×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
08 Mayo 2011 04:10:21
El show de Lozano
Ávido de poder, Javier Lozano Alarcón anunció el 13 de abril que será el candidato presidencial del PAN en 2012. “Yo soy el gallo, soy el mero mero”, soltó durante un encuentro con panistas.

Casi un mes después el titular de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) encontró en la tragedia minera de Sabinas el escenario ideal para promover su imagen.

Tras el estallido del pozo 3 de la mina Beneficios Internacionales del Norte Sociedad Anónima (BINSA) el martes por la mañana, el cual mató a 14 trabajadores, el funcionario se instaló en la explanada del yacimiento y también en las pantallas de la televisión nacional, autonombrado como vocero del Gobierno federal para difundir los pormenores de los trabajos de rescate.

Los objetivos de Lozano son claros: posicionarse electoralmente entre los militantes de su partido y ser electo candidato para tratar de suceder a Felipe Calderón.

Sin embargo, en ese intento no le importa arrollar el dolor y la indignación de las familias de los trabajadores que murieron en un accidente que se pudo evitar si el mismo Gobierno al que pertenece habría destrabado la reglamentación retenida desde hace cinco años para permitir la extracción de gas de los yacimientos carboníferos con el propósito de despresurizarlos y generar alternativas de empleo para los habitantes de esa región.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA… Javier Lozano Alarcón está en campaña, y para ello todos los días tiene encuentros con los familiares de los mineros atrapados en la excavación, con el pretexto de enterarlos sobre los trabajos que rescatistas locales realizan para tratar de llevar a la superficie a los atrapados.

Cuando termina su informe de inmediato se dirige al área asignada para los reporteros que dan seguimiento a la tragedia y después se le ve caminar por las instalaciones de la cantera tratando de dar instrucciones a los brigadistas y técnicos sobre lo que deben hacer.

“Con todo respeto, ya déjenos trabajar” le reviró uno de los rescatistas, harto de las necedades protagónicas del funcionario federal.

En la mina los movimientos de Lozano los sigue de cerca su fotógrafo personal, sobre todo cuando se trata de platicar y consolar a los deudos de los 14 trabajadores que perdieron la vida en el estallido.

Tampoco se le separan sus secretarios, representantes de la delegación de la STyPS en la entidad y al menos un elemento del Estado Mayor Presidencial que le cuida las espaldas.

En teoría, Lozano ha permanecido todo este tiempo en el complejo minero, pero hay quienes aseguran que por las noches se dirige a un hotel de la región para asearse y descansar.

Lo cierto es que a diario el funcionario federal inicia el día con un enlace de televisión en cadena nacional, y si es necesario para fortalecer su presencia mediática durante el día repite los enlaces en radio y televisión.

La estrategia de Lozano incluye enlaces con cadenas de radio, improvisadas conferencias de prensa en la mina y el bombardeo de mensajes a través de su cuenta de Twitter.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA… Su presencia ya es familiar para los hijos, esposas y padres de los trabajadores del pocito carbonero siniestrado.

Ante ellos, las cámaras de televisión y los reporteros desplegados en la zona siempre se presenta afeitado, con una camisa azul o blanco impecable que al frente lleva impreso su nombre y el logotipo de la dependencia que dirige, y en ocasiones incorpora al atuendo lentes para sol y un casco de seguridad.

Como si fuera importante para aliviar el dolor de las familias, informa a sus seguidores de Twitter sobre los trabajos de búsqueda y rescate, las condiciones del socavón y, sobre todo, los momentos en que se alista para las entrevistas de televisión.

“Al aire en vivo desde Sabinas con @CarlosLoret en Primero Noticias de Televisa. Hay novedades”, escribió el 5 de mayo desde su BlackBerry, pero lo hecho por el secretario de Trabajo es tan burdo que incomoda a los mismos usuarios de esa plataforma social.

“¿Por qué en el caso de los accidentes mineros seguimos tapando pozos con los niños ahogados y no podemos sino rescatar cadáveres?”, lo cuestionó por la misma vía una de sus seguidoras.

TERCERA LLAMADA…PRINCIPIAMOS… Pero a Lozano las cosas no le han salido del todo bien, pues su ambición política y el estar empecinado en aprovechar el dolor de la gente para elevar el conocimiento popular hacia su persona lo ha llevado a tener desencuentros.

Uno de ellos fue con el titular de la Secretaría de Gobierno, David Aguillón Rosales, quien le puso un alto al pretender presumir la presencia del Gobierno federal en la mina.

Se pudo conocer que cuando Lozano llegó a la mina ordenó a sus ayudantes la instalación de una pancarta frente a la bocamina del pocito donde están atrapados los trabajadores, en la que anunciaría a los deudos y a la prensa que la coordinación de los trabajos estaría a cargo del Gobierno federal y en concreto de la secretaría que dirige.

Aguillón lo confrontó y finalmente al funcionario federal no le quedó más remedio que acatar esa determinación.

Además, la tarde del 5 de mayo, el secretario de Trabajo recibió en la mina a la subprocuradora regional de Control, Regulación y Amparo de la PGR, Dilcya García Espinoza de los Monteros, pero no le gustó cuando la funcionaria dio a los deudos la primicia de que rescatistas chilenos ayudarían a los brigadistas locales en los trabajos para recuperar los cadáveres, y aclaró a las familias de los trabajadores que le correspondía a él dar a conocer la información.

“Lamento que haya sido ella quien les dé una información que les tengo que dar yo, porque quien los invita es el Gobierno a través de la Secretaría del Trabajo”, dijo Lozano, otra vez, como si sus diferencias con la funcionaria fueran relevantes para aliviar su dolor.

Por si fuera poco, Lozano habría ordenado al área de Comunicación Social de la Secretaría de Trabajo realizar mediciones diarias sobre su imagen y popularidad, con el propósito de corroborar que el show que montó en la tragedia minera le esté redituando adeptos en su intentona por convertirse en candidato presidencial.

SE CIERRA EL TELÓN… Pero Javier Lozano Alarcón no ha sido el único miembro del Partido Acción Nacional que ha incurrido en actos de oportunismo político con motivo del accidente minero en Sabinas.

Sin nada que aportar para beneficio de los mineros, pero sí para vigilar los intereses económicos que tiene en la cuenca carbonífera de Coahuila, eventualmente se aparece en las instalaciones de la cantera el diputado federal Jesús Ramírez Rangel, quien se ve obligado a presentarse con cada uno de quienes platica debido al desconocimiento ciudadano que existe hacia su persona.

Otro ejemplo de oportunismo político es el del candidato del PAN a la Gubernatura del estado, Guillermo Anaya Llamas, quien a través de Twitter comenta acciones emprendidas por los brigadistas, y en claro ejemplo de frivolidad se dice condolido por la tragedia que envuelve a la región.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5