×
Otto Schober
Otto Schober
ver +
Otto Schober. Profesor y Licenciado en Educación Primaria; Comentarista radifónico con cápsulas en Núcleo Radio Zócalo; Funcionario de la Secretaría de Educación Pública nivel Primarias en Piedras Negras, Coahuila, Mex.; Historiador de Piedras Negras, Coahuila, México

" Comentar Imprimir
30 Septiembre 2019 04:00:00
El tesoro de los Insurgentes
Los sucesos del 21 de marzo de 1811 en Baján, se convierten en punta de lanza en la historia del país y de nuestro estado, quizás, porque dentro de Coahuila se capturaron a los principales caudillos de la independencia, de la que, por cierto, existen varias versiones. La versión que reconocen los realistas, que fueron reproducidas por don Vicente Flores, quien escribe que después de transcurrir el día 21 de marzo, día de la captura de los insurgentes, pasan la noche los presos y los soldados realistas en el pueblo de Baján. “En la madrugada del día 22, todos en general, ni se quejaban de sed, ni de hambre ni de cansancio y por parejo, en un continuo movimiento, porque se estuvo amarrando a los peladillos y de este modo se pasó la noche hasta que al amanecer se buscaron lazos y cabestros entre los arrieros y soldados, para que todos marcharan a Monclova en collera.

De esta suerte salieron el 22 por la mañana, los generalísimos, padres, clérigos y mujeres, en catorce coches que se les quitaron, quedando solo unos 20 oficiales en la casa de Baján, con su guardia respectiva, a cargo de don Nicolás Elizondo, mientras que se les mandaba más tropa para que los llevase. Caminaron también cosa de doscientas cartas de plata y cajones de reales, un atajo solo empleado solo en los baúles y maletones que traían todos los generales, sin otra porción de carga de cargas de plata que quedaron depositadas en la casa del juez Santos Pérez y Gaytán, por falta de mulas, de modo que por lo que se vio el que expone, según su propio conocimiento, pasaban de un millón de pesos el valor de la plata y los reales represados allí el día anterior y es de creerse también, que en los baúles y equipaje, no dejaría de ir considerable porción de oro y alhajas de estimación, porque las onzas de oro hasta en las bolsas se les encontraron algunas a los que iban en la collera, pues es cierto que alguno de estos, llamado Agustín Marroquín, se le recogieron al llegar a Monclova setenta y tantas onzas, porque así lo aseguró el que suscribe, una persona de verdad.”

Se puede apreciar fácilmente que hubo faltantes del tesoro tomado a los insurgentes en Baján, ya que los realistas reportaron un poco más de medio millón y lo que tomaron el día del prendimiento según el relato de Vicente Flores, menciona un millón de pesos y se dice que los insurgentes habían salido de Saltillo con casi 5 millones de pesos. Por lo que se intuye, que fue robado o los insurgentes lo ocultaron entre Saltillo y Baján, así que nos dejan con la incertidumbre sobre los sitios probables del ocultamiento, puede ser: Santa María, Mesillas, Anhelo, Espinazo y La Joya. En todos estos lugares se vierten leyendas de sobre tesoros, de aparecidos y de carretas sepultadas totalmente.

Lo que es cierto, es que las versiones no empatan sobre la cantidad que se transportaba desde Saltillo por los insurgentes ni la cantidad que fue tomada por sus captores en Baján, por lo que se cree, que se emplearon diferentes lugares para ocultar ese dinero y que se encuentra o encuentran ubicados a lo largo del histórico camino real de Coahuila. (Columna periodística Las Cosas de Coahuila de Álvaro Canales Santos).
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65