupados por preservar el show que hasta ahora les ha generado una gran cantidad de ingresos, aunque sea a costa de sus propios jugadores.
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65